Termómetro social: el Conurbano empezó a gritar que ya no alcanza para comer

Nacionales 05 de abril de 2016 Por
El conurbano bonaerense históricamente ha sido el termómetro infalible de la situación social.
image (1)

coto gb

 Es el territorio donde hoy la economía está empezando a mostrar su peor cara. La caida del consumo, la inflaciòn imparable y los tarifazos, pegan fuerte en los bolsillos. Colaboran también la ola de despidos, tanto en el Estado como en el sector privado. Son síntomas inequívocos, que debieran encender las alarmas del Gobierno.  Por poner un ejemplo, hay empresas que pagaban 90 mil pesos de luz y recibieron facturas por 400 mil. El consumo de nafta también se ha desmoronado. Los intendentes han advertido el efecto cascada y comenzaron a poner el grito en el cielo porque la gente está dejando de pagar los impuestos y les golpean las puertas de sus comunas pidiendo alimentos. Desde la propia coalición oficialista Cambiemos, la socia estratégica y siempre explosiva Elisa Carrio, pidió aflojar un poco la cuerda, al señalar en una andanada de tuits lo que calificó de "brutal ajuste" por los aumentos programados por el Gobierno en servicios públicos como el agua, la electricidad, el gas y el transporte. La respuesta fue, tal vez, más dura de lo que esperaba, ya que el propio presidente la citó en la quinta de Olivos y con Ernesto Sanz, la tercera pata de Cambiemos, como testigo- discutieron  en tono enérgico durante más de una hora Hubo tirón de otejas, pero se llegó a un "final feliz", admitieron los protragonistas. Dieron a entender que sellaron la paz, aunque los  tres al salir se esforzaron por dejar en claro que la alianza oficialista, al menos por ahora, sigue en pie. No obstante, es notorio que quedó una grieta a la que habrá que ponerle atención a futuro.

El enojo no es solo de Carrió. Otros dos radicales como Silvia Elías de Pérez, senadora porTucumán y su par, el formoseño  Luis Naidenoff, se mostraron preocupados por la situación social: "Desde lo macroenómico estamos bien, pero a los técnicos de Cambiemos les falta el acompañamiento desde la política y lo social", consideró el senador radical. La legisladora tucumana no dudó en mostrar su inquietud : "Estoy con un nivel de angustia descomunal, estos ajustes están haciendo llorar a la gente", sentenció. De inmediato, reconoció que hay que pasar esta encrucijada, derivada de "un kirchnerismo que nos dejó con las manos atadas".

Boletín de noticias