Murió la elefanta Pelusa a los 52 años en el zoológico de La Plata

Nacionales 05 de junio de 2018 Por
Sufría una enfermedad en las patas traseras. Habían cerrado el parque para atenderla.

Después de un fin de semana de agonía y con una autorización judicial, los veterinarios sedaron a Pelusa y la elefanta de 52 años murió este lunes en su refugio del zoo platense.

El animal, un emblema del paseo tradicional de la capital bonaerense, estaba afectado por una enfermedad que le impedía moverse normalmente.

El sábado a la mañana se recostó, después de haber estado casi dos años y medio parada. Así dormía y pasaba los días. Un equipo de expertos que incluyó al coordinador del santuario de elefantes de Mato Grosso y un especialista de una fundación americana, estuvieron al frente de los tratamientos de emergencia todo el fin de semana.

Pero el estado de salud del paquidermo nunca dejó de deteriorarse. En las últimas horas del lunes, los especialistas internacionales y los profesionales del zoo platense que la trataban coincidieron en que la situación sanitaria era "irreversible".

Allí fue cuando las autoridades del municipio -de quien depende el predio ubicado en el Bosque de La Plata- decidieron solicitar la intervención de la Justicia.


El sábado a la mañana, Pelusa se había recostado, después de haber estado casi dos años y medio parada.
Intervinieron el fiscal especializado en causas de maltrato animal, Marcelo Romero y el juez de Garantías Juan Pablo Masi, quienes tenían abierto un expediente por una denuncia anterior de organizaciones defensoras de los derechos de los animales.

Los funcionarios estuvieron reunidos con los profesionales en las oficinas del complejo y autorizaron un pedido para "acelerar el deceso" del animal, para "evitarle sufrimiento". El procedimiento -la aplicación de un sedante, según explicaron- se realizó cerca de las 23 y la elefanta murió.

La determinación se aceleró después de constatar una disminución de los signos vitales y de la respuesta de sus órganos. Se habló además de una "situación desesperante" y que los signos de sufrimiento se hicieron evidentes.

"Acabamos de autorizar todos los procedimientos veterinarios necesarios para evitar sufrimientos, aún cuando ello implique acelerar el deceso. Todos los dictámenes son coincidentes en que el cuadro es irreversible", dijo a Clarín el juez Masi.


El sábado a la mañana, Pelusa se había recostado, después de haber estado casi dos años y medio parada.
El estado de salud de la elefanta Pelusa llegó a un punto crítico, por eso los integrantes del equipo veterinario del Jardín Zoológico y los especialistas del Santuario de Elefantes de Brasil junto a la Fundación Franz Weber, definieron tomar el único camino posible para que ella no sufra", explicaron a ultima hora de ayer desde la Municipalidad.

La salud de Pelusa asumió estándar de cuestión de Estado en la capital provincial. Además de los funcionarios judiciales fueron convocados representantes de la Defensoría del Pueblo de la provincia de Buenos Aires, a cargo de Guido Lorenzino; y de la Defensora Ciudadana de La Plata, Florencia Barcia.


El sábado a la mañana, Pelusa se había recostado, después de haber estado casi dos años y medio parada.
También se tomó contacto con el decano de la Facultad de Veterinaria de la Universidad de La Plata, Marcelo Pecoraro, para acompañar la decisión que se adoptó.

De acuerdo el parte oficial, "los chequeos de laboratorio fueron progresivamente brindando valores negativos. El lunes, a las seis horas orinó por última vez, comenzó a mostrar signos subjetivos de incomodidad que hasta el momento no se habían visto, por lo que se decidió sedarla. En horas de la tarde, a pesar de la sedación, continúo con signos de malestar".


El sábado a la mañana, Pelusa se había recostado, después de haber estado casi dos años y medio parada.
El informe técnico no daba espacio para variantes: "La situación de salud actual de la elefanta Pelusa impone como único tratamiento posible la finalización de su vida para evitar el innecesario sufrimiento".

En las inmediaciones del zoo -que tiene acceso por la avenida Pereyra Iraola, del Bosque- hubo muestras de cariño y protestas de ambientalistas. El animal era un emblema del parque y estaba en un proceso de tratamiento para un eventual traslado hasta un hábitat más confortable. No pudo concretarse su traslado, que se gestó desde principios de 2017.

Pelusa estaba afectada desde 2014 de una enfermedad (pododermatitis crónica) en sus patas traseras. Esto es común en elefantes que se encuentran en cautiverio, y se origina por la imposibilidad de poder caminar grandes distancias, como debería hacerlo un animal de su especie en condiciones de libertad.

Por esta dolencia hacía dos años que no se recostaba a dormir, ya que esta enfermedad -entre otras cosas- le genera la imposibilidad de poder levantarse por sus propios medios.


En 2017, "por primera vez en su vida se le realizó un estudio de alta complejidad para diagnosticar más profundamente su estado de salud", dijeron fuentes de la municipalidad de La Plata.

Desde entonces,hubo intentos por mejorar su calidad de vida: se colocó un piso de goma y calefacción en su recinto. También se amplió al doble el tamaño del ambiente exterior para poder promover su movilidad y se estableció una estricta dieta, lo que le generó un aumento en su peso de 250 kilos.

Por la emergencia que provocó la situación sanitaria del habitante más famoso del zoo, las puertas estuvieron cerradas. El complejo va camino a transformarse en un bio parque. Asi lo decidió el Concejo Deliberante por iniciativa del intendente Julio Garro.

Cerraron el ingreso de público para evitar situaciones de estrés al animal. Es probable que ya no reabran el zoo. Ya no será como antes. Varias generaciones de platenses lamentan el final de Pelusa.


 

Te puede interesar