MESA, el plan alimentario que lanzó Axel Kicillof para atender la crisis

Política 26 de abril de 2022 Por Red Online
La provincia de Buenos Aires lanzó MESA, un módulo para la seguridad alimentaria para más de 2 millones de niños bonaerenses. Los alcances del plan.




mesabonaerense

El gobernador de la provincia de Buenos Aires, Axel Kicillof, presentó el programa MESA, un Módulo Extraordinario para la Seguridad Alimentaria. El acto sirvió como una excusa para que en la mesa principal estuvieran representadas casi todas las corrientes políticas que conforman el Frente de Todos. 

En un acto que se llevó a cabo en Florencio Varela, el mandatario tuvo a su izquierda a Máximo Kirchner, a la derecha a Andrés “Cuervo” Larroque (ministro de Desarrollo de la Comunidad bonaerense), y también estuvieron, Juan Zabaleta (ministro de Desarrollo de la nación), Martín Insaurralde (Jefe de Gabinete), Cristina Álvarez Rodríguez (ministra de Gobierno), Fernanda Raverta (titular de la ANSES), Andrés Watson (intendente de Florencio Varela) y Alberto Sileoni (Director General de Cultura y Educación). A excepción de algún o alguna dirigente del massismo – aunque sí estuvieron en las primeras filas – Kicillof logró sumar al albertismo a un acto que tenía como objetivo mostrar la presencia y la asistencia del Estado para los sectores más empobrecidos de la sociedad. 

Kicillof recordó que durante la pandemia su gestión implementó los módulos alimentarios para sostener la asistencia del Servicio Alimentario Escolar (SAE) en un contexto en el que no había presencialidad. “Desde entonces, los chicos y las chicas concurren a las escuelas para buscar módulos que permitan continuar tanto con su educación como con su alimentación”, señaló y agregó: “Las escuelas no solo imparten educación, sino que son el centro de la comunidad en la provincia de Buenos Aires, donde se acompaña, se alimenta y se crea ciudadanía”.

Las claves del plan
El programa Módulo Extraordinario para la Seguridad Alimentaria (MESA) consiste en la entrega de un módulo alimentario mensual que alcanza a más de dos millones de familias de niños, niñas y adolescentes que asisten a los 11 mil comedores escolares que funcionan en los establecimientos educativos incluidos en el Servicio Alimentario Escolar (SAE). “En 2019 se destinaban 720 millones de pesos por mes al SAE, mientras que con este programa vamos a estar invirtiendo más de 11.189 millones de pesos mensuales, aumentando tanto el monto por ración como la cantidad de beneficiarios”, expresó. Al finalizar su discurso, lanzó un guiño a Nación en medio de la dura interna oficialista: “Lo que quiero hacer es agradecerle a Juanchi y, a través de él, al Presidente porque esto no se hubiera podido hacer sin la ayuda del gobierno nacional”.

“La gestión, la política se pueden pensar desde un ‘yo’ o desde un ‘nosotros’”, comenzó su alocución el camporista Larroque. Además pidió “no jugar a las escondidas” y discutir las medidas “mirándonos a la cara”. “No tengamos miedo, no hay cosa peor para un dirigente político que ser condenado al olvido de la historia”, disparó el “Cuervo” Larroque.

El ministro repasó números y argumentó: “Se entregaron 44 millones de módulos de asistencia alimentaria, es un país, es la Argentina”. “La verdadera política del ministerio de desarrollo social se hace en el ministerio de Economía, se hace con las políticas económicas a nivel nacional. Eso es lo que va a cambiar la ecuación”, disparó haciendo una referencia directa a Martín Guzman. El discurso fue seguido segundo a segundo por Máximo Kirchner, quien estaba a dos sillas de distancia y asentía con la cabeza.

“Formamos parte de una filosofía política que no cree ni considera que el conflicto es el motor de las trasformaciones, pero no lo niega, ni lo esconde, y que sabe que si por la vía del diálogo no se puede porque hay 4 vivos jugando a las escondidas, sabe bien que es al lado del pueblo, defendiendo los intereses del pueblo”, apuntó. 

Luego fue el turno de Zabaleta: “La noticia hoy tiene que ser que todos juntos vamos a seguir trabajando para invertir en los que más lo necesitan, que vamos a seguir trabajando para distribuir la riqueza en la Argentina. Ese es el camino y que los que más tienen – con mucho respeto – entiendan que hay 17  millones de pobres y que vinimos a hacernos cargo”. Y sumó: “No vamos a titubear nunca en materia de política, a mí me tocó en 3 oportunidades y lo voy a contar como infidencia, e hacer un zoom contra el FMI. Es lo peor lo que le puede pasar a los pueblos el FMI”.

“No busquen demasiadas vueltas, vinimos como gobierno nacional, como frente político a transformar y generar trabajo y a los que menos tienen le vaya mejor”, remarcó y agregó: “A mío que no me la cuente nadie, recorro cada barrio de la Argentina, cada club, y hay expectativa y esperanza. Todo eso, todos juntos”. Luego de ello, Zabaleta saltó del estrado, saludó a los intendentes presentes y se fue rápidamente del acto sin posibilidad de sacarse fotos con los dirigentes ni dando declaraciones a la prensa. 

Por su parte, Máximo Kirchner optó por el silencio una vez más. Por eso, Kicillof fue el último orador y destacó: “El compromiso del Estado de la Provincia de Buenos Aires por el bienestar de nuestro pueblo es inclaudicable: vamos a seguir trabajando día a día para mejorar la calidad de vida de los y las bonaerenses”.

El Destape-

nacionales