Quién es Daniel Muñoz, el secretario de Kirchner que llegó con un Gol y administra una empresa en Islas Vírgenes

Nacionales 04 de abril de 2016 Por
El hombre de máxima confianza del ex presidente aparece en la filtración #PanamaPapers
image (1)

muñoz

Fue cobrador del estudio jurídico de los Kirchner a principio de los 80, asesor en el gobierno santacruceño en los 90, secretario privadísimo de Néstor Kirchner durante su presidencia y los dos primeros años del gobierno de Cristina. Hoy es dueño de complejos hoteleros en San Martín de los Andes y El Calafate, titular de empresas dedicadas a los negocios inmobiliario, logístico y petrolero y, de acuerdo al trabajo difundido por el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ), accionista principal de una firma con sede en las Islas Vírgenes Británicas que tenía el objeto supuesto de realizar inversiones inmobiliarias en los Estados Unidos.

El derrotero de Héctor Daniel Muñoz es similar al de otros personajes del entorno más cercano de Néstor y Cristina Kirchner que en poco más de una década pasaron de empleados rasos con una vida modesta a millonarios de vida fastuosa difícil de explicar: Muñoz pertenece al mismo clan de Rudy Ulloa, Lázaro Báez y Ricardo Jaime, entre otros.

Muñoz fue la sombra que acompañó día y noche a Kirchner durante su mandato. El ex Presidente mantenía una relación de confianza con Muñoz, que incluía las bromas pesadas y juegos de manos que más de una vez terminaron accidentados.

"En una oportunidad, durante su segundo mandato como gobernador de Santa Cruz, Kirchner debió ser atendido en el hospital de El Calafate a raíz de un corte en el cuero cabelludo. Se había golpeado la cabeza con una campaña de cocina en medio de una "lucha" –así la llamaban- con su secretario personal, Daniel Muñoz. El entonces gobernador se negó a salir del hospital con un moñito de sutura a la vista: Muñoz, que lo acompañó durante la asistencia, debió improvisarle una gorra con una media", cuenta Walter Curia, en su libro "El último peronista. La cara oculta de Kirchner".

En 2009, Muñoz fue denunciado por enriquecimiento ilícito junto a otros secretarios de la entonces Presidenta Cristina Kirchner como Isidro Bounine, Fabián Gutiérrez y Daniel Álvarez. Sus declaraciones juradas públicas mostraban crecimientos asombrosos durante los gobiernos de los Kirchner. Uno a uno, los secretarios fueron renunciando a sus cargos. Uno a uno, también, fueron sobreseídos por el juez Claudio Bonadio.

Desde entonces, todos se dedicaron a administrar su fortuna con mayor tranquilidad. Menos Muñoz, al que volvieron a acosarlo las denuncias. En 2011, la hoy diputada santacruceña del Parlasur por Cambiemos, Mariana Zuvic, denunció ante la Unidad de Información Financiera(UIF) un esquema de lavado de dinero en el que participarían Muñoz, su esposa Carolina Pochetti y el entonces gobernador de Santa Cruz, Daniel Peralta (tío de Pochetti).

La denuncia tomó más fuerza en 2013, cuando Miriam Quiroga –la ex secretaria de Kirchner que hace pocas semanas aseguró haber sido su amante- contó al programa Periodismo para Todos, y luego ratificó en la Justicia, que había visto a Muñoz cargando bolsos llenos de dinero en la Casa Rosada. En una de esas oportunidades, Muñoz le dijo: "Mirá cuánto pesa... son verdes" y le dio a entender que iba a trasladarlos al Sur.

En la causa que impulsó el fiscal Ramiro González se sumó luego información que indica que Muñoz creó, a través de testaferros, una firma de aviones privados –Cabiline S.A. , que funcionó bajo el nombre de fantasía "Aires Argentinos"- para trasladar los bolsos con dinero a Santa Cruz.

Hace tiempo que "Danielito" o "El gordo", como lo conoce el entorno de los Kirchner, dejó de frecuentar Río Gallegos y pasó a moverse entre su enorme casona de más de mil metros cuadrados en el barrio porteño de Saavedra y su chalet de San Martín de los Andes, donde administra un complejo de cabañas además de empresas de logística y transporte junto a su esposa..Lejos quedó el Volkswagen Gol 1999 que Muñoz declaró en 2003 como única posesión, cuando comenzó a trabajar como secretario del flamante presidente Kirchner.

"Muñoz y su esposa estaban vinculados a Gold Black, una sociedad constituida en las Islas Vírgenes Británicas en 2010 para invertir en el sector inmobiliario de EE.UU. Se declara que el origen de los fondos de la sociedad son "ahorros personales". De 2010 a comienzos de 2015, la titularidad de la sociedad se basaba en acciones al portador, un instrumento financiero que puede utilizarse para ocultar la identidad del propietario. Uno de los administradores, Sergio Tadisco, ha explicado a Canal Trece que era un testaferro que dijo estar de acuerdo con el uso de su nombre en 2011, debido a la amistad con Muñoz y su mujer. En enero de 2015, Muñoz y su esposa se convirtieron en accionistas designados, con el 50 por ciento cada uno. En ese momento, Mossack Fonseca se había convertido en el agente registrado de Gold Black. Sin embargo, sólo tres semanas más tarde, su departamento legal propuso renunciar porque se estableció la relación de Muñoz con los gobiernos de los Kirchner. La renuncia se hizo efectiva en junio de 2015".

El ICIJ agrega que "a principio de 2016 Muñoz había enfermado gravemente y no se lo pudo contactar para hacer comentario".

Boletín de noticias