Cuestionan a Patricia Bullrich por la difusión de las fotos de De Vido y Boudou detenidos

Política 07 de noviembre Por
En el Gobierno creen que pasó un límite y tratan de despegar a Macri. Qué dice la ONU sobre estos casos.
57ccc9c77ec42_660_360!

Patricia Bullrich recibió cuestionamientos del propio Gobierno por las humillantes imágenes de las detenciones de Julio de Vido y Amado Boudou, que como adelantó LPO se difundieron desde el Ministerio de Seguridad.

Boudou fue fotografiado descalzo y en pijamas mientras era detenido y De Vido fue fotografiado en la cárcel. Esas imágenes llegaron rápidamente a los medios masivos, lo que desató un debate sobre el desprecio hacia la condición humana de los detenidos.

Es que incluso la Asamblea General de la ONU en su resolución 43/173, de 9 de diciembre de 1988, determinó que "toda persona sometida a cualquier forma de detención o prisión será tratada humanamente y con el respeto debido a la dignidad inherente al ser humano".

La ministra de Seguridad no había recibido cuestionamientos internos tras el desfile de José López, Ibar Pérez Corradi y Ricardo Jaime con chalecos y cascos. Allí el argumento era cuidar la integridad física de los detenidos.

Pero con Boudou y De Vido, dos de las figuras más emblemáticas del Gobierno anterior, en el propio macrismo reconocen que esta vez se pasó un límite.

'No me gustó ver la filtración de las imágenes de Boudou detenido', dijo Federico Salvai, mano derecha de Vidal a Radio Nacional.

Por eso, desde la Rosada salieron a despegarlo a Macri de la difusión de las fotos. Incluso filtraron que el presidente está enojado con la Justicia y que buscará aplicar un protocolo para las detenciones, como si eso no existiera: más allá de las responsabilidades del juez, los efectivos de la fuerza toman registro de todos los operativos de detención.

"Patricia tiene mucha sed de venganza", aseguran quienes conocen de cerca a la ministra. Y una anécdota reciente revela las diferencias que hay en el Gobierno en torno a la conveniencia de esa "estrategia".

El pasado 25 de octubre, el día en el que el Congreso se disponía a votar el desafuero de Julio de Vido, Patricia llamó a Emilio Monzó, presidente de la Cámara de Diputados, para que le precisara la hora exacta de la votación. La ministra quería ese dato para enviar las fuerzas a al Congreso para sacar al ex ministro esposado del edificio ante las cámaras.

"Yo no voy a permitir eso", le respondió Monzó, que intentó convencer a la ministra de que un show semejante dañaría la imagen del propio Gobierno. Pero la ministra se las ingenió para que aparecieran las fotos del identikit de De Vido en la cárcel.

Te puede interesar