El Presidente pidió recordar el bombardeo a Plaza de Mayo como un "día de duelo nacional"

Política 16 de junio de 2022 Por Red Online
Al cumplirse 67 años del bombardeo de las Fuerzas Armadas ocurrido en 1955, Alberto Fernández evaluó que ese día "empezó la violencia política expresada desde el Estado".




El presidente Alberto Fernández definió como una "enorme inmoralidad y una enorme indecencia" el bombardeo de las Fuerzas Armadas a Plaza de Mayo de 1955, evaluó que ese día "empezó la violencia política expresada desde el Estado" y se mostró a favor de declarar al 16 de junio como "día de duelo nacional".

Referentes de gremios, funcionarios nacionales, legisladores porteños y Madres de Plaza de Mayo Línea Fundadora participaron del acto en homenaje a las víctimas del bombardeo ocurrido hace 67 años y descubrieron tres baldosas en conmemoración de las más de 300 personas asesinadas en el intento de derrocamiento del presidente Juan Domingo Perón.

A partir de las 12 de este jueves, la intersección de las calles Hipólito Yrigoyen y Balcarce, frente al Ministerio de Economía, comenzó a llenarse de manifestantes que fueron convocados por el Espacio Multisectorial por la Memoria Histórica conformado por la CGT, la CTA de los Trabajadores, ATE, el Sindicato de Dragados y Balizamiento y organismos de derechos humanos, entre ellos, Madres de Plaza de Mayo Línea Fundadora, quienes organizaron el evento.

Varias gigantografías con la consigna "67 años, no nos han vencido" se replicaron en el lugar, mientras panfletos que repartieron organizaciones peronistas denunciaban: "El único lugar para un genocida es la cárcel".

A las 12.37 desde los altoparlantes del escenario ubicado sobre Yrigoyen un sonido de sirenas, aviones, metralletas y bombardeos, que fueron recuperados especialmente para el acto del film "Gatica" (1993) del cineasta Leonardo Favio, dejaron en silencio a la multitud.

Tres minutos después, a las 12.40, hora exacta en la que 67 años atrás aviones de la Marina y de la Fuerza Aérea bombardearon Plaza de Mayo, miembros del sindicato de Dragados y Balizamiento encendieron una especie de bombas de estruendo para emular los impactos de aquel día.

Luego el cantante Nicolás Favio, hijo del célebre Leonardo Favio, se presentó junto al artista Jorge Candia para dar paso al descubrimiento de las baldosas conmemorativas en la vereda del Ministerio de Economía, bombardeado aquel día y que aún conserva las marcas en su fachada.

Fernández sobre los bombardeos de 1955: "Es algo que debemos recordar para que nunca más ocurra".

Hasta allí se acercaron, el secretario de Derechos Humanos de la Nación, Horacio Pietragalla Corti, el legislador porteño por el Frente de Todos (FdT) Alejandro Amor, la madre de Plaza de Mayo Línea Fundadora, Taty Almeida, el titular del Sindicato de Dragado y Balizamiento, Juan Carlos Schmid, el secretario general de ATE Capital, Daniel Catalano y la Presidenta de la Comisión de Familiares y representante de la Comisión de la Memoria del Bombardeo de 1955, María Daniela Marino, nieta de Juan Carlos Marino, asesinado en ese mismo lugar.

"A pesar de las bombas, de los fusilamientos, los compañeros muertos, los desaparecidos, no nos han vencido", cantaron para acompañar el momento desde la columna de manifestantes, donde se destacó la presencia de la Corriente Clasista y Combativa y de la organización Barrios de Pie.

Además, estuvieron presentes en la conmemoración el diputado nacional del FdT, Eduardo Valdés, la legisladora porteña por el Frente de Todos (FdT), Victoria Montenegro, el cotitular de la CGT, Pablo Moyano y el líder de la Fundación Interactiva para Promover la Cultura del Agua (Fipca) Julio César Urien.

"El negacionismo es algo imperdonable en los tiempos que vivimos, tenemos que mantener viva la memoria, cualquiera que tenga un mínimo de ética solo puede condenar el bombardeo (a Plaza de Mayo) y no solidarizarse con los asesinos", expresó el Presidente, en declaraciones a Télam en Casa Rosada.

El jefe de Estado evaluó que a partir de ese momento "empezó la violencia política expresada desde el Estado" por haber sido las Fuerzas Armadas las que realizaron el ataque contra civiles.

"El 16 de junio es una fecha importante, es la fecha en que unos inmorales bombardearon la Plaza de Mayo con el propósito de terminar con un Gobierno", expresó Fernández, que se manifestó a favor de que ese día sea declarado como de "duelo nacional".

El primer mandatario señaló que "la democracia fue lastimada" en aquella jornada con "la muerte de muchos argentinos" y afirmó que es necesario "no olvidar ese tiempo oscuro", para así, "recordar todos los días la importancia de la democracia".

 "El negacionismo es algo imperdonable en los tiempos que vivimos, tenemos que mantener viva la memoria, cualquiera que tenga un mínimo de ética solo puede condenar el bombardeo" Alberto Fernández


"Recordar que nuestras fuerzas armadas han sido creadas para protegernos, no para matarnos ni para hacernos desaparecer como en otros tiempos", completó Fernández.

El sindicalista Schmid reconoció: "Uno no puede dejar de estar conmovido con el ruido de la aviación arrojando bombas".

También resaltó que el ataque a Plaza de Mayo consistió en "uno de los mayores actos de barbarie que registra la historia nacional" y remarcó que "no hay antecedentes en el mundo en el que la propia fuerza armada bombardeara a ciudadanos indefensos de su país".

Colocaron tres baldosas conmemorativas, en memoria de las más de 300 personas asesinadas y miles de heridos en 1955.

Catalano, de ATE, calificó a la agresión como "un acto terrorista" que luego "se terminó convirtiendo en terrorismo de Estado" porque los mismos "que ejecutaron al pueblo" después "fueron en búsqueda de nuestros 30 mil mejores cuadros", explicó.

Luego, Marino denunció al "negacionismo" y pidió que se pare de cuestionar "que son 30 mil los desaparecidos".

"Basta de cuestionar que nuestros muertos existieron, decían que no había muertos en la Plaza, que eran pocos, 309 son los que pudimos reconstruir con acreditación fehaciente porque era necesario demostrarles que existieron", exhortó.

Pietragalla Corti por su parte apuntó contra los "dirigentes de partidos opositores" por no hacer "mención" a la fecha, ya que las víctimas de la Plaza de Mayo "no tenían una ideología política particular y eran ciudadanos argentinos".

"Hoy que tanto se preocupan por algunos aviones, que se olviden de estos nos da vergüenza ajena", apuntó.

Por su parte, Amor agradeció a las Madres de Plaza de Mayo por ser quienes le "han marcado el camino en la vida", y las que les enseñaron a que "no hay que odiar".

"Hoy somos gobierno, hay que pelear por la unidad y dejar de lado las miserias. Primero la patria, después la patria y por último la patria", parafraseó a Perón.

Taty Almeida se desplazó hacia el micrófono y recibió los aplausos del público tras confiar que "a pesar de los bastones y las sillas de rueda, las locas seguimos de pie".

La referente de Madres de Plaza de Mayo dijo "hay que demostrar con los hechos y no con las palabras que un pueblo unido" y dejó que el público completara con "jamás será vencido".

nacionales