Talleres de zumba y “spa para el alma”, las políticas de género de Junín, donde arrecian los femicidios

Provinciales 04 de octubre de 2018 Por
En Junín preocupa la cantidad de femicidios y de casos de abuso, pero no lo suficiente para activar políticas públicas. En la oposición dicen que no hay presupuesto para destinar a prevención, pero el intendente organizó festivales para rechazar la legalización del aborto.
junin

El asesinato de Ana Carina Simeón, una docente de 49 años, y el abuso de una joven de 20 años por parte de dos hombres que la contactaron por Facebook volvió a encender las alarmas en la ciudad bonaerense de Junín, a cuatro horas de la capital provincial.

Ninguno de los tres niveles del Estado parece decidido a articular políticas públicas para la prevención de hechos de violencia y tampoco a abordar la cuestión de género, a pesar de que las estadísticas son más que preocupantes.

A nivel del Estado municipal, desde la oposición aseguran que prácticamente “no hay presupuesto” para implementar políticas de prevención de la violencia y de acompañamiento de las víctimas y que se trata de un “área abandonada” por parte de la gestión del intendente Pablo Petrecca, electo por Cambiemos.

“Vemos que cuando hay casos puntuales, que trascienden desde lo mediático, hay asistencia, pero no se invierte en prevenir ni en capacitar personal”, le dijo a INFOCIELO la concejal Victoria Muffarotto, de Unidad Ciudadana. “Si llegás para acompañar a la víctima es obvio que llegaste tarde”, se lamentó.

Junín es un distrito especial. Además de su importancia política y económica, que la convierte en una suerte de “capital” de la cuarta sección electoral, fue protagonista del movimiento que se opuso a la Ley de Interrupción Voluntaria del embarazo, que terminó naufragando en el Senado este año.

En ese movimiento, el intendente Pablo Petrecca tuvo un rol crucial. Ferviente opositor de la normativa, el hombre llegó a organizar, junto al senador Esteban Bullrich, que concentra su acción política en la región, un evento para expresar “la preocupación social, el cambio cultural y la pérdida de valores”, que llevó el irónico nombre de “Festival por la Vida”.

Petrecca no es el único que quedó en la mira: su secretaria de políticas de Género, Marisa Luján, lo acompaña. Se trata de una estilista local cuyo abordaje del tema se restringe a promocionar clases de zumba, talleres de maquillaje y hasta un “spa del alma”. Luján llegó a participar del rodaje del videoclip de una banda de cumbia cuya letra era decididamente violenta contra las mujeres.

Esto motivó el enérgico pedido de renuncia de parte de un colectivo feminista, que le achacó un olvido de los colectivos “disidentes” y le recomendó “generar desde la dirección espacios donde las mujeres, lesbianas, travestis y trans, podamos dar a conocer nuestras inquietudes y reconocer las violencias a las que somos sometidas”, según publicó en abril de este año La Verdad de Junín.

El problema se agrava, pero no hay estadísticas oficiales. Junín Digital, un medio local, se tomó el trabajo de llevar una estadística pormenorizada: contabilizan 100 casos de “violencia de género y actos contra la integridad femenina” en lo que va de 2018. La estadística es más preocupante si se la compara con 2017: la publicación da cuenta de un incremento de 76 por ciento interanual.

El Concejo Deliberante aprobó recientemente un pedido de informes al Fiscal General, con miras a obtener datos oficiales, pero no hubo respuestas hasta el momento. “Por algo no responde”, se lamentaron desde el HCD.

Te puede interesar