Con los precios desbocados, el gobierno relanza los controles

Economía 04 de abril de 2022 Por Red Online
Esta semana se renuevan Precios y Cortes Cuidados y se lanza el programa para comercios de cercanía. La inflación dio registros altos en marzo.




control1

El gobierno nacional relanzará los controles de precios esta semana, con miras de intentar apaciguar la suba de de los productos esenciales. Las remarcaciones “injustificadas” que hicieron las compañías en marzo, tal como las calificaron los funcionarios, puede consolidar al mes como el del mayor incremento del año. Si bien se retrotrajo la mayoría de estos aumentos especulativos, algunos artículos aún se encuentran en la mira del Ejecutivo.

El jueves 7 de abril se renuevan Precios Cuidados y Cortes Cuidados, lo que coincidirá con la creación de Precios Cuidados de Proximidad, para comercios de cercanía. El anuncio se hará con una pauta promedio del 3% mensual, con casi los mismos productos que hasta el momento. Las negociaciones ingresaron en una etapa final, donde confían desde la Secretaría de Comercio Interior que no se den nuevas rispideces.

Si bien desde el despacho de Roberto Feletti admiten que Argentina atraviesa un momento complejo ante la incertidumbre internacional, focalizan las dificultades en los aceites y harinas. Para estos, responden, se desplegaron políticas concretas: los fideicomisos privados de aceite y harina y el público de harina que saldrá próximamente.

“Precios Cuidados les sirve a las empresas y a los supermercados, con el que facturan mucho. Tenía 650 productos y se renovó con 1.300 a la salida del congelamiento”, resumieron para El Destape.

Más allá de esto, en las inspecciones se detectaron desfasajes entre los precios de los supermercados y los comercios de cercanía que los funcionarios calificaron como “muy fuerte”. Ante eso, el mismo jueves se lanzará Precios Cuidados de Proximidad, que estará acompañado de una importante campaña publicitaria y control ciudadano, a cargo de las provincias y municipios.

“Actualmente se intensificaron los controles de precios con agentes municipales, los mismos que se venían haciendo desde hace más de un año”, explicaron desde Morón, en preparación a la renovación del programa en supermercados y la nueva para almacenes. Desde el territorio del que es responsable Lucas Ghi plantearon a este medio que hasta el momento “no se detectaron mayores anomalías en el cumplimiento de precios. Lo que sucede en algunos casos es faltante en la variedad de marcas o el incumplimiento en lo que refiere a la correcta exhibición de los productos en góndola, según indica la norma”.

Si bien la lista de Precios Cuidados de Proximidad ya está definida, restan terminar de negociar los precios, que dependen del fino de la charla por los Precios Cuidados. Se tratará de un programa que los almacenes y mercados que deseen podrán incorporarse de forma voluntaria, sin estar obligados a contar con la totalidad de los 60 artículos en todos los comercios.

Al mismo tiempo, Feletti avanza con la implementación de un programa para frutas y verduras. Se anunciará en las próximas semanas, cuando terminen de resolverse cuestiones logísticas finas, que deben definirse con los actores del sector.

¿Sirven los programas del Gobierno?
Gracias al sistema de alerta temprana con la que trabaja, la Secretaría de Comercio Interior logró identificar remarcaciones injustificadas en los primeros días de marzo. Las propias declaraciones juradas que los supermercados le entregan diariamente a los funcionarios admitían incrementos desmedidos.

En un corte al 25 de marzo había 1.765 productos con aumentos acumulados mayores al 7% e interanuales mayores al 50%, pudo saber El Destape. Esas disparadas iniciales incluyeron subas individuales incluso superiores al 15%.

Al viernes pasado, 1 de abril, el Gobierno constató bajas en 1.111 artículos. La caída promedio fue del 4,5%. En el medio, Feletti dio una conferencia de prensa donde destacó con nombre y apellido quiénes fueron los responsables y repitió las palabras del ministro de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas, de que la ley de abastecimiento consiste en una herramienta potente con la que se puede forzar a las compañías a cesar con los abusos. La última vez que se utilizó fue en marzo de 2020, al comienzo de la pandemia, para evitar que se den faltantes de esenciales en la cuarentena.

Esta merma en los productos no incluyó a la totalidad, por lo que restan al menos 600 precios que no dieron marcha atrás, pese al compromiso de los supermercados y las alimenticias.

