La estrategia de las diputadas que impulsan la despenalización del aborto para aprobar la ley

Política 28 de febrero de 2018 Por
Confían en quedar a pocos votos y presionar en la sesión. Buscan redes con el massismo y los gobernadores, que pueden frenarlo en el Senado.
dondaaborto

Un debate de dos meses "cómo mínimo", amplio y abierto, presión permanente a los indecisos y un pedido final de dejar las bancas vacías, es por ahora el plan de los militantes por el aborto legal para aprobar la ley en Diputados.

Este grupo se viene reuniendo hace semanas, hizo una masiva marcha pero debió revisar la estrategia el viernes, cuando supo que Mauricio Macri había instruido a su bloque no bloquear el debate.

Esto se interpreta que, de mínima, habrá quórum en las comisiones, donde este proyecto nunca tuvo las presencias necesarias para dictaminar. Y también en la sesión, lo que permitiría sancionar la ley sin reunir los 129 votos del quórum.

Para los diputados que militan la ley es el mejor terreno posible y por eso no convocarán a la sesión para el 8 de marzo, como tenían previsto hasta el jueves. Sin dictamen, el proyecto necesitaría dos tercios para aprobarlo.

El grupo de proabortistas sumaba 60 diputados hasta la semana pasada, pero sus referentes, 11 de ellos de Cambiemos, aseguran que el proyecto se presentará el 6 de marzo con más de 70 firmas.

"La idea es armar plenarios de comisiones durante al menos dos meses, con presencia de especialistas de todo tipo. Lo más seguro es que a medida que avance el debate se sumen votos a favor", confió ante LPO una de las diputadas que milita la ley desde Cambiemos.

"En esta semana ya se me acercaron muchos diputados a garantizarme su apoyo. Vamos a sumar muchos más y en tal caso al momento de la sesión le pediremos a los indecisos que se ausentes", anticipó y asegura que el malestar inicial fue una cuestión de formas o de algunos diputados ultra católicos que se harán sentir, pero no son tantos. 

Y los indecisos son muchísimos, "casi todos los recién asumidos", se animan a aventurar algunos, porque la campaña por el aborto nunca los tuvo en cuenta y varios ni siquiera ocuparon sus despachos en el verano.

Sin embargo, aún tienen dudas sobre el aporte que harán el bloque Frente Renovador y el interbloque federal, con 17 y 31 votos respectivamente y sin militantes activos a favor de la despenalización del aborto. 

En el Senado el panorama incierto, aunque un pantallazo inicial no le da esperanzas a nadie, por la raigambre conservadora de sus integrantes.

Pero lo cierto es que no existe un punteo real, que contemple las senadores recién entrantes y mucho menos el peso de una campaña de comunicación sobre los indecisos, la apuesta final de los promotores. Para ellos, esto recién empieza.

Te puede interesar