El pueblo francés paró contra la flexiblilización laboral y aquí nuestros dirigentes mandan cartitas.

Tu columna 16 de noviembre de 2017 Por
Francia paró 14 días seguidos por un intento de reforma laboral menor al que propone el Presidente Macri.
jorge abello 2017

 976_x_275_px

Aquí los representantes de los trabajadores (CGT) como burlándose de sus representados acceden al convite del Ministro Triacca justamente en la Sociedad Rural Argentina, lugar emblemático donde se gestaron las luchas contra los derechos de los asalariados.

Los titulares de los medios indican según lo expresado por fuentes ministeriales que hay un principio de acuerdo para que sea girado al Congreso y sea tratado este avasallamiento a los logros conseguidos por la clase obrera durante décadas. Mientras tantos la pasividad de los dirigentes de la oposición entretenidos en ver si son víctimas de los llamados "carpetazos" que los involucre en algún negociado non santo y el temor de ser presas de Comodoro Py.

Nadie defiende a los trabajadores, no se alzan voces, desde el Peronismo donde hoy se practica el método avestruz (escónden la cabeza) no aparece ningún representante que plante la bandera de la decencia y confronte con este modelo salvaje que día a día logra un esmerilamiento en las conquistas laborales. Ayer fue la UOM con su Secretario General a la cabeza que "entregó" a sus afiliados de Tierra del Fuego accediendo al congelamiento de salarios hasta 2020, les aclaro que este mismo Gremialista defendió a ultranza al modelo anterior y le aseguro al Papa Francisco que jamás claudicaría en su lucha por sus afiliados. ¿qué teme Caló?-

Desde el Gobierno mandan señales y aseguran que quien se oponga terminará como El Pata Medina o el Caballo Suarez. La pregunta es...nadie tiene espalda y culo limpio para pararse de frente y decir Por acá no se pasa, o acaso son todos corruptos como dice la dueña de la república.

No me interesa hablar de Macri, hasta yo fui engañado por sus promesas y la de mi "amigo" Momo Venegas, aquel que luchó contra la flexibilización laboral de los 90 y ahora, por supuesto, mientras vivía cambió de opinión. El Presidente va para adelante con su politica y si nadie le hace ver que los derechos de los trabajadores no se agreden ni se tocan, seguirá avanzando en favor de su casta empresarial.

Lo que me preocupa es la falta de presencia de los líderes sindicales -hoy simples caniches con la cola entre las patas- tratando de salvar su pellejo entregando banderas y dignidad.

Anhelo fervientemente que la clase trabajadora imite la reacción del pueblo Frances ante el avance de Macrón y su reforma y no que tengamos que lamentar más desempleo, hambre y miseria como nos fue con el gobierno de la Alianza. No temo que me endilguen que perteneci al gobierno anterior, claro que no temo porque adheri a un modelo que me enamoró y no tengo porque hacerme cargo de los hechos de corrupción y de los corruptos que estuvieron alli. La justicia se hará cargo de ellos...espero.

No me arrepiento de ser peronista, con errores y con virtudes siempre estaré codo a codo con quien más lo necesite, pero necesitamos de luchadores en el buen sentido de la palabra y no dirigentes que envían cartitas cual enamorado no pertenecido.

Te puede interesar