El Movimiento Evita santafesino se despega del partido propio pero avisa que quiere jugar fuerte

Política 18 de junio de 2022 Por Red Online
La conformación de un partido político propio no es un tema que hoy desvele a los referentes santafesinos del Movimiento Evita.




movimientoevita2-1536x920

La conformación de un partido político propio no es un tema que hoy desvele a los referentes santafesinos del Movimiento Evita. El objetivo que tienen, en todo caso, es que el Frente de Todos tome nota de que aspiran a jugar en las ligas mayores. “No queremos que otros nos representen dentro del sistema político”, dijo uno de los consultados por Suma Política. 

“Lo que estamos caminando es pasar al frente en esto de tener juego político propio, algo que en Santa Fe ya venimos haciendo”, describen desde la dirigencia, en sintonía con la movida nacional pero con un formato provincial. “No hay muchas líneas internas que puedan mostrar la misma vitalidad que nosotros; cuando decimos que queremos jugar fuerte es porque lo queremos poner en valor y es lo que nos demanda el desarrollo que tenemos”. En off, para evitar susceptibilidades en momentos en los que entienden es prioritario reforzar la unidad del Frente de Todos, el Evita planta bandera. 

En la última elección, de acuerdo al repaso que hacen, el Movimiento Evita presentó listas –ya sea encabezando o acompañando a otros sectores- en alrededor de cien localidades. “Para nosotros es un capital político enorme”, dicen. En ese contexto se debe ubicar la declaración del dirigente Gerardo Rico cuando propuso la candidatura del diputado nacional Eduardo Toniolli a la Gobernación. Igual aclaran y tiran por elevación: “No creemos que sea momento ni de poner pasacalles ni de pintar paredes, es momento de resolver los quilombos de los argentinos. De gobernar, de legislar, lo que le toque hacer a cada uno desde su lugar”.

Precisamente Toniolli, Rico –que es integrante de la mesa nacional-, la diputada Lucila De Ponti y el Chino Rosúa –delegado del INAES (Instituto Nacional de Asociativismo y Economía Social)- son los referentes provinciales. 

Un repaso por la relación entre el Movimiento Evita y el PJ santafesino refleja la lectura que hacen respecto a la creación de su propio partido: Toniolli fue ocho años secretario de la departamental Rosario y actualmente es secretario general del partido en la provincia. En esa misma línea, descartan que un armado nacional del Evita complique sus planes porque “en cada distrito jugás de acuerdo a las posibilidades”. “Para los peronistas, el partido no es lo mismo que para los radicales, que lo ven como algo sacrosanto”, dicen para situar el marco político de la discusión. 

También desde lo electoral entienden que ya vienen teniendo juego propio, otro de los objetivos que propugna la iniciativa nacional. “Fuimos a las internas y jugamos fuerte”, repiten, antes de recordar que en las Paso del año pasado el Evita hizo una alianza con La Corriente, el sector que lidera Agustín Rossi, y enfrentó al perottismo. 

No fue la primera vez. “En 2019 fuimos con una lista de diputados provinciales porque no nos sentíamos contenidos ni por (María Eugenia) Bielsa ni por Perotti; fuimos por adentro, buscando nuestro propio lugar. Encabezó Lucila De Ponti, que quedó sexta en la lista definitiva del PJ y hoy es diputada provincial. Ese mismo año Toniolli ganó la interna para concejal en Rosario compitiendo con lista propia. De alguna manera ya venimos recorriendo esa idea, con autonomía para decidir y ser una parte más dentro del armado del Frente de Todos en la provincia”, insisten. Para lo que viene, entienden que “no solo necesitamos evitar que se fragmente el Frente de Todos, sino ampliarlo”. 

En el Evita sostienen que las Paso son una buena herramienta para acercar a más sectores al FdT. Y miran especialmente hacia “líneas de la  izquierda que nacionalmente están con el Frente y en la provincia no, y también a agrupaciones del Frente Progresista, que van a salir eyectados si avanza la idea de integrarse en el Frente de Frentes”. 

Si bien no hablan de nombres propios y remarcan que es demasiado pronto para los alineamientos, ese análisis conduce, por ejemplo, a Ciudad Futura, que a nivel nacional tiene sintonía con Juan Grabois, referente del Movimiento de Trabajadores Excluidos, y del Frente Patria Grande. En las elecciones nacionales, Grabois apoyó al Frente de Todos. Y siguiendo con las especulaciones, podría pensarse en sectores del PS –como Bases- o el Partido SI –que lidera Alicia Gutiérrez- que son parte del Frente Progresista pero ya anunciaron que no se sumarán al Frente de Frentes. 

En la intención de ampliar el Frente de Todos coinciden con la mirada de otros dirigentes del PJ –Leandro Busatto, precandidato a gobernador, se pronunció en igual sentido-, que procuran sumar volumen político a la coalición. “Así como el Frente de Frentes une a las distintas expresiones del antiperonismo, es necesario buscar una opción que no sea exclusivamente peronista, donde haya una perspectiva más justa, sin desequilibrios entre el norte y el sur, entre los grandes conglomerados urbanos y la pampa gringa más próspera”. Y como un mantra que unifica a todos los espacios políticos, en el Evita también creen que se debe generar “una alternativa programática en la que podamos confluir con varios sectores. Se puede dar o no, lo que no podemos hacer es no intentarlo en función del desafío que supone el Frente de Frentes”. 

Pese a que de algún modo le bajan el precio a la creación del partido propio en la provincia, hay quienes creen que podría servir para darle más entidad a la alianza que el Evita mantiene con Barrios de Pie, la más fuerte de las organizaciones sociales y que no es del PJ. 

En la interna nacional del Frente de Todos, el Movimiento Evita es uno de los más firmes respaldos del presidente Alberto Fernández -también juega fuerte esa carta el rossismo-, aunque los santafesinos prefieren no etiquetarse como albertistas. “Ni albertistas ni cristinistas, somos peronistas”, dicen para definirse políticamente, aunque reconocen que militan “un apoyo importante a la gestión nacional y a la figura de Alberto, porque creemos que corresponde y que es una locura sacarle el banquito”. Y valoran especialmente que “las divergencias se pueden expresar”. En ese punto encuentran las mayores diferencias con la gestión de Perotti en la provincia. “Nosotros hablamos con todos, pero contrariamente de lo que pasa a nivel nacional, donde pese a todos los problemas existe cierta idea de que se trata de un gobierno de coalición, que hay que ir escuchando a todos, en la provincia falta volumen político y ámbitos donde expresar las divergencias, más allá de la valoración de la gestión”. Advierten que en Santa Fe es necesario discutir para ordenarse de cara a 2023 y reivindican al presidente del PJ Ricardo Olivera por su permanente búsqueda de consensos internos. 

“Creemos que el futuro del FdT y del PJ depende de que el gobierno y Alberto Fernández lleguen al año que viene mostrando logros de gestión, con una Argentina que crece y que produce, sin desconocer los enormes grados de desigualdad que hay en el país y en el mundo, agravados por los efectos de la pandemia”, remarcan para volver sobre su respaldo al presidente. Y lanzan una especie de invitación tácita al resto del Frente de Todos: “Hay que valorar lo hecho, mejorar lo que falta, atacar y bajar la inflación, y llegar al año que viene en las mejores condiciones para que el PJ pueda ser una opción real de triunfo. En el macrismo, que llegó al poder mintiendo, ahora no mienten: dicen que van a profundizar el desastre que hicieron en cuatro años. ¿Qué nos espera?”.

nacionales