La crisis económica ya plantea en Cambiemos dudas y temores sobre la reelección del Presidente

Política 09 de marzo de 2019 Por
Aunque ningún dirigente del oficialismo se lo ha manifestado a viva voz, un grupo de ministros, legisladores, funcionarios porteños y provinciales, empezaron a plantear la hipótesis de que a Macri no le alcance para triunfar en su intento por reelegir.
image (1)

macriparaatras

“Estamos jodidos pero aún podemos ganar si la economía no empeora”. La voz de uno de los ministros del gabinete nacional no da lugar a dobles interpretaciones: las semanas que vienen serán claves para la candidatura del presidente Mauricio Macri.En concreto: poco más de tres meses para el cierre de listas el 22 de junio.

Aunque ningún dirigente del oficialismo se lo ha manifestado a viva voz, un grupo de ministros, legisladores, funcionarios porteños y provinciales, empezaron a plantear la hipótesis de que a Macri no le alcance para triunfar en su intento por reelegir. “En la Argentina cuatro meses es una eternidad, no hay nada hoy que indique que se tiene que bajar sí o sí”, agrega la misma fuente oficial.

Sin embargo, la teoría cobró fuerza esta semana ante la nueva devaluación producto de una nueva corrida del dólar y la idea de que la inflación no cederá antes del primer semestre. Es que la estabilización de la divisa norteamericana, al igual que el presunto sendero a la baja de la inflación, eran los dos activos que pretendía sostener la Casa Rosada ante la crisis.

O, por caso, la bronca con el ministro de la Producción, Dante Sica, quien minimizó la cuestión del dólar. En rigor, la bronca con Sica se da en varios despachos oficiales por la falta de control sobre los Precios Cuidados de la canasta básica. La ministra de Desarrollo Social, Carolina Stanley, fue una de las pocas que se atrevió a plantearlo sin grandes estridencias.

En ese marco, no se escuchan voces disidentes al lado del Presidente: el temor a que el jefe de Gabinete, Marcos Peña, tome represalias ya es un hecho en el oficialismo. Lo sufrieron desde Emilio Monzó, el titular de la Cámara de Diputados –que por ahora no irá a la embajada de España– hasta el economista Carlos Melconian.

Desde lo político, al menos quince dirigentes de Cambiemos confiaron a PERFIL sus serias dudas sobre la posibilidad de que Macri llegue con aire a la primera vuelta presidencial.

 
De hecho, por primera vez desde 2015, se abrió una fuerte posibilidad de que el Presidente logre entrar en el ballottage pero que María Eugenia Vidal pierda la Provincia en octubre. Acaso por eso la insistencia del vidalismo, como el caso del jefe de Gabinete bonaerense, Federico Salvai, en desdoblar. También en esa jugada lo acompañaban la propia gobernadora, el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, y ministros como Rogelio Frigerio (Interior) y Alejandro Finocchiaro (Educación), quien además se postula en La Matanza como candidato a intendente.

Otro dato que alimenta el espíritu derrotista: en gran parte de las provincias donde se adelantaron elecciones habrá victorias peronistas. Y muchos candidatos expresaron su deseo de no tener a Macri en afiches ni en spots (ver página 3).

Optimismo. Cerca del jefe de Gabinete ven otra realidad. Peña llegó a decir, en no pocas ocasiones, que Macri podría ganar en primera vuelta. Lo empezó a vociferar el año pasado en una cumbre del PRO en Parque Norte. La pregunta que aún no tiene respuesta es dónde se recuperarán los votos que el PJ consiga en la primera y, sobre todo, en la tercera sección electoral de la provincia de Buenos Aires. Hay municipios, como Almirante Brown, Presidente Perón o Florencio Varela, donde el Presidente está alrededor de los 20 puntos. Allí CFK mide, al menos, más del doble.

De todas formas las explicaciones del primer piso de la Casa Rosada son exógenas: Macri ganaría porque el techo de Cristina –si es candidata– es más bajo, porque el PJ no se ordena, porque es “el pasado” y porque “nadie quiere volver a Venezuela”. ¿Alcanzará con eso si la economía no mejora?

(Muy) Buena parte del empresariado tampoco está conforme con la candidatura de Macri. Eso, al menos, es lo que les deslizan a diputados y funcionarios de Cambiemos. “Nos transmiten mucho pesimismo, son empresarios que nos ayudaron mucho”, apunta uno de los legisladores. Aunque no quieren saber nada con Cristina, tampoco están conformes con el (des)manejo económico y muchos de ellos creen que no llegará a su reelección. Esto puso en alerta a algunos: la recaudación de fondos será complicada este año, entre la crisis, la causa de los Cuadernos y el descreimiento de un sector importante del establishment. ¿La última corrida del dólar tuvo que ver con este factor? ¿Fue una respuesta a las palabras de Macri en el Congreso? Son las preguntas que corrieron despachos macristas. El futuro del espacio está en juego.

Te puede interesar