Comenzó el juicio a 19 policías santafesinos por la muerte del joven Franco Casco

Judiciales 07 de diciembre de 2021 Por Red Online
Casco había sido detenido en una comisaría el 6 de octubre de 2014 y su cuerpo apareció en el río Paraná veinticinco días después. Entre los juzgados están el jefe de la comisaría 7ma. de Rosario y tres agentes, procesados por el delito de "desaparición forzada seguida de muerte y ejercicio de tortura" en perjuicio de Franco




61ae68f8c594b_900

Un total de 19 efectivos de la Policía de Santa Fe comenzaron este lunes a ser sometidos a juicio por la desaparición seguida de muerte de Franco Casco, un joven de 20 años que en 2014 arribó a Rosario para visitar a sus familiares y días después de haber estado detenido en una comisaría de esa ciudad encontraron su cadáver en el río Paraná.

El debate se inició esta mañana en el Tribunal Oral Federal (TOF) 2 rosarino y en la audiencia estuvo presente, entre otros familiares y amigos de la víctima, Ramón Castro, padre de Franco. A su vez, los acusados siguieron el desarrollo de la jornada desde una sala contigua, al tiempo que afuera del recinto organizaciones sociales acompañaron el pedido de justicia de la familia Casco. 

El tribunal a cargo del proceso está  integrado por los jueces Omar Paulucci, Eugenio Martínez y Ricardo Vázquez, en tanto que los 19 imputados enfrentan diferentes cargos. El jefe de la comisaría 7ma. de Rosario, Diego Álvarez; y los agentes Cecilia Contino, Walter Benítez y Fernando Blanco, están procesados por el delito de "desaparición forzada seguida de muerte y ejercicio de tortura" en perjuicio de Franco.

Rocío Hernández, Marcelo Guerrero, Enrique Gianola Rocha, César Acosta, Guillermo Gysel, Cintia Greiner y Esteban Silva -también miembros de la misma seccional-, están acusados de "desaparición forzada seguida de muerte". A su vez, Rodolfo Murúa, Walter Ortiz, Romina Díaz, Ramón Juárez, Elisabeth Belkis y Franco Zorzoli se encuentran imputados como "partícipes secundarios" de la desaparición forzada seguida de muerte. Y dos agentes de Asuntos Internos, Pablo Síscaro y Daniel Escobar, están acusados de  "encubrimiento".

De acuerdo a la investigación, a fines de septiembre de 2014, Casco (20) arribó en tren desde la localidad bonaerense de Florencio Varela a Rosario para visitar familiares en el barrio de Empalme Graneros, pero cuando el 6 de octubre se disponía a regresar a su domicilio se topó con oficiales que lo detuvieron.

Según la versión policial, un vecino llamó al celular del comisario de la seccional para alertarlo, sobre "la actitud sospechosa" de Casco. En consecuencia, el comisario Álvarez envió un patrullero a vigilar al joven, que habría ignorado la señal de alto que dieron los agentes y apedreó un móvil policial.

En aquella oportunidad, Casco fue trasladado a la comisaría 7ma., ubicada en Cafferata 342, donde fue visto por última vez con vida. Durante los siguientes días, Ramón y Elsa (madre de Franco, fallecida en 2016), aseguraron haber recibido información confusa desde la comisaría, que indicaba distintos días y horarios de ingreso y egreso de la seccional.

El 31 de octubre del 2014, el cuerpo de Casco fue hallado en el río Paraná, mientras se llevaba a cabo una movilización en las puertas de la comisaría, exigiendo la aparición con vida del joven.

Posteriormente, la autopsia reveló que la víctima había muerto antes de ser arrojada al agua. De acuerdo al entonces fiscal federal 1 de Rosario, Guillermo Rodolfo Lega, "los agentes policiales, abusando de las facultades otorgadas para el desempeño de su labor, dotados de uniformes oficiales, armas y móviles, cedidos por el Estado Provincial para el ejercicio de sus funciones, así como las instalaciones de la Comisaría, privaron de libertad a Franco Casco, lo encerraron en un calabozo y lo sometieron a tormentos y tratos inhumanos y degradantes, todo lo cual, debe resaltarse, sucedió en un ámbito en el que la víctima se encontraba en un absoluto estado de indefensión".

Y en su requerimiento de elevación a juicio, el fiscal Lega consideró probado que "los funcionarios policiales imputados participaron en la privación de la libertad de Franco Ezequiel Casco, negaron información sobre las circunstancias de su detención, ocultaron el paradero y obstaculizaron su búsqueda, resultando de ello la muerte de la víctima", indicó el Ministerio Público Fiscal  de la Nación en su página web www.fiscales.gov.ar

nacionales