Delaware, el paraíso fiscal de los Estados Unidos

Internacionales 04 de abril de 2016 Por
Delaware es el ‘number one’ de los paraísos fiscales existen más empresas que habitantes. El New York Times estimaba que 285.000 compañías tienen su sede allí para aprovechar las enormes ventajas fiscales.
image (1)

(OroyFinanzas.com) – Se ha abierto la veda en todo el mundo para la caza de los evasores de impuestos. En la UE se continuará con el programa de intercambio de información de datos fiscales con objeto de perseguir la evasión fiscal, pero en Delaware en EEUU, no es así.

Desde EEUU también se está exigiendo mediante nuevas y draconianas leyes la entrega de datos de empresas y particulares estadounidenses que, por ejemplo, tengan una cuenta bancaria en Suiza.

Pero en este sistema que por momentos se asemeja a un tipo de feudalismo financiero mundial, existen los privilegiados. Las compañías que cotizan en Wall Street hace mucho tiempo que encontraron su oasis ‘legal’ particular en Delaware, el segundo estado más pequeño de EEUU. En Delaware, desde el siglo XVIII es tradición atraer a través de incentivos fiscales, a empresas de otros estados y más adelante también de todo el mundo. Se estima que las empresas establecidas en Delaware el año pasado se han ahorrado, debido a las ventajas fiscales, cerca de 10.000 millones de dólares y todo ello utilizando medios legales.

En el ‘number one’ de los paraísos fiscales existen más empresas que habitantes. El New York Times estimaba que 285.000 compañías tienen su sede en Delaware para aprovechar las enormes ventajas fiscales.

Entre las compañías que se encuentran registradas en este paraíso fiscal en pleno Estados Unidos, están American Airlines, Bank of America, Apple, Google, JPMorgan Chase, y en especial muchas del sector financiero. Estas empresas realizan negocios en todo el mundo y en Delaware, por lo general, únicamente cuentan con un buzón.

En este pequeño estado, las empresas prácticamente no pagan impuestos y resulta muy fácil crearlas. Pero estas condiciones también favorecen la fundación de sociedades ficticias para el tráfico de drogas y lavado de dinero, según señalan las autoridades locales.

El analista Simon Black, en un informe para Business Insider, aseguraba que “en los bancos de Wall Street existe más dinero oculto procedente de empresas fantasmas ilegales en Delaware, que en cualquier otro sitio del planeta”.

Parece que aquellos que manejan miles de millones en Wall Street se encuentran por encima de toda sospecha, porque si bien la caza de los evasores fiscales en Europa lo que pretende es llenar las vacías arcas del Estado, en EEUU se toman medidas para garantizar que los depositantes en sus paraísos fiscales se mantengan indemnes. Una evidente desventaja competitiva para las empresas europeas. En el casino financiero internacional, Delaware hace la diferencia, no Bruselas.

Boletín de noticias