Arde París: más de 700 detenidos, corridas y gases lacrimógenos en protesta de "Chalecos amarillos"

El secretario de Estado de Interior, Laurent Nuñez, explicó que se llevaban contabilizados más de 700 detenidos en todo el país.

Los "chalecos amarillos" comenzaban a manifestarse este sábado en Francia, en una nueva jornada de protestas antigubernamentales que ya se saldó con más de 300 detenidos en París, en medio de un dispositivo de seguridad excepcional para evitar nuevos estallidos de violencia.
  

Unas 700 personas fueron detenidas a primera hora de la mañana, indicó la prefectura de policía. Las autoridades están llevando a cabo controles en las estaciones de ferrocarril y en los puntos estratégicos de la capital donde se congregan manifestantes ataviados con un chaleco fluorescente convertido en el símbolo de este movimiento de contestación popular.
  

En toda Francia se han desplegado medidas de seguridad excepcionales, sobre todo en París, donde las escenas de guerrilla urbana del pasado sábado impactaron al país y al mundo. Cerca de 90.000 policías están desplegados en todo el territorio. Además, por primera vez en más de una década, se veían en la capital vehículos blindados de la gendarmería.

Todo el oeste de París, donde se encuentra el Palacio del Elíseo (sede de la presidencia) y la mayoría de ministerios, estaba cubierto de azul, el color de los furgones de la policía.
  

Las patrullas bloqueaban el acceso a las principales plazas de la capital, incluida la de la Concordia, uno de los extremos de la avenida de los Campos Elíseos que va hasta el Arco del Triunfo.
  

Desde las 06H30 comenzaban a distinguirse algunos "chalecos amarillos", como Hervé Benoît, que llegó acompañado por tres amigos desde Dordoña (suroeste). "¡Hay que estar en París para que nos escuchen!", proclama. Como otros miembros de este movimiento, Benoît reivindica un "aumento del poder adquisitivo y el restablecimiento del impuesto a la fortuna", que el presidente Emmanuel Macron suprimió tras llegar al poder en 2017.
  

A pocas calles del Palacio del Elíseo, en plaza de la Madeleine, se encontraban John y Dorian, de 31 y 29 años respectivamente. Unos gendarmes controlaron su identidad.
  

"¡Es la segunda vez! En la estación de metro ya nos quitaron todo, las gafas de piscina, bufandas, espinilleras...", cuenta Dorian, procedente de un suburbio parisino. "Estamos aquí para que nos escuchen, pacíficamente, esperamos que no degenere".

 

(Foto Reuters)

Muchos de los "chalecos amarillos" se manifiestan sin violencia pero algunos se han radicalizado y sobre todo miembros de grupos de extrema derecha y extrema izquierda irrumpen en las protestas y se enfrentan a la policía.

Te puede interesar