Ante el ministro de Defensa, los familiares de los tripulantes expusieron con dureza las críticas al Gobierno “Han llevado a la muerte a 44 personas”

Nacionales 02 de diciembre Por
El día después de cesar la búsqueda de posibles sobrevivientes, Oscar Aguad se presentó ante los familiares y recibió duros reproches por la demora en emprender el operativo, las mentiras en la información y el abrupto final del rescate. “Han hecho abandono de persona”, le dijeron.
na17fo01_0

En una reunión marcada por la angustia, por la lógica desesperación, los familiares de los tripulantes del ARA San Juan le plantearon a las autoridades del gobierno nacional que “no pueden abandonar la búsqueda porque ustedes asumieron el compromiso de buscarlos en nombre del país”. Las demandas fueron formuladas durante un tenso encuentro que mantuvo con los familiares el ministro de Defensa, Oscar Aguad, quien se vio desbordado por los reproches: “No pueden abandonar la búsqueda porque hay 44 personas que están dando la vida por usted y por el país”. Aguad, que habló en nombre del presidente Mauricio Macri, recibió una andanada de críticas, por la demora en emprender el operativo de rescate y por el abrupto cierre del mismo. “En el momento que ellos pidieron socorro, nadie los escuchó”; “Ustedes han hecho abandono de persona, han llevado a la muerte a 44 personas”; “Ustedes son los culpables de todo”. Las frases acallaron en más de una ocasión las explicaciones que intentó dar el ministro Aguad, quien finalmente dijo que seguirán buscando al submarino, aunque sin ninguna expectativa de encontrar sobrevivientes. 

Aguad trató de señalar que supo asumir el compromiso y en ese sentido, recordó que se reunió con los familiares el viernes 15 y ayer. La respuesta fue lapidaria: “La obligación de usted era estar todos los días acá, como estuvimos nosotros”, esperando informaciones alentadoras sobre la búsqueda de la tripulación. “Esto no nos sirve”, dijo una mujer, según lo registrado por varios videos tomados por los propios familiares durante la reunión realizada en el interior de la Base Naval de Mar del Plata.

Los reproches fueron subiendo de tono y en algunos momentos resulta difícil escuchar los conceptos porque son varias las personas –casi siempre mujeres– que hablan al unísono, con marcada indignación. “¿Cómo, no es que dicen que la Armada no abandona a sus marinos? Ahora ustedes los están abandonando. Cortando el rescate los están abandonando a los marinos”. Antes de que terminara esa intervención, otra mujer, que tiene embarcado a su hermano, interpeló al ministro con otro interrogante: “¿Ustedes quieren que yo vaya hasta el medio del mar para llorarlo?”. Cuando escuchó la acusación respecto de la responsabilidad del gobierno en la tragedia, Aguad decidió transitar de nuevo las palabras que dijo antes el presidente Mauricio Macri: “Eso (la responsabilidad penal) es motivo de investigación posterior, es otra etapa, ahora los vamos a seguir buscando”. La respuesta, en realidad, apuntaba a garantizar que seguirán buscando al submarino “con la ayuda extranjera que estamos recibiendo y con nuestros propios medios”, pero en todo momento dejó en claro que ya descartan toda posibilidad de encontrar sobrevivientes.

La misma mujer que pidió por su hermano respondió que ella no piensa “despedir a mi hermano hasta que el submarino aparezca”. Un hombre intervino para replicar: “Nos han mentido cuando dijeron que uno de los barcos (que participan del rescate) volvió a puerto porque tenía el agua (de consumo de la tripulación) contaminada, porque uno de los marinos norteamericanos dijo (ante las cámaras de la televisión) que no tenía idea de por qué retornó ese barco a tierra”. En ese momento, la palabra “mentira” se escuchó varias veces, como expresión del descontento general.

En su mayoría, los familiares que se reunieron con Aguad son los que venían manteniendo una postura moderada, confiados en que la búsqueda tendría un final positivo. Una de las mujeres explicó el por qué de esa esperanza: “Nosotros tenemos la fe de que están vivos y si usted tiene hijo tiene que comprendernos”. Por eso insistió en el pedido central que es el de que “los rescaten sea como sea”. Como respuesta, Aguad dijo que había venido a verlos el viernes 15, y ayer, “porque hubo un compromiso mutuo, primero porque íbamos a dejarnos ayudar y después que íbamos a hacer lo imposible para buscar a los tripulantes del submarino y al submarino”.

“Lo hicimos –sostuvo Aguad–, dejamos que vinieran todos los países del mundo y fue un acontecimiento”. Según su evaluación el operativo es algo que “jamás se había producido a nivel internacional” porque “nunca hubo una ayuda de esta naturaleza, con los medios más avanzados que hay en el planeta hoy”. Afirmó que “a 15 días” de la desaparición del submarino en el Atlántico Sur “la Argentina tiene un compromiso con lo que se llama el protocolo SAR, que es un protocolo de búsqueda y rescate”. En el marco de ese protocolo, según recalcó, “se han agotado las instancias y los días, y las condiciones extremas indican que no hay posibilidades de que haya vida” dentro del submarino perdido. Por esa razón “hemos tenido que declarar el fin del SAR”. De todos modos, dijo que seguirá la búsqueda del submarino, con la colaboración de Estados Unidos, Rusia y Chile. 

La reunión con Aguad duró cerca de una hora, y al retirarse de la Base Naval, muchos de los familiares volvieron a expresar su disconformidad con lo actuado: “Queremos los cuerpos, que se comprometan a encontrarlos. Al ministro Aguad le dijimos que se comprometan a rescatarlos y nos dijo que no nos puede garantizar nada”, señaló ante los periodistas Marcela Fernández, esposa del suboficial Alfredo Sánchez. “Estamos muy disconformes con su respuesta”, remarcó la mujer, quien agregó que “así como los llevaron, queremos que los traigan, no tienen que parar” la búsqueda.

Con palabras similares se expresó la jujeña Inés Mendiola, tía del cabo primero Leandro Cisneros. “Estamos esperando que nos regresen algo, no nos vamos a ir con las manos vacías. Yo tenía un sobrino que era el orgullo de la casa y lo seguirá siendo porque era un sol”, afirmó llorando. La mujer sostuvo que le pidió al ministro Aguad “que caigan las cabezas que tengan que caer, porque necesitamos un país que tenga a sus Fuerzas Armadas como corresponde”. Por su parte, Yolanda, la madre de Cisneros, contó que en la e la reunión le pidieron al ministro que “no retiren la ayuda recibida” y le cuestionaron que los tripulantes hayan recibido “solo 275 pesos en concepto de viático del viaje”.

Según dijo la mujer, Aguad les prometió que “si hay responsables en este caso, los van a sacar y si tienen que ir a la cárcel lo harán, por lo que pensamos que ellos saben que hay responsables”. El ministro Aguad se retiró de la Base Naval cerca de las 13 de ayer, sin tomar contacto con los periodistas. Algunos de los familiares, que pidieron reserva de sus nombres, aseguraron que el funcionario nacional “nos aconsejó que nos retiráramos de la Base Naval sin hablar con la prensa”.

Te puede interesar