Kicillof juntó a Massa y unos 60 intendentes en una demostración de poder antes de la campaña

Política 04 de julio de 2019 Por
El candidato a la gobernación limó viejas asperezas y propuso unificar propuestas para la provincia.
image (1)

massakisilofmagario

Axel Kicillof hizo una importante demostración de fuerza en La Plata al reunir a unos 60 intendentes del PJ y al líder del Frente Renovador, Sergio Massa, quien llevó a buena parte de su armado político.

El encuentro, en una vieja casona del centro de la capital provincial donde articulan los equipos técnicos de los intendentes peronistas, sirvió para limar las asperezas y acercar posiciones de espacios que venían trabajando distanciados y que confluyeron en una alianza electoral.

"Había varias cuestiones pendientes, como plasmar esta unidad en una organización de campaña, que incluye a muchas fuerzas políticas", sostuvo Kicillof tras el encuentro en una ronda con periodistas.

En un plenario cerrado y alrededor de una enorme mesa con manteles negros, kirchneristas, peronistas y massistas conversaron durante hora y media y apuntaron los acuerdos básicos para comenzar a caminar hacia la primaria de agosto.

Según pudo reconstruir LPO, tras la reunión quedó flotando la idea de que se logró conformar una fuerte alianza de tres sectores que lograron la unidad después de mucho tiempo. "Pasó de todo entre nosotros. Hubo tensiones y roces", dijo un legislador que participó del plenario.

Kicillof evitó plantar sobre la mesa una propuesta única y propia para la provincia. Por el contrario, dijo que buscará fundir las ideas que tenían Martín Insaurralde y Verónica Magario, quienes pulsearon con el ex ministro de Economía para ser los elegidos para enfrentar a María Eugenia Vidal.

Kicillof apostó a unificar esos tres sectores y evitó plantar sobre la mesa una propuesta única y propia para la provincia. Por el contrario, aseguró que buscará fundir las ideas que tenían Martín Insaurralde y Verónica Magario, quienes pulsearon con el ex ministro de Economía para ser los elegidos para enfrentar a María Eugenia Vidal. También pidió sumar propuestas de los intendentes.

El propio candidato aseguró que "cada intendente trajo un informe sobre la situación económica y social de sus municipios donde se refleja el desempleo, la falta de servicios hospitalarios y los problemas educativos".  

Pero además, pidió caminar mucho la provincia y tener un trabajo coordinado de las agendas para optimizar tiempos y evitar desprolijidades.

Durante el plenario, Insaurralde planteó la necesidad de encarar la campaña buscando convencer al electorado con propuestas reales y Massa planteó la necesidad de dar una mano en los distritos donde no gobierna el peronismo, en particular después de las primarias de agosto.

En tanto, Magario pasó factura en tono de chicanas respecto de que faltan intendentas mujeres en la provincia de Buenos Aires, y el presidente del PJ bonaerense, Fernando Gray, se mostró preocupado por la fiscalización y por el cambio de reglas a semanas de la elección y adelantó que en las próximas horas avanzarán con una presentación judicial al respecto.

Algunos intendentes coincidieron en que el esquema actual de la campaña es muy diferente al de 2015. "Existe todo un trabajo en equipo que el propio Kicillof se ocupa de generar", dicen y agregan que a diferencia de la campaña de hace cuatro años "en esta no se están repartiendo cargos".

Mario Ishii, Axel Kicillof, Verónica Magario y Sergio Massa
La asistencia de intendentes del PJ es clave para penetrar los poros del complejo territorio bonaerense, en especial del Conurbano. Por eso, la llegada de alcaldes como Gray (Esteban Echeverría), Insaurralde (Lomas), Juan Zabaleta (Hurlingham), Ariel Sujarchuk (Escobar), Gustavo Menéndez (Merlo), Leonardo Nardini (Malvinas Argentinas), Gabriel Katopodis (San Martín) y Mariano Cascallares (Almirante Brown) en otros, significa para Kicillof un señal política contundente.

Fue el propio Gray en su cargo de titular del PJ bonaerense quien se ocupó de cursar invitaciones y comprometer la presencia de todos. Estuvo incluso Alejandro Granados (Ezeiza) quien durante estos últimos tres años mantuvo una fría distancia con el peronismo y amagó con acercamientos a Vidal.

También estuvo Mario Ishii (José C. Paz) quien en las horas previas al cierre de listas hizo una demostración de fuerza juntando a otros alcaldes del Conurbano. El intendente no solo participó del plenario sino que mantuvo con Kicillof una reunión en la Legislatura bonaerense y luego los dos almorzaron frente al Teatro Argentino junto con Magario y el diputado Carlos 'Cuto' Moreno. 

También estuvieron intendentes del extenso interior bonaerense como Gustavo Barrera (Villa Gesell), Oscar Ostoich (Capitán Sarmiento), Walter Torchio (Carlos Casares); Marcelo Santillán (Adolfo Gonzáles Cháves), Juan Pablo de Jesús (La Costa) y Hugo Corvatta (Saavedra), entre otros. Kicillof habló de potenciar la campaña en el interior, un territorio refractario al kirchnerismo y donde Vidal tiene su mayor caudal electoral.

Tras el plenario, en una ronda con periodistas, Kicillof habló del "abandono de sus funciones básicas por parte de Vidal con respecto a la salud, educación, al trabajo y la producción". Pero además, en una rueda de prensa aseguró que la Gobernadora "no defendió a los intereses de los bonaerenses. Por eso, ahora termina inaugurando obras con Rodríguez Larreta en el Paseo del Bajo".

También plantó que existen parques industriales abandonados. "Esa idea de ser más productivos y más competitivos es algo que se olvidó este gobierno", dijo y agregó que se está poniendo lo financiero por adelante de lo productivo y de lo industrial. Además consideró que "por supuesto que existen problemas macro, pero acá el problema es que en otras provincias los gobernadores defienden a su gente ante los embates y los problemas que genera el gobierno nacional". 

Boletín de noticias