El ataque químico en Siria habría dejado más de 150 muertos

Internacionales 09 de abril de 2018 Por
Más de 70 personas murieron en Duma, aunque algunas organizaciones temen que el número de muertos supere los 150 y el de heridos 1.000.
ataquesirio

Más de 70 personas murieron el fin de semana en lo que se sospecha fue un ataque químico contra los rebeldes que continúan atrincherados en el área de Guta Oriental, a las afueras de la capital siria, Damasco, aunque algunas organizaciones temen que el número de muertos supere los 150.

La Asociación Médica Sirio-Americana (Sams) informó este domingo que poco antes de las 20 hora local del sábado fueron llevadas a las clínicas en la ciudad de Duma cientos de personas con síntomas de haber estado expuestas a un gas nervioso.Según Sams, las víctimas tenían dificultades para respirar y sufrían problemas cardíacos.

La organización de rescate formada por voluntarios Cascos Blancos aseguró en Twitter que un helicóptero lanzó un barril con químicos sobre Duma, que mató a al menos 150 personas y causó heridas a más de mil.

Familias enteras murieron asfixiadas en sus refugios, denunció la organización, que añadió que la cifra de víctimas aumenta constantemente. En su cuenta de Twitter, la organización publicó fotos terribles de las víctimas, algunas con espuma alrededor de la boca.

Entre los muertos en el bombardeo contra la ciudad de Duma hay "un gran número de niños", aseguró un portavoz de la Unión de Organizaciones de Cuidados y Socorro Médicos (UOSSM).

El portavoz Ari D'Souza afirmó que en el aire se percibía olor a cloro, pero que se cree que también se utilizó gas sarín porque se trata de una sustancia que se hunde y muchas de las víctimas fueron encontradas en refugios subterráneos.

En otro comunicado, la organización asegura que está convencida de que habrá más de 100 muertos porque está teniendo "dificultades extremas para llegar hasta las víctimas por el continuo bombardeo de Duma".

Las víctimas muestran síntomas consistentes con la inhalación de gas tóxico como "cianosis, espuma en la boca, irritación de las córneas y un olor pestilente a una sustancia como el cloro".

"Este es uno de los peores ataques químicos en la historia siria", afirmó el presidente de la UOSSM, Ghanem Tayara.

El Centro de Medios de Guta, cercano a la oposición, aseguró por su parte que hubo 75 civiles muertos y 1.000 afectados. "En torno a las 21 horas (del sábado) se lanzó un barril desde los helicópteros de Assad", aseguró en referencia al presidente Bashar al Assad. Según asegura, contenía "gas sarín".

El Departamento de Estado de Estados Unidos aseguró que está analizando las "alarmantes informaciones". "Los reportes de varios contactos y personal médico sobre el terreno indican una cifra potencialmente alta de víctimas, incluyendo a las familias ocultas en los refugios", aseguró en un comunicado la portavoz Heather Nauert.

"Si se confirman, estas informaciones son horribles y exigen una respuesta inmediata de la comunidad internacional", agregó. Ya es conocido que el régimen sirio utiliza armas químicas en contra de su propio pueblo, dijo.

Nauert subrayó que Rusia, como aliado de Siria "es responsable en última instancia de estos brutales ataques".Sin embargo, el Ejército ruso desmintió hoy las denuncias. Se trata de "acusaciones fabricadas", dijo el teniente general Yuri Yevtushenko, citado por la agencia Interfax.

La agencia estatal siria Sana afirmó que las acusaciones son "fabricadas" por los "terroristas" y sólo buscan detener el avance del Ejército sirio sobre Duma, uno de los últimos reductos rebeldes, desde donde los milicianos suelen disparar contra la capital.


Las víctimas muestran síntomas consistentes con la inhalación de gas tóxico como "cianosis, espuma en la boca, irritación de las córneas y un olor pestilente a una sustancia como el cloro". AP
Una investigación de la ONU y de la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas (OPAQ) acusó al Gobierno sirio del ataque con gas sarín del 4 de abril de 2017 contra la localidad de Jan Sheijun, en manos de los rebeldes, que dejó unos 100 muertos. Tras el incidente, el presidente estadounidense, Donald Trump, ordenó bombardear instalaciones gubernamentales sirias.

El Ejército sirio y sus aliados comenzaron en febrero una ofensiva para conquistar la región, de importancia estratégica por su cercanía con Damasco y que ya tienen casi por completo bajo su poder. Más de 1.600 personas murieron en las últimas semanas, según los observadores. Naciones Unidas estima que más de 130.000 personas huyeron de los combates en la región.

Agencia dpa.

Te puede interesar