Criticaban el IPC de Moreno y ahora hacen lo mismo

Nacionales 07 de abril de 2016 Por
Se ahorrarán $ 16.000 M por usar IPC de San Luis • EL GOBIERNO PAGARÁ MENOS DEUDA ENTRE FEBRERO Y ABRIL POR DEJAR DE CONSIDERAR EL ÍNDICE DE CABA PARA EL CER
image (1)

prats
Otros tiempos. Marconato, Amado y Prtas Gay
 La decisión del Gobierno de empezar a usar el índice de precios de la provincia de San Luis para indexar los títulos argentinos atados a la inflación, en lugar de la medición de la Ciudad de Buenos Aires, evitará al Gobierno pagar alrededor de $ 16.000 millones de deuda en pesos a inversores locales.

El "ahorro" se da por la diferencia que se verá entre febrero y abril -según las proyecciones que ya empezaron a trazar las consultoras privadas- entre los indicadores estadísticos de ambos distritos: como en este lapso los mayores aumentos de precios se registraron en el área metropolitana (por ejemplo, en las tarifas de transporte y agua), el indicador de San Luis resulta en cada mes entre 2 y 4 puntos porcentuales más bajo que el porteño; y provoca, de esta manera, un efecto negativo sobre el CER, el "coeficiente de estabilización de referencia" que se aplica sobre el stock de la deuda en pesos atada a la inflación.

El cambio decidido repentinamente sobre esta indexación sorprendió al mercado en las últimas semanas y generó cuestionamientos, según pudo confirmar este diario, dentro del propio directorio del Banco Central. En primer lugar, porque significa una alteración en las reglas de juego para aquellos inversores que apostaron por estos bonos argentinos; en segundo lugar, porque una buena parte de esta tenencia de deuda -se calcula que la mitad del stock total- está en manos de la Administración Nacional de Seguridad Social (ANSES), que administra el dinero de los jubilados; y en tercer lugar, porque evoca, en cierto modo, una práctica que muchos relacionan con la manipulación que ejercía el ex secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno, sobre el índice de precios minoristas para influir sobre las expectativas y, al mismo tiempo, subestimar esta deuda en pesos.

La inflación acumulada en San Luis, que determina ahora el pago que deberá hacer el Gobierno sobre los títulos atados al CER, será entre febrero y abril de un 7,3% anual (los datos surgen de un promedio entre estimaciones de consultoras privadas). En la Ciudad de Buenos Aires, que dejó de ser tenida en cuenta para esta deuda, fue del 15,7% anual (ver infografía). La diferencia entre ambos indicadores, cercana al 8%, constituye una reducción de $ 16.300 millones sobre el stock total de deuda indexada (según el último dato oficial, hasta el 31 de diciembre pasado, es de $ 209 millones).

Se trata, vale aclarar, solamente del efecto sobre el capital de la deuda. Sumado a esto, el Gobierno también se ve favorecido por un menor pago de intereses que hacer al quedar recortado el stock total (por el cambio de índice). Un ejemplo: el Discount en pesos, uno de los títulos que está atado a la inflación, desembolsa intereses cercanos al 2% cada 31 de marzo y 31 de septiembre, hasta 2038. Por cada $ 100.000.000 que el Gobierno tiene emitidos en este bono, se ahorra en estos tres meses pagos por $ 1,5 millón en concepto de intereses.

Funcionarios oficiales justifican el cambio de coeficiente en que la medición de la Ciudad de Buenos Aires refleja factores ajustes coyunturales sobre las tarifas, que tienen fuerte ponderación sobre el índice, pero que no se volverán a repetir. Las inflaciones provinciales, coinciden en las consultoras, parecen en este sentido algo más representativas de la evolución del nivel general de precios. Influir sobre estas expectativas parece ser a esta altura, más allá de la deuda indexada, el mayor beneficio que busca el Gobierno con este cambio de reglas.

Boletín de noticias