Christine Lagarde renunció temporalmente como directora gerente del FMI

Internacionales 02 de julio de 2019 Por
La funcionaria francesa fue nominada para presidir el Banco Central Europeo. "No cambia en nada ni la relación con el Fondo ni el acuerdo", aseguraron en el ministerio de Hacienda local.
image (1)

lagarderenuncio

"Me siento honrada de haber sido nominado para la presidencia del Banco Central Europeo. A la luz de esto, y en consulta con el Comité de ética del Directorio Ejecutivo del FMI, he decidido renunciar temporalmente a mis responsabilidades como Directora Gerente del FMI durante el período de nominación".
De esa manera, por Twitter, Christine Lagarde anunció hace minutos su alejamiento del Fondo. Se trata de una renuncia en condicional hasta que termine el proceso formal de elección, pero ya habría acuerdo en Europa para que asuma el cargo.


"No cambia en nada ni la relación con el Fondo ni el acuerdo", aseguraron en el ministerio de Hacienda local. "Era algo esperable y era pública su posible candidatura. La relación es excelente con ella, pero también con David Lipton, que es su segundo. No habrá impacto de ningún tipo", detallaron. Ahora se espera que su reemplazo salga del acuerdo de los principales accionistas del FMI, EEUU, Alemania y Francia. "Con todos tenemos excelente relación", afirmaron otras fuentes oficiales.

Puja en Europa
 
El nombre de la directora del FMI, también apareció en postulaciones anteriores que no se aceptaron debido a los desacuerdos sobre quién lideraría la comisión. La presidencia del brazo ejecutivo de la UE es el punto clave en la crisis porque requiere la aprobación de un Parlamento Europeo rebelde y fragmentado.


La postulación de Lagarde llegó de la mano del presidente francés, Emmanuel Macron, quien intentó romper hoy el estancamiento sobre el nombramiento de los puestos clave de la UE. En su propuesta, presentada en el tercer día de negociaciones para decidir quién ocupa los puestos los próximos cinco años, Macron propuso también a la ministra de Defensa alemana, Ursula von der Leyen, para que dirija la Comisión Europea, el Ejecutivo comunitario.

El portavoz del primer ministro húngaro, Viktor Orban, dijo que su país apoya –junto a la República Checa, Eslovaquia y Polonia– a Von der Leyen, que habla inglés y francés con fluidez y aspira a que Alemania alcance el requisito de la OTAN de gastar el 2% de su PIB en defensa.


Los líderes están intentando equilibrar las afiliaciones políticas, los variados intereses de las diferentes regiones y una evidente ausencia de mujeres en altos cargos en su intento por llenar los cinco cargos que quedarán vacantes más adelante en el año.


Tras la propuesta del presidente francés, una fuente dijo: "Las cosas avanzan de manera fluida ahora".
Las conversaciones pusieron de manifiesto la creciente fragmentación entre las 28 naciones que conforman la UE, cada vez más complicadas en sus intentos por acordar una plataforma común en grandes retos como la inmigración o el cambio climático.


Una fuente diplomática dijo que la canciller alemana, Angela Merkel, la líder más poderosa del bloque, se mostró "muy positiva" sobre la propuesta de Lagarde, una exministra de Finanzas de centroderecha. También es probable que reciba con agrado la propuesta de Von der Leyen, adscrita al gobierno conservador de Merkel.
Como ambas son de centroderecha, los candidatos socialistas deberían quedarse con el cargo de máximo diplomático de la UE y puestos secundarios en la Comisión, indicaron diplomáticos. Entre los posibles nombres que se discutían el martes destacan el del holandés Frans Timmermans, el español Josep Borrell, el eslovaco Maros Sefcovic y el búlgaro Sergei Stanishev.

Boletín de noticias