Al pase de Alan Ruiz lo debe autorizar una jueza y se firma en una embajada

Deportes 04 de abril de 2016 Por
El jugador y su hermano viajan el miércoles a Buenos Aires para someterse a la revisión médica de rigor.
image (1)

alan ruiz

“Che, ustedes que son de Santa Fe, ¿es cierto que juega Alan Ruiz estando vendido en una cifra millonaria a Portugal?”, fue la pregunta más escuchada por los periodistas de nuestra ciudad en la previa al partido de anoche en Peña y Arenales.

 

“Me dijeron los dirigentes de Colón que ya está todo acordado”, reconoció el “10” para las cámaras de TV cuando terminó el partido con Banfield.

 

Lo cierto es que está todo acordado pero no firmado, algo que finalmente ocurrirá este miércoles. Un negocio por tanto dinero por un jugador que estuvo apenas 24 partidos hasta ayer con la camiseta de Colón y marcó 8 goles, parece cinematográfico.

 

Recién ayer sábado, un rato antes del partido, los dirigentes sabaleros le enviaron la copia del contrato a la Dra. Ana Rosa Álvarez, que está a cargo del contralor junto al Órgano Fiduciario del Salvataje Deportivo de Colón.

 

En un primer momento, la Jueza se “enojó” porque al abrir el archivo, el contrato estaba redactado en inglés. Justo cuando Colón lo iba a traducir, el Sporting lo envió desde Lisboa en castellano. Y tal como vino, fue directamente a la Jueza.

 

El contrato de las partes, acorde a un pedido final que llegó desde Lisboa, debió incluir que junto con Alan Ruiz también pasa al Sporting su hermano Federico Ruiz, que “casualmente” ayer fue incluido en el banco de suplentes, cosa que ya había ocurrido también en el clásico.

 

Como el pase de Federico Ruiz no pertenece a Colón, los representantes sabaleros no consideraban necesario ponerlo en el contrato, pero por un pedido de Portugal se agregará un inciso donde queda claro que el hermano se va con Alan para Lisboa.

 

Aprovechando que se modificaba el borrador armado entre martes y jueves en Santa Fe, Colón también pidió dejar en claro que “la opción de San Lorenzo de 2.5 millones de dólares, el 15 por ciento a Alan Ruiz, el porcentaje de AFA, el dinero de Agremiados y el impuesto interncional es depositado directamente por el Sporting de Lisboa en cada cuenta de los que deben cobrar”.

 

De esa manera, al pagar directamente Sporting, Colón evita recibir el dinero y emitir cheques, por lo que se ahorra unos 400.000 pesos con la gambeta administrativa.

 

El Litoral pudo saber que Colón pedía, inicialmente, una plusvalía de un 15 por ciento y Sporting dijo no. Pero así como lo lusitanos lograron bajar ese fijo a un 10 por ciento, Colón duplicó el monto de la cláusula de rescisión y la llevó finalmente a diez millones de dólares.

 

“Yo me vengo a Buenos Aires el martes para Comité Ejecutivo y me quedo hasta el miércoles para firmar el contrato original y definitivo con los portugueses”, reconoció el presidente Marcelo Ferraro.

 

Los dirigentes sabaleros, con su pope máximo que es un ex magistrado a la cabeza, confían en la celeridad de la Dra. Ana Rosa Alvarez para dar el visto bueno en los Tribunales de Santa Fe entre mañana lunes y el martes.

 

El miércoles, a media mañana, Alan Ruiz y Federico Ruiz deben superar la revisión médica de rigor. Y luego de pasar por la camilla, como era antes, pondrán la firma.

 

Lo que también parece de película, tanto como el pase de Alan Ruiz de Colón al Sporting de Lisboa, es el lugar acordado para la firma del contrato: la Embajada de Portugal en Argentina.

 

Como se sabe, a pesar de estar vendido, el “10” de Colón jugará todos los partidos que faltan con la camiseta sabalera. “Ya se hizo un seguro internacional donde nos cubrimos por si llegara a pasarle algo”, se tranquilizan los dirigentes.

 

Sporting de Portugal se dio el gusto, como acostumbran en ese club, de juntar un “9” (Hernán Barcos) con un “10” (Alan Ruiz), que ya se conocen y jugaron juntos en el Gremio de Porto Alegre hace un año y medio.

 

Hay que recordar que Colón, sin poner un solo dólar, recibirá por la transferencia de Alan Ruiz 1.300.000 dólares en la mano en el mes de junio.

 

El padre de Alan Ruiz (ayer esperaba a su hijo en una imponente camioneta blanca en la puerta de la cancha) fue clave en toda esta historia. No sólo triangulando todos los intereses (Colón, San Lorenzo y Sporting), sino también rechazando lo que fue un “manotazo de ahogado” de Marcelo Tinelli, ofreciendo 1.5 millones de dólares para que Alan juegue en San Lorenzo.

 

Esta vez, el conductor televisivo y candidato a presidente de la AFA, llegó demasiado tarde. Y, por lo visto, no es “una bromita para Marcelo” la venta millonaria del “10” de Colón a Portugal.

Boletín de noticias