Caputo intervino el Banco Nación y vendió otros USD 500 millones

Política 01 de junio de 2018 Por
Esta semana el BNA desembolsó 1.400 millones con González Fraga desplazado de las decisiones ejecutivas.

El ministro de Finanzas, Luis "Toto" Caputo quedó al frente de las decisiones cambiarias del Banco Central y también del Banco Nación. En este mes en que su presidente, el radical Javier González Fraga, estuvo de vacaciones, el principal banco público vendió en el mercado único libre de cambios (MULC) 2.547 millones de dólares.

De hecho, hoy con González Fraga recién llegado de España y desplazado de las decisiones ejecutivas, el Banco Nación volvió a vender 500 millones de dólares en el mercado cambiario para frenar en la última hora que el tipo de cambio llegara a $25 y que sea el Banco Central el que tenga que salir a vender reservas. 

Es que el Banco Central desplegó, bajo la supervisión de Caputo, una estrategia de "overshooting" con suba de tasas para terminar con la corrida cambiaria, es decir que el Banco Central suba el tipo de cambio y que luego el mercado lo baje hasta encontrar un nuevo equilibrio. Si el mercado no encuentra equilibrio debajo de $25, la estrategia desplegada sería un fracaso. Fue el mismo Federico Sturzenegger quien aseguró que el dólar a $25, con las actuales tasas de interés, estaba "totalmente fuera de escala".

No es la primera vez que la banca pública sale en auxilio del Banco Central para contener la presión del dólar: desde el Banco Provincia explicaron a LPO que a ellos también les llegó el llamado telefónico "pidiendo" que salieran a vender dólares. Accedieron una vez, la segunda vez dijeron "Basta". 

Desde el Banco Nación confirmaron a LPO que en todo el mes, el Banco Nación vendió en el MULC 2.547 millones de dólares. "No son del Banco, son dólares del Tesoro", explicaron. De estos, 1.400 millones fueron vendidos esta semana para contener la presión alcista del dólar y que el Banco Central no tenga que salir a mostrar poder de fuego. 

En efecto, se trata de parte de los 9.000 millones de dólares que Caputo colocó en el exterior y depositó en el Banco Nación. LPO pudo saber que una parte de ellos, el Tesoro los cambió a pesos y los puso en plazos fijos a 19% anual a hacer "carry trade" y que, antes de que el dólar se disparara, el Tesoro los recompró. Fueron unos 2.000 millones de dólares.

Con las ventas de este mes, el Tesoro terminó con esos 2.000 millones y con 500 millones más. Son unos $60.000 millones, suficientes para cubrir el 30% de los gastos corrientes de la Administración Pública Nacional. "Y estamos a fin de mes, es muy factible que ese dinero vaya a pagar salarios", aseguraron fuentes cercanas al Gobierno.

La alternativa era que el Tesoro le vendiera directamente esos dólares al Banco Central y que fueran a acrecentar las reservas internacionales. En todo caso, la diferencia es que el Banco Central no tiene que emitir más pesos para luego salir a esterilizarlos con Lebacs.

"Se trata de diversificar las fuentes de las operaciones con las que el Gobierno busca calmar la demanda de dólares. El Banco Central informa diariamente la variación de reservas, mientras que los movimientos del Tesoro mediante el Banco Nación son más opacas, más discretas.Si bien el Banco Nación es una entidad pública, no tiene la transparencia del Banco Central. Este es uno de los sentidos de que sea el Nación y no el Banco Central el que esté haciendo las ventas", explicó el economista Martín Kalos, director de Epyca Consultores.

Mientras tanto, en el Banco Nación, los trabajadores denuncian despidos sin criterios ni dirección y desmanejos financieros. Por el primer tema, se manifiestan en contra del despido de 20 empleados de Nación Servicios con años de antigüedad, y dentro de Bartolomé Mitre 326, aseguran que el último subgerente general que quedaba, Marino José Martínez, no podrá volver al Banco el lunes próximo en otro avance contra los empleados jerárquicos de carrera.

 Por el segundo punto, insisten en que los problemas de liquidez continúan y que la suspensión del redescuento de cheques -que como relató LPO fue un golpe para las economías regionales- fue solo el primer síntoma. "En 2016 el Banco tuvo $20.000 millones de ganancias, en 2017 ese número se redujo a la mitad en pesos, falta descontar el efecto de la inflación; y este año no viene muy bien", aseguraron a LPO. 

Te puede interesar