Lorenzetti le pidió a los jueces federales que apuren las causas de corrupción

Política 07 de marzo de 2018 Por
Crítico, el titular de la Corte apuntó contra la "tragedia del tiempo" y la "tragedia burocrática".
lorenzetti1

 El titular de la Corte Suprema, Ricardo Lorenzetti, pidió "acelerar" las causas de corrupción y le exigió a los jueces que realicen una "autocrítica". El rafaelino aseguró que "las transformaciones en los últimos tres años han sido mínimas".

En medio de un proceso de pérdida de credibilidad en la Justicia que lleva décadas, el presidente de la Corte llamó a la reflexión. "Debemos hacer una autocrítica dentro de los poderes judiciales acerca de cómo estamos funcionando", reclamó Lorenzetti en el Palacio de Tribunales.

Con Rodolfo Canicoba Corral, Julián Ercolini y Ariel Lijo en primera fila y Claudio Bonadío, Sergio Torres, Marcelo Martínez de Giorgi, María Servini y Sebastián Casanello un poco más atrás, Lorenzetti reclamó "una estructura que apoye las causas de corrupción en materia técnica para acelerarlas".

Son esos magistrados los que tienen las causas más sensibles contra el kirchnerismo pero también contra algunos integrantes del actual gobierno. El discurso también fue seguido por el ministro Germán Garavano, con quien el titular de la Corte articula el programa Argentina 2020.

Lorenzetti se refirió a la "tragedia de la burocracia" es lo que aleja a los jueces del "drama humano", según explicó. También le hizo un guiño a Macri quien exigió la apertura de más juzgados durante diciembre, enero y las vacaciones de invierno. "Si hay costumbres sobre las que debe haber un cambio, hagámoslo, no puede tan difícil", reprochó.

Además el titular de la Corte pidió "madurez institucional" para llevar adelante transformaciones. Entre esos cambios se encuentran la digitalización de expedientes y la posibilidad de que hubiera jueces de paz "en los barrios" para causas sencillas de rápida resolución.

Otras de las eventuales reformas mencionadas por Lorenzetti fueron la digitalización de los expedientes y la posibilidad de que hubiera jueces de paz "en los barrios" para causas sencillas de rápida resolución.

En el palacio de Tribunales también estuvieron Elena Highton de Nolasco, Juan Carlos Maqueda, Carlos Rosenkrantz y Horacio Rosatti quienes se salvaron de las críticas que atravesaron el poder judicial. "Muchísimas transformaciones dentro de la Corte no se pudieron trasladar al resto de los poderes judiciales", fustigó.

Te puede interesar