Argentina en la Ruta de la Seda: financiamiento e inversiones multimillonarias

Política 17 de marzo de 2022 Por Red Online
Se firmó el memorando que formaliza la incorporación a la iniciativa china. Se financiarán 24 obras de infraestructura por varios miles de millones de dólares.




el-canciller-santiago-cafiero-con___AltLMjZh7_2000x1500__1

Con la publicación de un memorando de entendimiento en español, chino e inglés, Argentina concretó ayer su ingreso a la Iniciativa de la Franja y la Ruta de la Seda, el programa de integración global impulsado por China que ya cuenta con más de 140 socios en todo el mundo. Este paso significa una profundización de la relación estratégica que se verá reflejada en múltiples aspectos, desde inversiones directas en infraestructura por varios miles de millones de dólares hasta la posibilidad cierta de ayuda financiera para fortalecer las reservas del Banco Central pasando por nuevas instancias de cooperación científica y tecnológica y un incremento en el intercambio de bienes y servicios que en pocos años proyectará a China como el principal socio comercial del país.

A partir de su incorporación, la Argentina se convierte en el más grande de los socios de la Iniciativa en el continente americano y consolida su rol como interlocutor clave del gigante oriental en esta región. Según datos oficiales es el destino de 4 de cada 10 dólares en inversión de infraestructura que China vuelca en América Latina y esa tendencia va a profundizarse a partir de la rúbrica de este acuerdo, esperan en el gobierno. En términos de política exterior se trata de otro paso en el estrecho sendero de equilibrio multilateral que propone la Cancillería, haciendo un balance pragmático entre dos potencias de las que no puede desentenderse, que llega a pocos días de la adopción de un nuevo programa del Fondo Monetario Internacional.

DEGs de China para la Argentina e inversiones
En ese sentido, entre los aspectos más destacados del acuerdo, en el artículo sobre integración financiera figura de manera explícita la posibilidad de una “transferencia de derechos especiales de giro” para fortalecer las reservas nacionales y reducir la exposición del país al peligro de un default en caso de que no se cumplan con las revisiones que hace el organismo. La cifra final, equivalente a varios miles de millones de dólares, todavía no está definida y las negociaciones se hacen en estricto secreto. El mismo apartado contempla que ambos socios “fomentarán el uso de las monedas nacionales en las inversiones y en el comercio en función de las necesidades”, una cláusula que toma otro color a la luz de las últimas novedades geopolítica.

La entrada en vigencia del entendimiento significará la puesta en marcha de catorce proyectos de infraestructura en nueve provincias que tendrán financiamiento por parte de empresas de capital chino. Entre ellas, se destacan:

El segundo puente Chaco - Corrientes, por un valor de 744 millones de dólares.
El acueducto del norte santacruceño, en el lago Buenos Aires, con una planta potabilizadora, costo estimado de 960 millones de dólares.
Un nuevo puente para unir Paraná y Santa Fe, por unos 920 millones de dólares.
Acueducto para el Desarrollo del oeste formoseño y planta potabilizadora.
La autopista entre Rufino y Rosario.
Mejoras en las rutas 9 y 12 en las provincias de Buenos Aires, Santa Fe y Córdoba.
Sistema de transporte eléctrico en la provincia de Buenos Aires, por 138 millones de dólares.
Parques eólicos “El Escorial” y “Antonio Morán”, en Chubut.
Cinco mil viviendas para la primera etapa del Programa Federal de Vivienda y Hábitat.
Esa lista no es exhaustiva y el memorando enumera las áreas de interés estratégico para ambas partes en las que pueden surgir nuevas oportunidades de inversión: “rutas, ferrocarriles, puentes, aviación civil, energía y telecomunicaciones”. Otras áreas estratégicas que se mencionan en el memorando de entendimiento y pueden significar una fuente relevante de ingreso de capitales chinos a la Argentina en los próximos años son las relacionadas con la transición hacia formas más limpias de energía. El Ministerio de Desarrollo Productivo está trabajando para concretar anuncios en la línea del proyecto de hidrógeno verde de la australiana Fortescue Future Industries anunciado a fines del año pasado en la Cumbre del Clima de Glasgow.

En el plano comercial, se puede destacar que el texto incluya entre sus objetivos “apoyar a la República Argentina en su objetivo de mejorar su capacidad y diversidad exportadora”, lo que contribuiría a cerrar la brecha deficitaria en la balanza de intercambios bilaterales, que en 2021 alcanzó los siete mil millones de dólares en un volumen de casi veinte mil millones, cerca de los picos históricos. Además, el acuerdo incluye un apartado que habla de promover las “compras gubernamentales” entre ambos países, rubro en el que está incluido (aunque no lo diga explícitamente el entendimiento) la adquisición de material militar. Incluso, existen conversaciones para que China transfiera la tecnología para fabricar blindados en este país.

El acuerdo, cuyo trazo grueso había sido consensuado por los presidentes Alberto Fernández y Xi Jinping en la visita que hizo el mandatario argentino a Beijing el mes pasado, es la culminación de casi dos décadas de profundización de las relaciones bilaterales, que tienen como hitos el encuentro entre Néstor Kirchner y Hu Jintao, en 2004, cuando se firmó un acuerdo de "asociación estratégica" por primera vez, y el paso adelante que dieron Cristina Fernández de Kirchner y el actual mandatario Xi en 2015, cuando acordaron avanzar hacia una "asociación estratégica integral". A pesar de que las relaciones sufrieron idas y vueltas durante el mandato de Mauricio Macri, este acuerdo ratifica la importancia del vínculo en las próximas décadas.

El Destape-

nacionales