La AGN confirmó que a pedido de Perotti se auditarán las cuentas de la provincia

Provinciales 29 de agosto de 2019 Por
Un equipo técnico de la Auditoría General de la Nación (AGN) realizará un control del estado de cuentas que dejará el gobierno provincial de Miguel Lifschitz en diciembre.
image (1)

multimedia.normal.b507c22fd85a07be.6f736361726c616d626572746f5f6e6f726d616c2e6a7067

El titular de ese organismo, Oscar Lamberto, confirmó que el trabajo fue pedido a través del Parlamento por el actual senador nacional y gobernador electo Omar Perotti.

“Se trata de una auditoría de corte con fecha al 9 de diciembre de este año”, precisó Lamberto y explicó que verificarán el estado de cuentas de la Empresa Provincial de la Energía (EPE), la Lotería, la Caja de Jubilaciones, y el Iapos, entre otros organismos provinciales.

La Comisión Parlamentaria Mixta Revisora de Cuentas, con presencia de diputados y senadores, aprobó el pedido y ya se conformó un equipo de entre 16 y 20 técnicos.

El gobernador Miguel Lifschitz fue notificado y “se puso a disposición” de la AGN, confió Lamberto.

“La fecha de corte es el 9 de diciembre pero hay trabajos previos que hacer porque hay información que preparar. El Colegio de Auditores designó el equipo y empezó a trabajar en el plan de auditoría”, afirmó Lamberto.

ANTECEDENTE

El presidente de la AGN, ex diputado y dirigente del peronismo santafesino recordó: “Ya hay un antecedente de este tipo de trabajos cuando se produjo el traspaso de la gestión de Jorge Obeid a la de Hermes Binner (en 2007)”.

En aquel cambio de mando, el gobierno saliente del PJ afirmó que le dejaba al socialismo 1.600 millones de pesos en la caja (entre cuentas de plazo fijo y otros recursos). La auditoría de entonces no registró anomalías en el estado de las arcas santafesinas.

En este caso, la transición implica un enroque político inverso al de hace 12 años. El que ingresa es un justicialista y el que deja el poder es un socialista. Pero, según definió Lamberto, “el trabajo es el mismo”.

EL CONTEXTO

El pasado miércoles 3 de julio se realizó la primera reunión entre los equipos de Perotti y de Lifschitz y desde entonces comenzaron las diferencias. La más saliente fue por el déficit que dejará el Frente Progresista en Santa Fe pero el peronismo también cuestionó falta de información vital en otras áreas.

Los representantes de Perotti en esa mesa temen que haya ascensos, titularizaciones y gastos excesivos en estos meses finales de gestión. “También queda pendiente una información relativa a las obras públicas que están en proceso de licitación”, dijo por ejemplo Rubén Michlig.

Por todo eso, la AGN se presenta como un árbitro en esa disputa. La auditoría de gestión pedirá datos a la provincia hasta diciembre y después elaborará un informe. “Llevará un tiempo y estará listo los primeros meses del año que viene”, anticipó Lamberto.

Boletín de noticias