Elecciones 2019: Macri prepara cambios en el Gabinete y trata de evitar la fuga de Larreta y Vidal

Política 15 de agosto de 2019 Por
El mejor equipo de los últimos cincuenta años entró en descomposición acelerada a partir de la derrota electoral en las PASO.
image (1)

1565868272469

La administración de Mauricio Macri pasa por momentos de turbulencias. El mejor equipo de los últimos cincuenta años entró en descomposición acelerada a partir de la derrota electoral en las primarias del domingo pasado. Anoche, se preparaban cambios en el gabinete nacional, según confirmaron a El Destape dos ministros de primera línea y una figura central del gobierno bonaerense. Además, la relación entre el Presidente y sus principales socios, María Eugenia Vidal y Horacio Rodríguez Larreta, pende de un hilo: mientras ellos planean su futuro lo más lejos posible de Macri, él no los deja ir. Hoy, los tres están apuntados para ser los oradores de la reunión de gabinete ampliado que se celebra en el CCK.

Ese encuentro puede ser la última vez que veamos en acción al equipo que acompañó al mandatario desde su primer día en la Casa Rosada. Los cambios en el equipo presidencial que se barruntaban anoche apuntaban a tres de los asesores de mayor confianza de Macri: el jefe de Gabinete Marcos Peña; el ministro de Economía, Nicolás Dujovne; y el titular de la cartera de Energía, Gustavo Lopetegui, responsable del papelonero ballet respecto al precio de la nafta que dejó ayer en ridículo al Presidente. Otro histórico, el ecuatoriano Jaime Durán Barba, sin cargo formal, también fue apartado de la campaña después de perder hace 72 horas un invicto de más de una década.

Algunos funcionarios creen que Macri esperará al fin de semana largo para rediseñar su gabinete y, atentos al antecedente de la última crisis del equipo, en septiembre del año pasado, advierten que hasta que no se hagan públicos los cambios siempre existe la chance de que se eche atrás. Otros advierten que si no se hacen hoy mismo, quizás luego resulte demasiado tarde. Uno de los problemas que enfrenta el Presidente a la hora de completar una renovación es que, como aquella vez, no encuentra figuras con peso político que acepten sumarse a su equipo a esta altura del partido y en estas condiciones. Por eso deberá acudir a lo que tenga a mano.

En ese sentido, se descuenta que el candidato a vicepresidente Miguel Ángel Pichetto asumirá una responsabilidad clave en el nuevo esquema. Si se va finalmente Peña, será quien lo reemplace. El caso de Dujovne es más complejo: su alejamiento también significa el primer gesto de Macri de distancia con el Fondo Monetario Internacional. Para reemplazarlo, el mandatario pensó en Rogelio Frigerio, pero el ministro del Interior no está interesado en agarrar esa papa caliente. Otro nombre que sonó es el del bonaerense Hernán Lacunza, aunque Vidal no está dispuesta a dejar ir a una de las piezas clave de su administración, para hacerle un favor a quien fue hasta el domingo su jefe político.

El vínculo entre Vidal y Rodríguez Larreta y Macri pasa por su peor momento. La gobernadora y el jefe metropolitano decidieron soltarle la mano al ingeniero en un sálvese quien pueda de cara a octubre. Ambos decidieron encarar campañas locales, mostrarse con el Presidente lo menos posible y tratar de salvar del incendio lo que se pueda: en el caso de la Ciudad, mantener el gobierno del último bastión; en el caso de la provincia, reducir la diferencia para preservar el futuro político de su responsable. Macri no es un hombre magnánimo. Poco dispuesto a ser abandonado en este momento de necesidad, ordenó a ambos engrillarse a sus tobillos. Hoy, los tres están agendados como oradores en el CCK. El Presidente no está dispuesto a salir solo en la foto de la derrota.

Boletín de noticias