Exclusivo: cómo se armó el operativo blindaje de Vicentín con medios y periodistas "afines"

Judiciales 08 de noviembre de 2021 Por Red Online
El plan programático para manipular desde medios afines la opinión pública y mejorar la imagen de la empresa durante el proceso de concurso preventivo.




vicentin-grupo

Todavía resuena el "Todos Somos Vicentin", pese a que la evidencia recabada por la Justicia hasta el momento en la causa por evasión y lavado es cada vez más contundente y suma actores perjudicados que litigan contra el pulpo agroexportador en concurso de acreedores. Este apoyo "popular" a una empresa investigada por desfalco se explica a partir de una maquinaria mediática que se puso a trabajar desde el día cero de la intervención para evitar las consecuencias económicas y legales de su accionar hasta el 2019. 

Tras la marcha atrás en la intención oficial de estatizar Vicentin, la empresa se enfocó en conseguir apoyo de inversores para encontrar una salida al concurso de acreedores. Presentó un balance con opacidades que se debaten en la Justicia, contrató a un banco extranjero para conseguir un socio que los salve, triangula desde entonces a través de terceras empresas la exportación de granos para sortear el concurso, colocó un nuevo Directorio y encaró una política comunicacional para deslindarse de responsabilidades que involucra desde medios de comunicación hasta periodistas particulares.  

"Instalar una narrativa diferente, proactiva y consistente para todos los públicos de interés" y "escindir los temas judiciales y los intentos de 'criminalización' de la gestión del Directorio saliente del proceso concursal", son los objetivos que se plantea en un documento hallado en uno de los teléfonos celulares allanados en la empresa y que fue presentado como prueba la audiencia del 26 de octubre de la causa penal abierta en Rosario. El Destape accedió al material completo en el que se detalla el contexto, los objetivos y el plan de acción para un "encuadre comunicacional" en favor de la compañía investigada. 

Luego de un año y medio de investigación se realizó el mes pasado la audiencia por estafa y allí el fiscal criminal de instrucción en Rosario Miguel Moreno presentó parte del material incautado en los allanamientos a la empresa en Santa Fe. En esa audiencia el fiscal Moreno leyó el documento realizado por los asesores de la empresa para hacer lobby con medios como Clarín, La Nación e Infobae y periodistas que "influyen en la opinión pública" para lavarle la cara a la compañía. 

 
Temas y contexto
Al momento de la elaboración de este documento, la empresa acaba de nombrar al nuevo Directorio y de designar a Maxim como banco encargado de la búsqueda de inversores.  La agroexportadora contrató en octubre del año pasado al banco de inversión neoyorquino para que lo ayude a elaborar un plan de negocios en su proceso de reestructuración y a encontrar posibles compradores que la salven de la quiebra, mientras se presentaban las denuncias del Banco Nación y de los bancos internacionales. 

La firma presentó en octubre el año pasado su balance, el cual aseguraba que en 2019 había perdido 52.500 millones de pesos y responsabilizaba al macrismo (y al resto del mundo) por su sorpresivo resultado negativo, tras décadas de acumular ganancias y erigirse como la sexta mayor agroexportadora de Argentina. El rojo de 2019 lo argumenta dentro del reporte por una triplicación de los costos de producción pese a que sólo duplicaron las ventas.

A la empresa además se le había autorizado los fasones, que implica la contratación de terceras empresas para manufacturar o vender un insumo, lo que le permite sortear las trabas para exportar que tiene producto de la convocatoria. Los principales acreedores financieros de Vicentin vienen reclamando por que cese la continuidad para el año próximo de los fasones con terceras empresas que le permiten a Vicentin asegurar sus operaciones pese a estar en concurso.

Pese a esto, para la empresa, según la transcripción del documento incautado, existe "un accionar mediático hostil permanente del núcleo de medios nacionales asociados al gobierno y de los medios locales contrarios a los intereses de Vicentin". Es por eso que se propone "instalar una narrativa diferente". El objetivo es "posicionar al nuevo Directorio como eslabón fundamental en la búsqueda de la resolución positiva del concurso, establecer con claridad el rol de Maxim en el proceso y escindir los temas judiciales, los intentos de 'criminalización' de la gestión del directorio saliente, del proceso concursal".

En la narrativa se propone mostrar "una nueva etapa con nuevos actores y recursos pero con el fin original de lograr una salida exitosa del proceso concursal que permita honrar los compromisos asumidos, mantener las fuentes laborales y la operatividad". La narrativa pretende además instalar que "confluye una serie de interés contrarios, algunos mezquinos y comerciales, otros políticos y algunos más oscuros y difíciles de entender" contra la empresa, que estafó a miles de proveedores, a un banco nacional y a varias entidades financieras extranjeras. 

Encuadre comunicacional
El denominado (según el documento) "encuadre comunicacional" plantea tres ejes. El primero refiere al rol del Directorio. En este caso, se insta a instalar "el nuevo Directorio ante la opinión pública y medios de comunicación, para que este posicionamiento contribuya a su vez a respaldar su rol ante acreedores, miembros del poder judicial y otros actores vinculados con la marcha del concurso". 

Con este objetivo, se inicia "una ronda en off (sin revelar la fuente) con periodistas líderes de opinión que han seguido de cerca el devenir de los acontecimientos vinculados con la empresa y que han tenido vínculo/contacto con el directorio saliente: ej. Willy Kohan, Guillermo Laborda, Marcelo Bonelli, Nicolás Wiñazky, Antonio Laje, Eduardo Feinman, entre otros", detalla el punteo. También plantea contactos en persona o "'one on one' con tres o cuatro medios nacionales relevantes que han seguido de manera objetiva y favorable la situación de la empresa: Infobae, La Nación, Clarín, El Cronista".

"La idea es plantear de manera proactiva la narrativa definida y los lineamientos de gestión y expectativas a futuro, instalar un enfoque positivo que trascienda la permanente actitud defensiva de las acusaciones recurrentes", destaca la transcripción que presentó el fiscal Moreno. 
La empresa también se plantea consolidar el vínculo con periodistas que "ayuden a difundir el foco de la nueva etapa de gestión que afronta la compañía, a través de conversaciones en off y algunas notas en medios o secciones especializadas en agroindustria", señala. Según cita en el documento, incluiría como opciones a los periodistas: "Alejandro Canepa, Fernando Bertello, Juan Martin Melo, Cristian Mira, Mauricio Bártoli, Héctor Huergo, Matías Longoni, Darío Guardado".

La pata mediática se mixtura con la agenda judicial. "Este aspecto incluye la dinámica habitual de respuesta a presentaciones judiciales, gestión de comunicados propios, difusión de mensajes y/o respuestas en off o en on", detalla. 

La firma además hace referencia a la "confrontación con 'enemigos'". "En este punto nos referimos a la nueva dinámica a implementar para devolver 'golpe por golpe' las agresiones, descalificaciones y acusaciones infundadas que hoy realizan con total libertad personajes como: Del Frade, Lozano, Feldman, Moyano, Arelovich, Brochou y otros que operan desde las sombras. Para ese fin activaremos los 'canales informales definidos' para exponer sus intereses y contradicciones", concluye el documento. 

El Destape-

nacionales