Felipe Solá: “Macri emplea un elemento de negociación interesante, que es la Gendarmería”

Política 31 de diciembre de 2017 Por
El diputado nacional del Frente Renovador condenó el uso de la violencia política, y reparó en que Macri, además de sus legisladores y el Ejecutivo, tiene “un elemento de negociación interesante, que es la Gendarmería”.
20171230100913_.sola

El diputado nacional Felipe Solá, del Frente Renovador, analizó la conflictividad durante los últimos meses, a la luz de las iniciativas legislativas del Gobierno, las protestas que generaron y el uso de la fuerza pública como factor de orden, durante una entrevista concedida a INFOCIELO.

Según Solá, hay una serie de factores que son relevantes para analizar el escenario: la situación económica y “las pantallas que hacen todos los días con juicios a determinadas personas”, en relación al desfile de funcionarios K por Tribunales y las cárceles de Ezeiza y Marcos Paz. Esto último, observó, “no deja ver la situación económica y social” como tampoco “las maniobras financieras que se hacen dentro del Gobierno, que son absolutamente judiciables porque están prohibidas”.

En ese sentido, destacó que el Gobierno tiene sus armas: “Macri tiene los diputados y los senadores de Cambiemos, tiene la fuerza del Ejecutivo y tiene otro elemento de negociación interesante, que es la Gendarmería”, analizó SOlá. No obstante, repudió ese uso de la fuerza: “si el piensa que puede gobernar mandando a reprimir en nombre del orden, es un acto violento”, objetó.

De cara al futuro, pronosticó que el Gobierno intentará “clausurar el Congreso” a la manera que hicieron “los kirchneristas en 2009” tras la derrota electoral, cuando, recordó, “trataban de que hubiera la menor cantidad de sesiones posibles”. “Sólo van a hacer sesiones que tengan acordadas con el grupo de los Gobernadores, que le han bancado las últimas leyes, y nosotros vamos a tener que pelear contra eso”, anticipó.

Más allá del análisis palaciego, para Solá hay “hay dos argentinas que se van a juntar en una sola: una no sale a la calle, o sale muy de vez en cuando, y otra, que es la más luchadora y tal vez la más golpeada, que está más politizada y es la que se vio en las plazas”.

El problema para que se unan radica en que, siempre según el exgobernador bonaerense, “una tiene miedo de la otra”. Mientras tanto, continuó, “la gente ha visto un gobierno que no tiene ningún problema en sacarse la careta y mostrar que trabaja para los ricos y es capaz de perdonarse una deuda de miles de millones de pesos y buscarlos en los jubilados”.

La misión es, entonces, “juntar a esas dos argentinas” para “luchar con la constitución y las leyes contra el Gobierno, la calle es un arma en la medida que no haya violencia. Nuestra base es el peronismo, pero queremos construir una oposición democrática y que defienda el bolsillo de la gente”, remató.

Te puede interesar