Agitar debates polémicos, la jugada del gobierno para distraer el malhumor por la inflación

Política 28 de febrero de 2018 Por
Ante la falta de buenas noticias económicas, el Gobierno se dispuso a debatir temas tabú hasta el Mundial.
gobiernotirahumo

El Gobierno se dispuso a agitar el debate de temas tabú para sacar de la agenda el conflicto más acuciante al que no le encuentra la vuelta: la inflación. La secuencia es contundente: Chocobar, Aborto, Inmigrantes.

Como explicó LPO, la combinación de suba del dólar, suba de tarifas, desancle de expectativas de inflación, baja de la tasa de interés y mayor "temperatura" de la calle golpeó fuerte a la inflación de febrero y la aceleró al 2,5% mensual. Por eso, los analistas ya anticipan que este año Federico Sturzenegger tampoco logrará cumplir la nueva meta que le Casa Rosada elevó al 15% anual. 

En este escenario, el titular del Banco Central desoyó las presiones de Mario Quintana y se negó a bajar la tasa de interés de referencia, sumándole inconsistencias a un programa económico que ya viene bastante destartalado. La determinación escenificada en la conferencia de prensa de fin del año pasado en la que la Casa Rosada sometió a Sturzenegger al nuevo diseño que impuso Quintana, básicamente era un poco más de inflación a cambio de crecimiento. 

La secuencia es contundente: Chocobar, aborto e inmigración. La Casa Rosada apuesta a debates polarizantes y de alto impacto emotivo y político para correrse de la discusión económica.

Ese giro hoy quedó a medio camino ante la resistencia sorda del presidente del Central y el macrismo se encuentra en el peor de los mundos: se le dispararon las expectativas de inflación, pero al mismo tiempo cayó la proyección de crecimiento que consultoras respetadas como Elypsis ubican en torno al 2 por ciento, bien abajo del 3,5 por ciento que Cambiemos plasmó en su presupuesto para este año.

La idea del vicejefe de Gabinete de forzar una devaluación que ubique al dólar en torno a los 23 pesos para que recupere competitividad la producción, también tuvo que abandonarse a mitad de camino por el recrudecimiento inflacionario.

En ejemplo de este efecto fue la disparada de la inflación mayorista en enero, que alcanzó un alarmante 4,6%, golpeando fuerte a los comercios, que se ven en la encrucijada de trasladarla a precios y perder ventas o absorber los mayores costos y entrar en riesgo de quiebra. La inflación pasó así a ocupar el centro de las preocupaciones reales de una amplia mayoría de la población. 

Según los datos de la dirección de estadísticas de la Ciudad, que se adelantan cada mes a los del Indec, una familia debe percibir mensualmente unos 17.096 pesos para no ser pobre. Mientras que necesita 21.862 para no pertenecer a un sector vulnerable.


Este deterioro de las expectativas económicas está golpeando fuerte a la administración de Macri, según confirman varios sondeos. El último conocido, de la consultora Query, revela que la inflación ya es el segundo problema más importante para los argentinos, detrás de otro problema económico: la desocupación. Un 24 por ciento de los encuestados respondió que la suba de precios es el tema que más los preocupa, apenas por debajo de la falta de empleo con el 29 por ciento. Es decir, los temas económicos concentran más de la mitad de las inquietudes de la población . 

Detrás vienen la inseguridad, con el 20% y en cuarto lugar la corrupción, con sólo el 15 por ciento. No es un dato menor ese cuarto lugar habida cuenta que la cúpula de Cambiemos transitó la primer mitad del mandato de Macri -y aún lo hace-, apalancada en el discurso de lucha contra la corrupción y las mafias. La encuesta arrojó otro valor preocupante para la Rosada: las expectativas sobre el futuro de la economía son bajísimas. Sólo el 24 por ciento cree que estará en una mejor situación económica el año que viene. 

El objetivo de instalar estas polémicas es ganar tiempo hasta el Mundial de Rusia

En este contexto, y en una jugada de riesgo por el impacto ante su propia base electoral, el Gobierno instala desde hace semanas una serie de temas de alto impacto emotivo y político que revelan un punto de desesperación por copar la agenda.

El primer tema tabú fue el caso del policía Luis Chocobar, recibido en la Rosada por el propio Macri, con el que Gobierno se atrevió a dejar correr el debate por la pena de muerte, la justicia por mano propia y provocó así a los sectores progresistas y de izquierda.

Tras la marcha de Hugo Moyano y en medio del fenómeno inesperado de los cantitos contra Macri en las canchas de fútbol, el Gobierno instaló el debate sobre el aborto, lo que esta vez fue tomado como una provocación para la centroderecha. El propio Macri se encargó de pedirles a sus legisladores que estiren el debate.

Apenas días después, la Rosada propuso debatir la prohibición de la salud y educación gratuita para extranjeros, en otro guiño a los sectores reaccionarios y otra provocación para los progresistas.

El objetivo de instalar estas polémicas es ganar tiempo hasta el Mundial de fútbol, cuando la sociedad argentina deja en el freezer la agenda que monopoliza las comidas familiares hasta que la Selección termina su participación en la competencia.

Esta estrategia tiene un costo: ya está causando rispideces con los propios diputados y senadores de Cambiemos. "Se sacan todo de encima y lo mandan acá", se quejan en el interbloque oficialista en la Cámara Baja.

En un sector de Cambiemos no cayó bien que Peña lanzara sin preaviso el debate sobre la prohibición de salud gratuita para extranjeros. "Es una discusión que genera desgaste y no trae ningún beneficio, lo tienen que discutir las provincias fronterizas", aseguraron a LPO en el Congreso.

Te puede interesar