Ocho años de prisión para abuelo que violó su nieta

Regionales 07 de noviembre Por
La causa se inició en 2012 con la denuncia de la madre, y luego de un largo tiempo, en 2015, el juez de Sentencia Daniel Curik absolvió al imputado “por falta de pruebas”. El fiscal apeló y la Cámara ordenó volverla a otro juez penal.
PRISIONABUELONENA

La jueza Lorena Garini condenó a la pena de ocho años de prisión a un sujeto procesado por abuso sexual con acceso carnal agravado y reiterado en perjuicio de su nieta de ocho años, domiciliado en Venado Tuerto. Esta causa se inició en 2012, con la denuncia de la madre, luego de un largo tiempo, en 2015, el juez de sentencia Daniel Curik absolvió al imputado “por falta de pruebas”. Sin embargo, el fiscal Jorge Pozzi apeló la sentencia y la Cámara Penal, el 1 de junio de 2016, ordenó devolver la causa a otro juez penal de primera instancia, diferente del que ya había actuado, para que la revisara.
La defensa a cargo de Ana Regidor interpuso una queja ante la Suprema Corte de Justicia de Santa Fe, que fue rechazada una semana después. Ya en manos de la jueza de IPP Lorena Garini, ésta consideró que “sí” estaba acreditado el hecho, basada en la declaración de la niña en Cámara Gesell y la entrevista de la psicóloga que la atendió, sin perder de vista que estos hechos no ocurren a la vista de testigos, sino en la intimidad del hogar. Cabe recordar que esta sentencia que se emitió el 27 de octubre pasado no está firme, ya que las partes pueden apelar. La Fiscalía de Cámara pidió, en este caso, 12 años de prisión, en tanto que la defensa insistió en la exoneración.
Hace cinco años, una niña de 11 años llamó la atención de su madre cuando no se quiso levantar y observó que faltaba contenido en un frasco de gotas que usaba para dormir. La niña fue trasladada al Hospital para su atención y allí confesó que lo había hecho porque su abuelo la manoseaba y la violó en un par de ocasiones, cuando se quedaba a dormir en la casa de ellos, ya que su abuela estaba enferma.
La chiquita relató el acoso al que ya había sido sometida con anterioridad de parte del hombre, quien le preguntaba si tenía novio o relaciones con algún chico. El relato -consistente y sólido- se fortaleció con un hecho que la nena narró y fue que último fin de semana “se salvó” porque fue su prima y también se quedó a dormir. Ella dormía en una habitación ubicada enfrente de la de los mayores y el hombre esperaba que la mujer, que por su enfermedad tomaba somníferos, se durmiera y luego se cruzaba.
La madre de la niña tuvo una larga lucha y reclamo de justicia para su hija, demandando a un viejo sistema inquisitivo, de laxa mirada para este tipo de hechos, que se condenara al agresor.
Ahora, si alguna de las parte apelara la condena, la causa iría a una Cámara integrada de Rosario, con lo cual se puede seguir extendiendo en el tiempo. Oportunidad para recordar que justicia demorada no es justicia.

Más denuncias 
Los abusos sexuales en la Argentina, los delitos contemplados en el artículo 119 del Código Penal, están en ascenso en las estadísticas. En todo el país, los delitos contra la integridad sexual son de instancia privada: la Justicia no puede actuar de oficio, solo pueden ser motorizados por una denuncia penal de la víctima. En el caso de que sea menor, de sus padres, tutores o guardianes legales.
Las víctimas, a lo largo del país, denuncian cada vez más. Lo demuestran los números del último informe del Ministerio Público Fiscal presentados por el procurador Julio Conte Grand: 1.110 causas por violaciones en 2015, 1.242 en 2016. Otros delitos contra la integridad sexual, como abusos simples o gravemente ultrajantes: 9.900 en 2015, 10.989 en 2016.
El último informe del Observatorio de Violencia de Género de la Defensoría del Pueblo apunta más de 215 mil denuncias en comisarías de la mujer y de la familia en territorio provincial para el año pasado, contra 195 mil de 2015 y 162 mil de 2014. Más de 29 mil de las formuladas en 2016 fueron por agresiones físicas.
La Unidad Fiscal de Ejecución Penal de la Procuración, dirigida por la doctora Guillermina García Padín, supervisa y contabiliza las sentencias de los tribunales del fuero penal de instrucción porteño y sus derivaciones en el Sistema Penitenciario Federal. Su último informe sobre la situación de condenados por delitos de integridad sexual, al que accedió Infobae, fue publicado recientemente: los abusos y violaciones, de acuerdo al mismo, representan un 10% de las 2.924 condenas con prisión efectiva del año pasado en la Capital Federal y un 5% de las 3.867 penas en suspenso. En estos últimos, el 88% fueron por abuso sexual simple. El 52% por ciento de los delitos que culminaron en prisión efectiva, al contrario, fueron por violación.
Las penas, de acuerdo al informe, fueron duras: 47% de los condenados fueron enviados a la cárcel por más de 15 años, un 13% con sentencias de hasta cinco años. En el caso de las penas en suspenso, un 54% llegó al máximo de tres años que prevé la ley.

Te puede interesar