Trabajadores del peaje de ruta 33, en estado de alerta

Regionales 01 de marzo de 2018 Por
Al casi seguro cierre de las cabinas de la ruta 11, le podría seguir las de la ruta 33, tanto en Venado Tuerto como Casilda. La concesión vence en abril y la nueva licitación establece que se deben retirar en seis meses. Entregaron petitorio al gobernador.
201802280828251d0105bbfd116db1241b017d44bd2ce1_med

Trabajadores del peaje de la ruta nacional 33 expresaron su preocupación porque ven en riesgo su fuente laboral, dado que en los próximos meses se vence la concesión y los pliegos de la licitación de la autopista fijan que se deben levantar las cabinas hasta poder implementar el cobro en la nueva traza. Temen que ocurra lo mismo que en la ruta 11, donde se dejaría de prestar el servicio en breve.
Walter Laceda, representante regional de Sutracovi e integrante de la comisión provincial del gremio, informó que el martes participaron en una marcha en la ciudad de Rosario para entregar un petitorio en la sede de la Gobernación: “Miguel Lifschitz está haciendo las gestiones necesarias para ver si los compañeros de la ruta 11 pueden salvar su trabajo, cuestión que vemos muy complicada. En la ruta 33 tenemos un problema similar porque la concesión del peaje termina el 22 de abril y en seis meses tendrían que eliminar las estaciones, según establecen los pliegos de la concesión”, relató el representante gremial.
En las últimas horas recabaron como información extraoficial que la concesión podría extenderse por un plazo de seis meses -es decir hasta noviembre- pero la cuestión de fondo sigue siendo complicada. “En la ruta 33 se establece que la nueva empresa debería seguir pagando el sueldo de los trabajadores, pero ¿cuánto tiempo lo van a hacer con un trabajador que no va a estar cumpliendo funciones? En el pliego de la licitación de la ruta 33 se fija que en seis meses se deben demoler las estaciones de peaje, que es lo que no queremos nosotros. Los trabajadores quedarían sin un espacio físico donde ir y tendrían que estar en la casa con la promesa de un pago de sueldo que no sé cuánto tiempo puede durar”, indicó Laceda.
Según explicó el dirigente gremial, una vez que comience la obra de la autopista Rufino-Rosario, en seis meses se deben demoler las cabinas de peaje de Casilda y Venado Tuerto, generando incertidumbre para los trabajadores. “En el peaje de nuestra ciudad tenemos 37 empleados y otros 35 en Casilda, son casi 80 familias”, graficó el referente del Sutracovi.
Para hacer visible la preocupación, el gremio le entregó una nota al gobernador, resaltando que “tuvo una reunión con el ministro (de Transporte) Dietrich donde le confirmó que la ruta 11 no entra en los pliegos de nuevas concesiones. La ruta 8 continúa y la 33 pasará a ser autopista, pero la 11 sale del sistema de peajes”.
La duda que surge es quién se hará cargo del mantenimiento de estas trazas y su entorno: “Al no haber peaje le tocaría a las comunas y municipios hacerse cargo del mantenimiento, agregando un gasto a las localidades, sobre todo en el caso de la ruta 11, que atraviesa el norte provincial, con localidades chicas y de escasos recursos. Sería dejar las rutas a la deriva, no va a haber servicio de grúa y otras prestaciones que brindan las empresas de peaje”, alertó Laceda.

Te puede interesar