La quita de subsidios al transporte, una piedra para el nuevo sistema rosarino

Provinciales 04 de septiembre de 2018 Por
El anuncio del gobierno nacional preocupa a la Municipalidad que se preparaba para hacer un cambio importante de colectivos y recorridos. La secretaria de Transporte municipal, Mónica Alvarado, estimó que el impacto para Rosario es de 80 millones de pesos
cole.jpg_1572130063

El anuncio del gobierno nacional de la quita de subsidios al transporte provincial cayó como un balde de agua helada en la Casa Gris, pero sobre todo en la Municipalidad de Rosario, que la semana pasada adjudicó, después de un año, la explotación del nuevo sistema de transporte a tres empresas, Rosario Bus, El Cacique y la estatal Movi. La novedad preocupa en el Palacio de los Leones por la inversión que se planificaba para hacer un cambio importante de colectivos y recorridos. Más aún, después de los sucesivos aumentos de combustibles. En ese marco, la secretaria de Transporte municipal, Mónica Alvarado, reclamó que el Ministerio de Transporte nacional habilita una mesa de diálogo con las ciudades que más pasajeros mueven, entre ellas Rosario.

“Queremos sentarnos a dialogar”, pidió Alvarado en contacto con Radiópolis, el programa que conduce Roberto Caferra por Radio 2. Explicó que, de acuerdo a las primeras informaciones, el retiro de los subsidios significarían para la ciudad una pérdida de 80 millones de pesos; esto es, 8 pesos por viaje.

“El impacto es fortísimo no estaba previsto en ninguna proyección ni presupuesto”, dijo y añadió que se implementaría el año que viene. Por eso pidió, en lo que resta de 2018, “conocer la letra chica” y “sentarse a dialogar”.

Sostuvo que Rosario, al igual que otras ciudades como Córdoba y Mendoza, cuentan con sistemas de transporte que mueven muchos pasajeros por eso pidió una mesa de diálogo especial para todas ellas.

Ya este lunes, tras el anuncio, el propio gobernador Miguel Lifschitz habló con preocupación sobre el recorte. El ministro de Infraestructura y Transporte santafesino, José León Garibay, dijo por su parte que “no hay más herramientas para afrontar estos temas”.

En medio queda la incertidumbre por la marcha del nuevo sistema de transporte rosarino que para fin de año prometía tener en circulación colectivos nuevos, con aire acondicionado y accesos para personas con discapacidad. Y para el 2019, la tarjeta Sube en uso, nuevos recorridos con líneas troncales y secundarias y tarifas diferenciadas.

Te puede interesar