Vidal abre el gobierno para contener a los perdedores de la interna de Cambiemos

Política 09 de abril de 2018 Por
Analiza ofrecerles cargos para que no le compliquen la elección y militen la campaña con entusiasmo.
vidal-seria-728x437

María Eugenia Vidal sabe que cuando anuncie a sus candidatos en los municipios bonaerenses en 2019 desatará la bronca de algunos dirigentes que le reclaman competir, a los que deberá prohibirles ir a las PASO. Por eso, la gobernadora ya analiza ofrecerles cargos para contenerlos y evitar que se conviertan en obstáculos en la campaña.

"La Provincia les dará refugio para que militen con más entusiasmo", ironizó en diálogo con LPO una fuente de Cambiemos, al explicar una situación que se repite en varios municipios.

Como contó este medio, varios referentes nacionales del macrismo quieren desembarcar en el Conurbano con candidatos propios. Horacio Rodríguez Larreta busca catapultar a Gladys González para expandirse hacia Avellaneda, Marcos Peña apoya a Pablo Alaniz en Florencio Varela y el ministro Guillermo Dietrich quiere instalar a Guillermo Fiad en Berazategui.

Cerca de Vidal admiten que aceptarán esas candidaturas porque les resultará útil que algunos hombres fuertes de Mauricio Macri se metan de lleno en la campaña y les "bajen recursos" a sus hombres en esos municipios donde no había logrado posicionar candidatos fuertes. 

Sin embargo, también saben que deberán "compensar" a los que encabezaron las boletas locales y perdieron en las PASO o no tuvieron buenos resultados en las elecciones generales, sobre todo en casos en casos como los de Avellaneda, Varela o Berazategui, donde no permitirán que haya internas.

Hasta ahora, Federico Salvai les repetía a los dirigentes "sin tierra" del Conurbano que las candidaturas aún no estaban definidas y que todos tenían la chance de competir. "Que corran todos", insistía el jefe de Gabinete de Vidal que, sin embargo, en los últimos días empezó a cambiar su discurso y ya les anunció a algunos dirigentes que no podrán ser candidatos.

Uno de esos casos es el concejal Sebastián Vinagre en Avellaneda, que recibió el veto oficial y se le pidió que milite la campaña de Gladys. Ahora esperan su notificación otros dirigentes como Gabriel Kunz y Ricardo Giacobbe en Berazategui, después del anticipo de LPO de que Dietrich quiere instalar a un hombre de su riñón en el bastión peronista gobernado por los Mussi. 

Larreta impulsa a Gladys González en Avellaneda 
Los descartados de Vidal recibirán, a cambio, la oferta de algún cargo en Provincia, aunque todavía no había ninguno definido. "No tuve una oferta concreta, pero soy un hombre de paciencia", dijo a LPO en off un dirigente que encabezó la boleta en la última elección e intuye que será uno de los próximos vetados.


En Varela, Dardo Ottonello ya dio indicios de que complicará la campaña por su fuerte recelo a Alaniz por el apoyo que recibió de Peña. Por eso, en los últimos días mandó a su única concejal, Gabriela Mancuello, a armar un monobloque y romper con Cambiemos en el Concejo Deliberante. 

Ante ese escenario, en Varela también se rumoreó con una pronta oferta a Ottonello. Lo mismo ocurrirá con Miguel Saredi en La Matanza, ya que se le prohibirá ir a una interna en Cambiemos para concentrar la campaña en el candidato oficial, el ministro Alejandro Finocchiaro.

La situación alcanza también a ciudades claves en el interior bonaerense como Mar del Plata, donde el plan de Vidal con aval de la Rosada es instalar a Guillermo Montenegro como candidato único, mientras se buscará contener a los radicales Vilma Baragiola y Maxi Abad que reclaman su lugar para competir. En paralelo, la gobernadora intenta hacer equilibrio con el intendente Carlos Arroyo, que quedó a un paso de romper con Cambiemos y ya se lanzó solo a la reelección.

Te puede interesar