Aldo Pignanelli: "Los mercados se ponen nerviosos rápido pero para calmarse tardan meses"

Economía 01 de julio de 2018 Por
El ex titular del BCRA dijo que el dólar no tiene techo porque nadie quiere los pesos.
pignanelli

La nueva suba del dólar sobre el cierre de la semana volvió a preocupar al Gobierno y también reavivó las críticas de la oposición a las medidas económicas del macrismo. Aldo Pignanelli, ex presidente del Banco Central y actual asesor en materia económica del Frente Renovador en la Cámara de Diputados, anticipó que demorará meses calmar a los mercados. 

"En la técnica monetaria decimos: no hay demanda de pesos, nadie quiere un peso. Todos los que tienen pesos se los quieren sacar de encima porque tenemos una inflación muy grande, que este año va a ser más alta que la del año pasado. Se habla en junio de cerca del 3,5% en un solo mes. Nosotros vamos a tener en un solo mes lo que el resto de los países latinoamericanos tienen en un año", analizó Pignanelli en el programa Sábado Tempranísimo de radio Mitre.

"Es muy difícil que los mercados se calmen rápido. Se ponen nerviosos rápido pero para calmarse cuesta meses", agregó el ex titular del BCRA durante la presidencia del ex senador Eduardo Duhalde.


"Una grave crítica a la política del Banco Central es la apertura indiscriminada del mercado financiero. No puedo dejar capitales golondrina a siete días indiscriminadamente porque festejo cuando entran pero cuando salen lloro", remarcó Pignanelli y también criticó que no haya límites para liquidar los dólares de la exportación de granos. "Hasta 10 años de plazo dan para liquidar las exportaciones, ya lo tendrían que revertir. Lo primero que haría es meter un mínimo control de capitales, no hay que asustarse", añadió.

Y adelantó que la divisa norteamericana puede seguir en alza. "En estas circunstancias donde no hay demanda de pesos, un fuerte déficit externo e interno, el dólar no tiene techo. Si no cambian el modelo esto va a continuar, ya al que no le creen es al modelo", apuntó Pignanelli.

"El gobierno cayó en su propio relato. Una semana antes de llamar al acuerdo con el FMI aseguraban: 'lo peor ya pasó', 'ahora viene el crecimiento', 'estamos creciendo', y no era verdad. Los números externos espantan, en mayo se fugaron US$ 8.000 millones, unos US$ 1.000 millones en turismo y servicios, una balanza comercial negativa de US$ 1.800 millones en un solo mes y no ingresan inversiones, por lo que no tenemos ingreso genuino de dólares", fustigó con dureza Pignanelli a las políticas de Macri y remató: "Al que no le creen es a Macri, tampoco ya le cree la gente". 

Te puede interesar