El jueves pasado, el ministro de Economía, Martín Guzmán recibió a Kulfas, la CGT y la UIA para la firma de un acuerdo tripartito para coordinar acciones anti inflacionarias. Allí se comprometieron a llevar propuestas para el 5 de abril, fecha del siguiente encuentro. Daniel Funes de Rioja, presidente de la COPAL y UIA, figuró entre los presentes.

Los representados por su cámara alimenticia multiplicaron sus ganancias 170% en el bienio 2020-2021, mientras que aumentaron los precios 114%. Tal como lo explica el Instituto de Pensamiento y Políticas Públicas, esta correlación implica que el incremento de las utilidades de las grandes corporaciones lo realizaron a costa de remarcaciones que atentaron contra el poder adquisitivo de las familias.

Como había mostrado El Destape, el año pasado el resultado positivo de Arcor, la mayor alimenticia del país, escaló 142%. El sobrante rosó los $ 20.000 millones, lo que estuvo potenciado por las remarcaciones extraordinarias que realizó el cuasi monopolio en al menos siete segmentos esenciales.

Para el lunes fueron convocados a Comercio Interior tanto la Federación de Almaceneros de la provincia de Buenos Aires (FABA) como la Confederación General Almacenera Nacional para trabajar sobre el programa de 60 productos de Precios Cuidados de Proximidad. Fernando Savore, presidente de FABA, le explicó a El Destape que le solicitaron a Feletti que, “si bien existe una lista que indica a cuánto los tenemos que vender, que haya también una que diga a cuánto comprar”. “Porque siempre terminamos yendo al mayorista que lo vende al precio que deberíamos nosotros, lo que nos elimina la rentabilidad”, argumentó.

Por otro lado, como se trata de un programa nacional, le pedirán al funcionario que tenga alcance en todos los negocios de proximidad del país. “Bien sabemos que ni 60 ni 1.300 productos van a frenar la inflación que estamos viviendo, pero nosotros desde nuestro sector vamos a acompañar”, concluyó.

“Los acuerdos de precios son fundamentales, pero debería haber una supervisión del Estado que fije metas, para así monitorearlos. Acá lo que está en juego es la seguridad alimentaria de la población, dada la inflación de alimentos”, advirtió Ernesto Mattos. El economista de IDEPI-UNPAZ planteó que “el Gobierno debería ejercer la ley de observatorio de precios y costos, que es de 2014”.

“Las medidas que se adopten contra la inflación deben contener dos aspectos centrales: identificar claramente los actores formadores de precios para trabajar sobre ellos en una política eficaz, evitando convalidad precios de referencia fuera de toda realidad; y, por otra parte, fomentar la ampliación de la oferta”, atribuyó Fabián Castillo, presidente de FECOBA. “Esto último es un camino largo, pero hay que encararlo”, enfatizó.

“Para lograr reducir la inflación no basta con controles de precios. Esas herramientas son medidas de corto plazo”, planteó el empresario ante la consulta de este medio. Tras esto, opinó que “es necesario recrear condiciones de confianza para invertir y generar un buen clima de negocios. Si incentivamos la inversión y la oferta en todos los rubros, con políticas de apoyo al empresariado, habrá más producción y menos especulación de sectores concentrados”.

Con posibilidad de una reunión presencial, desde ENAC le solicitaron al secretario de Comercio Interior la urgente aplicación de la ley de góndolas para paliar la disparada. Esta norma, ya sancionada pero nunca terminada de reglamentar, prevé atomizar la oferta para quitarle participación a los oligopolios y abrirle barreras a las PYMES.

La inflación de marzo, en niveles elevados
Consumidores Libres relevó un alza del 5,2% de la canasta básica de alimentos que miden en supermercados y negocios barriales de la Ciudad de Buenos Aires. Desde enero, la suma acumulada es del 15,2%, según el organismo de defensa del consumidor manejado por Héctor Polino.

Para LCG, el índice de alimentos y bebidas presentó una inflación mensual de 6,3% promedio en las últimas cuatro semanas y del 7,7% punta a punta en el mismo período.

La consultora coincidió con los registros de un freno en los incrementos en la última semana por los acuerdos del Gobierno con las empresas para retrotraer valores al 10 de marzo. Aún así, durante los primeros tres meses del año, la inflación de alimentos fue del 17,6%, más de 3,2 puntos porcentuales por encima de Índice de Precios al Consumidor.

El Indec reveló que en febrero los alimentos subieron 7,5%, lo que superó ampliamente la marca del promedio del IPC. El nivel general que se registró en el mes fue un alza del 4,7%.

El Destape-

nacionales