La fábrica Canale despidió a todos sus trabajadores después de tres meses sin pagar el sueldo

Nacionales 31 de octubre de 2018 Por
Los operarios llevarán a cabo un acampe pacífico en la puerta de la empresa para defender su puesto de trabajo.
canale

Debido a la crisis productiva y económica provocada por los desaciertos del Gobierno nacional, la industria nacional es la más golpeada. En ese marco, la fábrica Canale de Llavallol, en Lomas de Zamora, cerrará sus puertas por decisión del grupo empresario y despidió a todos sus trabajadores, quienes no cobraban su sueldo desde hace tres meses.

Más de 80 trabajadores recibieron al inicio de esta semana el telegrama de despido, luego de varios meses de lucha para que le pagaran lo adeudado. La exigencia de los trabajadores es simplemente trabajar. Desde el Ministerio de Trabajo no obtuvieron respuesta y el único consejo de la UOM fue que acepten la indemnización.

Frente a esta situación, en asamblea los trabajadores decidieron realizar un acampe pacífico en la puerta de la fábrica como forma de reclamo y para cuidar que no se lleven las máquinas de producción. Desde hace meses, por la falta de cobro y la falta de respuesta de la empresa, los trabajadores realizaron diferentes festivales para recaudar un fondo de lucha.

Hace menos de un mes, la Justicia en Mendoza decretó la quiebra con continuidad de una de las unidades de negocio del Grupo que pertenecía a IAMSA. Ahora quedaba esperar el fallo de la Justicia en Catamarca para ver si decretan la quiebra de Redepa que es el grupo a cargo de la empresa en Lomas y Camino S.A de Canale. Pero el dueño de la fábrica de Llavallol decidió cerrar las puertas y despedir a todos sus trabajadores, entre los cuales hay quienes tienen más de 30 años de antigüedad.

“Nos debían tres meses de sueldo y ayer (lunes) nos llegaron los telegramas de despidos. Lo veíamos venir porque hace 10 días nos juntamos con el dueño y nos había anticipado que no iba a seguir con la fábrica. Dijo que nos iba a despedir a todos para que cobremos el 100 por ciento de la indemnización con la venta de las máquinas pero ni siquiera eso pudo cumplió, mando los telegramas aludiendo a una crisis y así tratar de pagar el 50%”, relató el delegado de la fábrica Nicolás Macchi a El Destape.

Señaló que el dueño justificó su decisión de dejar a más de 80 familias en la calle en que “como le decretaron la quiebra en Mendoza, solo le quedaba la unidad de negocio de Llavallol y Catamarca y para abastecer a Catamarca era demasiada empresa y no la podía sostener”.

Asimismo, aclaró que la fábrica no atravesaba una crisis de producción, por el contrario, “se laburó como en ocho años no se laburaba” pero sí advirtió que “los dueños tomaron la decisión política de volcar la producción para ellos solos y dejar de hacer laburos para terceros”, esta decisión significó “la muerte anunciada”.

“Fue una decisión que tomaron ellos, sostener el negocio como sea no depende de nosotros. Nosotros queremos trabajar”, sentenció el delegado.

Hasta el momento, los trabajadores rechazarán el telegrama y permanecerán en la puerta de la fábrica defendiendo su fuente de trabajo.

Te puede interesar