Alarma en Cambiemos: el descontento también le pega a María Eugenia Vidal, su principal carta electoral

Política 09 de mayo de 2018 Por
Las encuestas muestran una caída en su imagen y la de su gestión. La mochila de Macri y el incómodo Conurbano.
mariu

Mariló es un barrio de San Miguel, en el oeste del Conurbano. Hasta allí fueron este martes Mauricio Macri y María Eugenia Vidal para hacer un anuncio educativo. La gobernadora, de trato más cálido que el presidente, se quedó un rato extra en el acto. Cuando salía, a lo lejos, algunas docentes empezaron a increparla.

"La putearon. Y esto antes no pasaba", advirtió a Clarín un funcionario bonaerense. Otros intentaron minimizar el incidente. Más homogénea es la mirada sobre un fenómeno que empieza a preocupar en Provincia, pero también en Nación: el descontento económico, que viene empujando la imagen de Macri hacia abajo desde diciembre, también está impactando en la ponderación de Vidal, la principal carta electoral de Cambiemos.

"Hasta hace muy poco, no impactaban negativamente sobre María Eugenia las medidas del Gobierno nacional. Salía indemne. Ahora eso está cambiando. Esto sumado a los quilombos propios de la Provincia, como docentes e inseguridad. Obviamente se intenta minimizar, pero se ve en sus recorridas en el Conurbano", agregó una fuente provincial y refirió al episodio en Mariló.

Algo (o bastante) de esto se notó en el último timbreo de Cambiemos, según reconocieron dirigentes de la propia fuerza. "Estuvo heavy", resumió una fuente de ese espacio.

Los números de las encuestas le dan precisión a la caída. La última que Management & Fit hizo en exclusiva para Clarín tenía un aparte dedicado a la gobernadora. Allí la aprobación "a la forma en que María Eugenia Vidal está conduciendo la Provincia" se asemeja a la desaprobación: 46,1% y 45,3%. Impensado meses atrás.

Otro sondeo, de D'Alessio IROL/Berensztein, la muestra con sus imágenes positiva y negativa lejos de los números post elección: la primera cayó 5 puntos y la segunda aumentó 7.

Un tercer trabajo, de Analogías, dirigida por un ex funcionario K, muestra una tendencia similar a la de D'Alessio en la imagen personal de la gobernadora: 50,2% de positiva y 48,4% de negativa, cuando en octubre eran de 55,3% y 42,9% respectivamente.

Con todo, sigue siendo una de las políticas (y políticos) más valoradas. Siempre por encima de Macri. Pero con una diferencia respecto a otros cimbronazos del oficialismo: esta vez, el arrastre parece dañar más a Vidal que al jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta. Efecto Conurbano.

"Siempre hay un gap (distancia) entre María Eugenia y Horacio (por Rodríguez Larreta), con la caída de Mauricio. Están cayendo los dos, por el bache del Presidente, pero se mantienen encima de Mauricio. Acá no se salva nadie. Cuando sube, pasa lo contrario. Pero claramente acá lo que hay que lograr es que suba Mauricio", analizaron cerca de la gobernadora.

Uno de los puntos más sensibles en la relación de Nación con Provincia, por su impacto en la vida cotidiana de los bonaerenses -además de las tarifas-, son las obras públicas. Del ajuste de 30.000 millones de pesos anunciado por el ministro Nicolás Dujovne para bajar el déficit fiscal, un cuarto le tocaría a Buenos Aires. Pero como son trabajos que aún se pusieron en marcha, desde ambas administraciones buscan minimizar el recorte.

"No complica, son obras que estaban previstas, pero que no se iniciarían o se ralentizarían. Pero no son las que están en marcha, que son un montón, así que no habría problema", dijo un alto funcionario de Vidal a Clarín. Similares palabras a las de un colega de la Casa Rosada, ante la consulta de este diario.

Esa misma promesa fue la que le hizo Macri a Vidal en persona, en el arranque de esta convulsionada semana, para calmar cierta inquietud de la gobernadora. En contrapartida, el Presidente les pidió a ella y a Larreta más coordinación y acción para combatir la inseguridad, un problema siempre latente aunque hoy por debajo de las preocupaciones económicas. Con matices, los tres piensan en lo mismo: como ser reelectos en 2019. Y una idea empieza a arraigarse: será difícil que se salve alguno si la ola negativa viene con fuerza. Por lo pronto, a Vidal empezó a salpicarla.

Te puede interesar