700 misiles en 48 horas: el infierno de estar hoy en Gaza

Internacionales 06 de mayo de 2019 Por
Franja de Gaza es el infierno mismo. La violencia es cada vez mayor y la posibilidad de llegar al punto de transformarse en una verdadera guerra es cada vez más real, luego de que en dos días cayera una lluvia de 700 misiles causando la muerte de 21 palestinos y cuatro israelíes, entre ellos una mujer embarazada y una niña de 14 meses.
image (1)

multimedia.grande.b2977ee5d6aa3e08.4469737061726f2d64652d6c612d43c3ba70756c612d64652d48696572726f5f6772616e64652e6a7067

Franja de Gaza es el infierno mismo. La violencia es cada vez mayor y la posibilidad de llegar al punto de transformarse en una verdadera guerra es cada vez más real, luego de que en dos días cayera una lluvia de 700 misiles causando la muerte de 21 palestinos y cuatro israelíes, entre ellos una mujer embarazada y una niña de 14 meses.

Lo peor es que el conflicto parece recién comenzar. Según las autoridades del Ministerio de Salud de Hamas, ya se contabilizaron al menos 18 muertos después que el pasado sábado Israel atribuyó la responsabilidad a las «armas defectuosas» de las milicias de Gaza. El primer ministro Benjamin Netanyahu envió a la Séptima Brigada Blindada a la frontera con posibles tareas ofensivas incluso más allá del territorio israelí.

«Ordené a las Fuerzas Armadas para continuar con los ataques masivos contra los elementos terroristas en Gaza», confirmó Netanyahu, al tiempo que agregó que «Hamas es responsable no solo de sus ataques sino también de aquellos de la Jihad Islámica y pagará un precio muy alto». Esta decisión de Netanyahu fue ratificada por el Consejo de Defensa celebrado en Tel Aviv.

Los números oficiales indican que desde el sábado por la noche, son cerca de 700 los disparos de mortero realizados desde Gaza hacia Israel, con un total de 400 que cayeron en zonas descampadas mientras que los restantes alcanzaron a los habitantes de las colonias judías. En tanto, el premier palestino Mohammed Shtayeh, llevó adelante gestiones con países amigos en un intento de «poner fin a la agresión israelí en Gaza», según confirmó la agencia de prensa oficial Wafa.

Desde el Comité Ejecutivo de la Organización para la Liberación Palestina (OLP), Wael Abu Yussuf, aseveró que las operaciones israelíes son «un crimen que tiene como objetivo romper el espíritu del pueblo palestino en el contexto de los esfuerzos de la administración estadounidense para imponer el llamado Acuerdo del Siglo».

El enviado de la ONU a Medio Oriente, Nickolay Maldenov, y la ministra de Relaciones Exteriores de la Unión Europea, Federica Mogherini, condenaron el lanzamiento de misiles e instaron a un retorno de los acuerdos antes de esta nueva escalada de violencia. Hasta el reciente y probable acuerdo de cese el fuego, Israel golpeó a más de 250 objetivos en la Franja, en gran medida contra posiciones de Hamas y Jihad Islámica.

Hoy en Israel hay más de 1 millón de personas que se ven obligados a refugiarse ante el sonido de las sirenas, uno de los momentos más atemorizantes que vive un ser humano en zona de guerra. Dos de las tres víctimas en Israel murieron por un cohete que impactó en una fábrica en Ashkelon, que también alcanzó al departamento de oncología del hospital de la ciudad.

Así está la zona de Oriente Medio hoy, entre el cese el fuego y el mismísimo infierno.

Boletín de noticias