“Fuga” de 700 mil salmones desata alerta en Chile

Internacionales 04 de octubre de 2018 Por
Se trata de una de las fugas más grandes en los últimos años. Esta especie produjo en 2017 más de US$ 4 mil millones en ganancias.
pescadosmuertos

Alrededor de 690.000 salmones del Atlántico escaparon en julio pasado desde el centro Punta Redonda de la empresa noruega Marine Harvest, ubicado en la isla Huar, justo en frente de Puerto Montt, en Chile. Esta es una de las fugas más grande aunque no es excepcional.

 

Debido a esto se abrió un debate sobre las consecuencias que puede generar la llegada de este tipo de especia en el ecosistema marino del sur de Chile.

 

La acuicultura industrial genera hace tiempo preocupación entre ambientalistas y los científicos. El pescado proviene de granjas marinas y los salmones son el segundo producto de exportación de Chile. La especie que protagonizó el escape (Salmo salar) produjo en 2017 más de US$4 mil millones de ganancias,según el Banco Central de Chile.


Las primeras especies de salmón Chinook fueron introducidas en Chile en la década de 1970. Los pescadores artesanales observaron con sorpresa la instalación de los primeros centros de cultivo, pero no imaginaron su proliferación. Tampoco cómo los podría perjudicar.


“Nos destruye la carnada, la sardina, el pejerrey. Es una especie voraz”, dijo Luis Mayorga, un pescador artesanal que participó en la recaptura de los salmones fugados, un hecho que en su opinión se repite muy seguido. Como él, otros miembros del sindicato de pescadores fueron contratados para tratar de capturar, en un plazo de treinta días hábiles, al menos el 10 por ciento de los peces que escaparon de las jaulas de Marine Harvest, tal como lo estableció la Superintendencia de Medio Ambiente (SMA). De lo contrario, la legislación chilena presume daño ambiental.

 

La empresa noruega amplió la fecha por treinta días más. Sin embargo, el Servicio Nacional de Pesca y Acuicultura (Sernapesca) presentó una denuncia en contra de Marine Harvest “por posibles incumplimientos en el mantenimiento y seguridad de la infraestructura del centro Punta Redonda”.

 

El 15 de septiembre, día en que venció la prórroga, Sernapesca confirmó que la empresa había recapturado solo 38.286 ejemplares: es decir, el equivalente a un 5,54%.

 

Los pescadores artesanales dicen que los peces pudieron ser recapturados los primeros días, pero que Marine Harvest tardó en reaccionar. La compañía ofreció 5 dólares por salmón pero ellos, en pleno período de veda de la merluza, apostaron por vender el producto en los mercados informales de Angelmó y alrededores, donde les pagaban casi la misma cantidad por kilo.


Liesbeth van der Meer, la directora ejecutiva de Oceana en Chile, dijo que “el daño que sufre cada escape que tiene Chile, pero en especial este que fue tan masivo, es porque no hay un método de contingencia para poder atraparlos. Ellos tampoco tienen un depredador natural porque no eran parte del ecosistema”.

 

Agrega que “estas especies podrían vivir dos años más y causar un daño irreversible en el ecosistema de los fiordos en la Décima región. No se sabe hasta dónde pueden llegar”.

 

El informe final elaborado por Sernapesca sería entregado al Consejo de Defensa del Estado este viernes 5 de octubre para que evalúe si corresponde o no presentar acciones legales.

Te puede interesar