Gestapo antisindical: el Congreso cita al expresidente del Banco Provincia para que brinde explicaciones

Judiciales 31 de mayo de 2022 Por Red Online
La Comisión Bicameral de Fiscalización de los Organismos de Inteligencia convocó para este miércoles a las 15 al expresidente del BCRA, Juan Curutchet. La sede porteña del banco fue el lugar de encuentro de espías, funcionarios bonaerenses y empresarios en el que se coordinó el armado de causas contra el sindicalista Juan Pablo “Pata” Medina. El encuentro fue grabado por la AFI.




gestapoantisindical

La Comisión Bicameral de Fiscalización de los Organismos de Inteligencia convocó para este miércoles a las 15 al expresidente del Banco Provincia, Juan Curutchet. En la sede porteña de la entidad bancaria se dio la "reunión Gestapo antisindical", a la que concurrieron espías de la AFI, funcionarios bonaerenses y empresarios para coordinar el armado de causas contra el sindicalista Juan Pablo “Pata” Medina.

La citación se da en el marco de la investigación parlamentaria sobre el caso “Gestapo antisindical” por la que ya concurrieron al Congreso exagentes de inteligencia. ¿Por qué la comisión convoca a Curutchet? Porque era el presidente del banco que prestó su edificio para que se realizara la reunión del escándalo, ocurrida el 15 de junio de 2017. Curutchet fue designado por María Eugenia Vidal y comenzó su gestión el 1º de enero de 2016. Dejó el cargo con la partida del macrismo del gobierno provincial. Una de las preguntas centrales que los legisladores le quieren hacer es si tenía conocimiento de la existencia de la reunión. Los mails internos del banco lo comprometen.

Ese encuentro en el BAPRO fue grabado por la Agencia Federal de Inteligencia (AFI). El video de ese encuentro fue hallado en el organismo por la actual intervención y presentado en la justicia federal platense. El juez Ernesto Kreplak investigó el hecho y dictó el procesamiento de los tres jerarcas de la AFI que fueron parte de la maniobra así como de la mayoría de los funcionarios bonaerenses involucrados. No así de los empresarios que participaron del cónclave. El magistrado continúa con la pesquisa porque considera que hay más imputaciones para activar.

Curutchet nunca fue citado a declarar en la causa judicial. No obstante, su rol siempre fue puesto en duda por el lado de las víctimas. Es que tal como quedó corroborado, el banco habilitó el ingreso de agentes “técnicos” de la AFI el 14 de junio de 2017 –que ingresaron sin dejar sus nombres- para colocar las cámaras con las que se grabaría la reunión del día siguiente. También les permitió entrar el 16 de junio a retirarlas. En la reunión del 15 de junio tampoco hubo registro de ingreso de los participantes del cónclave.

Además, la reserva del Salón de Usos Múltiples (SUM) de la sede porteña del BAPRO por parte de los involucrados también ubica a Curutchet en un rol comprometedor. El SUM estaba reservado para otras reuniones aquel 15 de junio de 2017 que debieron levantarse de urgencia. Fue por un pedido de la Gobernación, tal como surge de la causa Gestapo antisindical.

“Me acaba de llamar Guillermo Squillari para reservar hoy y mañana el sum de 9 a 13 horas por indicación de Emilia Jaime. Viene gente de la Gobernación”, se lee en uno de los correos internos del BAPRO que se acumularon al expediente. Emilia Jaime fue sindicada como secretaria privada de Curutchet. Ese mail está fechado el 14 de junio de 2017. Es decir, que el banco por decisión de su dirección, estaba reservando para la gobernación la sala de la reunión de la Gestapo un día antes del evento. Con esa decisión se liberó la zona para la instalación de las cámaras.

Todo indica que Jaime recibió el pedido de parte de Soledad Borsani, la coordinadora general de la Unidad Gobernador. Borsani llegó a ese puesto por ser una persona de confianza de la entonces gobernadora María Eugenia Vidal: era su amiga de la infancia.

Curutchet podría no concurrir al Congreso y desconocer el llamado de la comisión bicameral de fiscalización de los organismos de inteligencia porque no es espía o exespía. De hecho, la CBI en el marco de este mismo expediente citó a los empresarios que fueron parte del cónclave en el BAPRO así como al exministro de Trabajo bonaerense, Marcelo Villegas, y al exsubsecretario de Justicia provincial, Adrián Grassi, y ninguno concurrió al Parlamento. Por el contrario, el procurador bonaerense Julio Conte Grand fue llamado por la comisión y se hizo presente para responder las preguntas de los legisladores.

Con esta citación de  Curutchet, la comisión abre la puerta para seguir llamando a dirigentes políticos de Cambiemos mencionados en el caso. Desde la comisión señalan que no descartan llamar a exfuncionarios nacionales. Sin ir más lejos, el punto de partida del caso Gestapo M se ubica el 4 de mayo de 2017, en la Casa Rosada. Aquel día, el entonces presidente Mauricio Macri se reunión en Casa de Gobierno con el jefe de la AFI Gustavo Arribas y los entonces ministros de Seguridad, Patricia Bullrich; de Trabajo, Jorge Triaca; y de Transporte, Guillermo Ditrich. También participó Villegas, el ex ministro de Trabajo de María Eugenia Vidal. Entre otras cuestiones abordaron “el tema” de Juan Pablo Medina. Villegas lo confirmó en su declaración indagatoria en el caso Gestapo antisindical.

Estas citaciones podrían darse a la par que Cambiemos impulsa tres denuncias penales en Comodoro Py contra Leopoldo Moreau, presidente de la CBI. Tal como publicó este medio, el fiscal procesado Carlos Stornelli avanzó con la operación macrista en pos de imputar en uno de esos expedientes al legislador nacional. Aún no logró su cometido porque aún no está zanjado quiénes serán los investigadores a cargo de esas pesquisas. Las tres causas se podrían acumular en el juzgado federal N° 12 que hoy subroga el fiscal Ariel Lijo, en el que está de turno otra fiscalía, la que comanda Ramiro González.

El Destape-

nacionales