El Banco Central renovó el 100% de las Lebacs, pero en 30 días tiene otro megavencimiento

Política 16 de mayo de 2018 Por
Sturzenegger consiguió, además, otros $5.000 millones. La tasa de la Letra más corta fue de 40%.
stuseneguer

 976_x_275_px

Federico Sturzenegger logró atravesar el supermartes con éxito. De los $617.000 millones de Letras del Banco Central (Lebacs) que vencían hoy, logró renovar la totalidad. El grueso de los instrumento fueron colocados en el plazo más corto a una tasa de 40% nominal anual.

Según pudo saber LPO, además de renovar la totalidad de las Letras, el Banco Central colocó otros $5.000 millones en sus instrumentos de esterlización. 

"El total de las propuestas alcanzaron un nivel de VN $ 630.408 millones, adjudicándose VN $ 620.930 millones, lo que implica la renovación total del vencimiento que era de VN $ 615.877 millones y una suba en el stock en circulación por VN $ 5.052 millones", detalló el Banco Central en el resultado de la licitación.


"Las tasas de corte se ubicaron en 40%, 40%, 38,5%, 38% y 38% para los plazos de 36, 63, 91, 126 y 154 días, respectivamente. Como es habitual, el BCRA definió las tasas de corte, manteniendo los niveles del mercado secundario para cada especie", aclaró la autoridad monetaria.

De esta forma el 65% de las Lebacs licitadas este martes vencerán el próximo 19 de junio. En total son casi 680.000 millones de Letras: las $403.000 millones de esta licitación que se suman a otras $276.000 millones ya existentes.

Un importante analista financiero, aseguró a LPO que "el éxito de hoy no pasa un antidoping", en el sentido de que es dudoso el interés de un inversor por una inversión a largo plazo en pesos con tasas más atractivas en el corto plazo y que, seguramente, se trató de una condición para la ampliación de la liquidez que ayer le otorgó Federico Sturzenegger a los bancos.

Un importante analista financiero, aseguró a LPO que 'el éxito de hoy no pasa un antidoping', pero los economistas destacan que se hizo lo necesario para salir de la 'hiperemergencia'.

En este punto coincidió el economista y director de FyE Consult, Hernán Hirsch:"Con parches y atajos se salió de la hiperemergencia. Lograron resolver muy bien los tres problemas de hoy: Lebacs, deuda pública y dólar".

"En adelante el tema es que el Gobierno arranca con una agenda en la que empieza desde muy atrás. Ahora el Banco Central tiene que bajar la tasa de Lebacs del 40% -lo que implica pagos de intereses anualizados mayores al déficit primario-, tiene también que lidiar con la próxima renovación de Lebacs y además debe reducir la inflación, que parte de niveles altos tras el salto del dólar", proyectó Hirsch.

Y por otra parte deberán encarar una demanda salarial más fuerte. De todos modos, todavía tienen la carta del acuerdo con el FMI para generar un moméntum y ganar algo más de tiempo", agregó.

Por su parte, para el economista en jefe de la consultora Elypsis, Gabriel Zelpo, la próxima licitación no va a ser necesariamente ni tan preocupante como esta ni tan onerosa en materia de tasas de interés: "No va a renovar con estas tasas. No son sostenibles en el tiempo. Cuando se asegure la calma en el mercado las va a ir bajando. Pero ahora, hay que terminar de desarmar la crisis cambiaria. Muchos decían que este vencimiento iba a ser un caos y no lo fue, son los mismos que adelantan que la próxima va a salir mal".


Este martes la crisis cambiaria encontró una pausa luego de que el Banco Central llevara el tipo de cambio a $25 en el segmento mayorista para que luego privados lo hicieran bajar a $24,05 -movimiento que es la jerga se conoce como overshooting-, sin embargo para Zelpo "Es muy temprano para decir si esto ya pasó".

Cabe remarcar que con el dólar mayorista a $25, Argentina casi vuelve a igualar la competitividad cambiaria que tenía el 17 de diciembre de 2015, tras la devaluación que siguió a la asunción de Macri, ya que el tipo de cambio real multilaterial (TCRM) que sigue diariamente el Banco Central se ubicó en 2% debajo del de aquel entonces. Mientras que para igualar al dólar de aquel entonces -descontando la inflación en ambos países- la moneda estadounidense debería estar a $24,56, medio peso más que la cotización del cierre de hoy.

Consultado acerca de la lógica de los fondos como BlackRock o Templeton SBS que eligieron comprar este martes los BoTes que el Tesoro licitó casi sin anticipo, Zelpo explicó a LPO que: "Hoy decidieron entrar en los bonos en pesos quienes compraron en el overshoot del tipo de cambio, el que sobrerreaccionó y consideró que ahora iba a ser un buen momento para entrar y va a medir sus ganancias en dólares".

Por el contrario, desde el punto de vista del emisor, si en un futuro le reclamasen que la tasa real fue demasiado elevada, para el especialista consultado: "Lo más importante era estabilizar la situación y para hacerlo, necesitabas colocar esa deuda como prueba de confianza. En especial porque es en pesos y a largo plazo, cuando el gran problema de la deuda Argentina es que es a corto plazo y en dólares".

Te puede interesar