La Ciudad demolerá el muro que puso Clarín para cerrar una calle en Barracas

Política 30 de abril de 2022 Por Red Online
El litigio judicial por el muro ilegal llegó hasta la Corte Suprema, que en 2017 desestimó un recurso presentado por el Gobierno de la Ciudad.




muro-stories

La Dirección General Guardia de Auxilio y Emergencias del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires informó que el sábado comenzarán las obras para demoler el muro que el Grupo Clarín levantó de forma ilegal en la intersección de las calles Ascasubi y Luna. En 2015, un fallo de una jueza ordenó demoler la pared, sin embargo una serie de apelaciones llevó el caso hasta la Corte Suprema que desestimó un recurso de queja interpuesto por el gobierno porteño y dejó firme la decisión de primera instancia. 

"Pongo en conocimiento de Vuestra Señoría que la DIRECCION GENERAL DE GUARDIA DE AUXILIO Y EMERGENCIA ha informado mediante comunicación oficial identificada como NO-2022-14980908-GCABA-DGGAYE las tareas operativas solicitadas de demolición de muro en la intersección de las calles Ascasubi y Luna por parte de esta área operativa será el SABADO 30/04/2022 a partir de las 9:00hs de la mañana", indica el comunicado de la Dirección de Auxilio y Guardia enviado al Juzgado 12. 

El Destape se comunicó con el gobierno de la Ciudad de Buenos Aires que confirmó que comenzará la demolición el sábado, acatando de esta forma el fallo de la Corte Suprema.  

"Pedimos una ejecución de sentencia y ahora, sin otra salida, el gobierno de Larreta dijo que van a tirar el muro. Así termina la historia del muro de una calle, pero sobre todo la historia de la complicidad del gobierno de la Ciudad frente a una situación que ni siquiera era discutible: es un muro ilegal que tapa una calle y no solo no lo tiraron abajo, sino que hicieron lo imposible para que no lo derriben", afirmó a El Destape el ex jefe de gobierno porteño y ex legislador, Aníbal Ibarra. 

Cronología del muro ilegal y el derrotero judicial 
Todo comenzó a inicios de la década del noventa cuando la planta impresora de Clarín, Artes Gráficas Rioplatense (AGR-Clarín) se instaló en la Comuna 4. En un principio había un alambrado, que los vecinos podían pasar, pero después llegó la construcción que cerró definitivamente la calle Hilario Ascasubi al 3200, entre Luna y Agustín Magaldi, de manera definitiva con la finalidad de ser utilizada como estacionamiento privado para los empleados jerárquicos de Clarín.

En octubre de 2012, la entonces diputada María Elena Naddeo presentó un pedido de informes para que el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires informe si existía una autorización oficial para el cierre de la calle. Desde la Dirección General de Tránsito, el gobierno porteño negó haber tenido “injerencia en las medidas administrativas que dispusieron dicho cierre y la colocación de la garita”, y la Dirección de Registro de Obras y Catastro señaló que “no registra presentación administrativa alguna sobre la cuestión de marras”.

En 2013 cuando el legislador Aníbal Ibarra y la diputada con mandato cumplido María Elena Naddeo presentaron un amparo junto a vecinos de la Villa 21-24 de Barracas, ante la existencia de la pared de cuatro metros.  El muro, según la denuncia, bloqueaba el paso a los vecinos por esa arteria y agrega ese espacio al que ocupa el estacionamiento privado y depósito de la empresa, estableciendo una continuidad visual y física con la propiedad del multimedios.

"El gobierno de Macri en un principio, en acuerdo con Clarín, no tiró abajo el muro, pese a que reconoció que era un muro ilegal. Después del fallo de la jueza de primera instancia, apelaron, presentaron un recurso extraordinario, de queja, un recurso de inconstitucionalidad", explicó Ibarra. 

 
En abril de 2015, el Juzgado Contencioso Administrativo Tributario N° 12, a cargo de la jueza Lidia Lago, falló a favor de la presentación decidiendo “hacer lugar a la acción de amparo interpuesto", ordenó demoler la pared y dio a la Policía de la Ciudad un plazo de 10 días para hacerlo efectivo. Sin embargo, el Gobierno de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires apeló la medida ante la Cámara Contencioso, Administrativo y Tributario de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, que finalmente el 8 de octubre de 2015 a través de la sentencia interlocutoria N° 2.626.124/15 confirmó el fallo de primera instancia, dando un plazo de 10 días para demoler el muro.

Frente a un nuevo fallo adverso, el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires presentó un recurso de inconstitucionalidad ante la Sala II de la Cámara Contencioso, Administrativo y Tributario que volvió a rechazarlo. Pero el gobierno porteño no se dio por vencido y alzó una queja ante el Tribunal Superior de Justicia de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.  

El 9 de marzo de 2017, el Tribunal Superior de Justicia de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires  a través de un fallo unánime,  rechazó "la queja interpuesta por el Gobierno de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires” dejando firme la sentencia de primera instancia que ordenaba la demolición. 

En 2017,  el gobierno de Horacio Rodríguez Larreta presentó recurso extraordinario ante el Tribunal Superior de Justicia de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires para acceder a la Corte Suprema de Justicia de la Nación que, finalmente, el 27 de diciembre de 2017, emitió sentencia “desestimando la queja” y dejando firme la orden de demolición. 

El Destape-

nacionales