Locura argentina en Kazán: ciudad colapsada, vuelos agotados y reventa por las nubes

Deportes 29 de junio de 2018 Por
Los argentinos que quieren ver a Messi ante los galos tienen dos inconvenientes: llegar a la ciudad del partido y conseguir una entrada. Quienes ya están en la ciudad rusa del duelo hablan de una ciudad sobrepasada de público.
kazanyeldeporte

Kazán se convirtió en una ciudad colapsada por la presencia de miles de argentinos que llegaron o intentan llegar por cualquier medio para ver a Messi y compañía.

 

Los argentinos que quieren ver el gran duelo de octavos de final tienen un un doble desafío: primero conseguir una entrada y luego, cómo llegar a Kazán.

 

De hecho, fueron poquísimos los que se arriesgaron y compraron en reventa en Moscú tickets para octavos de final en Kazán más pasaje en tren. El resto, la gran mayoría, está rezando y con posibilidades inciertas. Moscú y San Petersburgo tienen los servicios colapsados para moverse a Kazán y los tickets escasean y la reventa vuela.

 

Las entradas para el partido tenían un precio oficial que iba de los 115 a los 245 dólares. Hoy se pide en la calle y las páginas de internet entre 500 y 1.000 dólares, y con el riesgo de que no sean auténticas.

 

El problema para los argentinos es que los únicos que tienen tickets sobrantes para el partido son algunos peruanos y dinamarqueses, y saben que el bien es muy preciado. Tan preciado como hoy conseguir un boleto para llegar a la sede del partido.

 

En Moscú no quedan ni pasajes de avión ni de tren para ir hasta Kazán. Por las aerolíneas de bajo costo se conseguía un ida y vuelta por 5.200 pesos, pero desde el miércoles está todo agotado. Los trenes, con un costo de 1.300 pesos y un viaje de 13 horas, están sold out desde el martes y ya Russian Railways anunció que no pondrá más formaciones. La opción micro tampoco es potable: las empresas Spline Trans y Autovokzaly que hacen el trayecto en 14 horas y con un ticket de 1600 pesos ida y vuelta, no tienen lugares.

 

Entonces aparecieron tres opciones. La primera, alquilar un auto por 500 dólares y sumarle a eso el costo de la nafta más peaje. El viaje desde Moscú dura 12 horas para hacer 830 kilómetros y desde San Petersburgo, 22 horas.

 

La segunda es tomar un Yandex, como se llama acá la empresa similar a Uber. Pero están pidiendo valores que llegan a los 1.200 dólares entre tres personas.

 

La última es conseguir un particular que ponga micros. Ayer uno tuvo la idea y publicó en los lugares donde suele haber argentinos en Moscú que saca micros ida y vuelta partiendo el viernes a las 23 horas y con regreso apenas termina el match, a 170 dólares per cápita el viaje. Lo hace desde el Espacio Argentino, un bar que se puso en Moscú para el Mundial, pero los responsables de este lugar dicen no tener nada que ver con la iniciativa y nadie sabe cuán confiable es.

Te puede interesar