publicidades.imagen.87bd210ad54340e3.aW1hZ2VuLmdpZg==

Giro en la política de Lula: ofrecerá cargos a los partidos de centroderecha para garantizar la gobernabilidad

"Es normal que, si esos partidos quieren apoyarnos, también quieran participar del Gobierno. Y hay que buscar un lugar para acomodarlos", aseguró el mandatario brasileño.

Política 25/07/2023 Red Online Red Online




553377

La situación política en Brasil podría dar un inesperado giro luego de que el presidente Luiz Inácio Lula da Silva reconociera que está dispuesto a negociar el apoyo a su Gobierno de parte de los tradicionales partidos de centroderecha.

Según lo dicho por el mandatario brasileño, el ofrecimiento se daría a cambio de importantes cargos en el gabinete de ministros de su propia Administración, con la finalidad de garantizar la gobernabilidad en Brasil.
Dijo el presidente de Brasil en sus redes sociales: "Es normal que, si esos partidos quieren apoyarnos, también quieran participar del Gobierno. Y hay que buscar un lugar para acomodarlos y, de esa forma, darle tranquilidad al Gobierno en las votaciones que nos interesan en el Congreso".

El estado de situación

El Gobierno de Lula tiene el respaldo de importantes partidos de centro y centroderecha, como el Movimiento Democrático Brasileño (MDB), que le permiten tener una débil mayoría tanto en el Senado como en la Cámara de Diputados. El Congreso aprobó hasta ahora los principales proyectos propuestos por el jefe de Estado, como la reforma tributaria, pero en las votaciones necesitó del apoyo del legisladores de los partidos de centroderecha que aún no integran el Ejecutivo.

Lula planea sumar a los partidos que componen el llamado "centrao", como es conocido el conjunto de formaciones de centro y de centroderecha que dominan el Congreso y que tienden a alinearse de acuerdo con las ventajas que le ofrezca el Gobierno de turno.

El presidente de Brasil ha reconocido que negocia puntualmente con el Partido Progresistas (PP) y con Republicanos, dos de los que apoyaron la fracasada campaña a la reelección del ultraderechista Jair Bolsonaro y el último liderado por pastores de influyentes iglesias evangélicas.
Dijo igualmente que está negociando con los dirigentes del Partido Social Democrático (PSD) y del Unión Brasil, que no apoyaron ni a Lula ni a Bolsonaro en las elecciones de 2022, pero que cuentan con dirigentes que se han caracterizado por ser duros opositores al Gobierno del progresista, como el senador y exjuez Sergio Moro.

 Lula da Silva. Foto: EFE.

"No quiero conversar con el 'centrao' como organización. Quiero conversar con el PP, quiero conversar con el Republicanos, con el PSD y con el Unión Brasil", dijo el mandatario.

Pero aclaró que será el jefe de Estado el que decida los ministerios que ofrecerá a los partidos que decidan apoyar a su Gobierno y que no aceptará las presiones de esas formaciones, que han manifestado apetito por pastas importantes y que manejan abultados presupuestos como la de Salud o la de Desarrollo Social. "No es el partido que quiere venir al Gobierno el que escoge el ministerio. Quien escoge el ministerio es el presidente de la República; quien indica ministros y quien ofrece carteras es el presidente de la República. Y me parece plenamente posible. Vamos a discutir eso en los próximos días. No estoy preocupado. Aún no concluí ninguna conversación con nadie", afirmó.

Diario26-

Powered by DaysPedia.com
Hora Actual en Buenos Aires
075124pm
lun, 12 de octubre






Te puede interesar
Lo más visto
657a09607e7e8.12.2023%20foto%20pepe%20mateos_1200

Villarruel retiró un busto de Néstor Kirchner de un salón del Congreso

Red Online
23/02/2024

"Lo sacamos porque no fue senador, no fue vicepresidente y yo no soy su viuda. Y le recuerdo que ustedes no quisieron poner el busto de la exvicepresidenta (y luego presidenta de la Nación, María Estela) Martínez de Perón", replicó la vicepresidenta al senador peronista José Mayans, al explicar su decisión.

BB1iMnvW

Una fiesta que terminó mal: Detuvieron al represor Gustavo de Marchi

Red Online
24/02/2024

Haber participado de la fiesta de su compinche Jorge Antonio Olivera le costó caro al represor Gustavo Ramón de Marchi. Estaba en libertad porque el Tribunal Oral Federal (TOF) de San Juan entendió que no estaba en condiciones de afrontar el proceso penal, pero los tiempos de bonanza llegaron a su fin. Después de que trascendieran fotos en las que se lo veía charlando animado en la festichola del 3 de febrero pasado, la fiscalía pidió la detención de De Marchi. En las últimas horas, el juez Raúl Fourcade dispuso su arresto domiciliario provisorio.