Vecinos de Hurlingham, Morón y Tres de Febrero sufren el impacto negativo del aeropuerto en El Palomar

Nacionales 16 de abril de 2018 Por
Los habitantes de la zona que rodea a la terminal aérea padecen las consecuencias del aumento de los vuelos de Flybondi. Contaminación ambiental y sonora, dos de los grandes problemas que aquejan a la comunidad.
flybondyaeropuerto

El aeropuerto comercial en El Palomar, instalado por decisión del gobierno nacional para que Flybondi opere sin mayores inconvenientes, ya genera consecuencias negativas sobre la población. Vecinos de Hurlingham, Morón y Tres de Febrero habían presentado ante la justicia un amparo para evitar el funcionamiento debido al impacto ambiental negativo que implica. Sin embargo, desde tribunales federales desoyeron el reclamo y fallaron a favor de la low cost para que esta pueda realizar aún más despegues y aterrizajes.

Días atrás, el juez penal subrogante Néstor Barral levantó por completo la medida cautelar que establecía un máximo de 6 vuelos por día desde la base aérea militar. De este modo, la cuestionada aerolínea comenzó este último fin de semana  a incrementar en forma significativa la cantidad de operaciones desde allí. En solo 48 horas, pasó a efectuar más de 14 diariamente.

Desde la firma advirtieron que llevarán a cabo un número mayor vuelos en el marco de que  miles de vecinos que rodean a la base aérea militar ya padecen las consecuencias del funcionamiento del aeropuerto.

En ese sentido, Susana, una vecina que vive hace más de 40 años en El Palomar, contó que vio despegar a un avión de Flybondi y que “me indigné mucho, ya que como trabajo toda la semana, los únicos días que podía descansar un poquito más eran sábado y domingo, pero ahora con esto en la Base me sacaron los únicos días de descanso que tenía”.

Por su parte, Marcelo de Hurlingham, sostuvo: “¿Cómo no me voy a dar cuenta, si el sábado salté literalmente de la cama cuando despegó un avión y salió para el lado de Hurlingham, pasando por el techo de mi casa y haciéndome temblar todo?”

También señaló que “nos estamos dando cuenta que al poco tiempo de que pasan los aviones se empieza a sentir un olor a kerosen quemado fuertísimo y muy feo e irrespirable”.

Luego, Juan Carlos también de esa localidad Hurlingham, y contó que “lo que peor se escucha acá son los despegues, es bastante insoportable ya que se escucha un ruido muy fuerte agudo y miras arriba y no ves nada por diez segundos y justo después aparece el avión de Flybondi arriba nuestro”.

Asimismo, Claudia de Ciudad Jardín manifestó que “estoy bastante preocupada por lo feo e invivible que se está poniendo la situación. Mi bebé cada vez que despegan  o aterrizan los aviones llora y no para. De hecho aunque estamos hacia un costado de la pista y no en las cabeceras, nos dimos cuenta que el avión nos pasa muy cerca”.

“Espero que encuentren una solución a este conflicto, porque no me imagino sobreviviendo acá con mi familia si esto continúa y ni pensar si agregan más y más vuelos. ¿No entiendo porque no van a Ezeiza y Aeroparque donde ya hubo ampliaciones y están haciendo más obras?”, expresó.

Más adelante solicitó “a la gobernadora Vidal que piense en nuestras familias y nuestro futuro. Con un aeropuerto comercial en la base nos dejan sin futuro y nos arruinan la calidad de vida. Y mi casa y mi familia es todo lo que tengo”.

Te puede interesar