"Convertir" planes sociales en trabajo: qué significa y los nuevos sectores en la mira

Política 06 de octubre de 2021 Por Red Online
La estrategia de dirigir la asistencia estatal hacia el empleo formal comenzó con trabajadores rurales, esta semana sumó a obreros de la construcción y continuará con el sector gastronómico y de hotelería. Advierten sobre las limitaciones como respuesta a la crisis y mitos del debate sobre los planes sociales.




alberto-en-camarco

La “transformación de planes sociales en trabajo genuino” se convirtió en una de las principales consignas que reiteran el presidente Alberto Fernández y sus ministros del gabinete económico. El gobierno avanza en ese camino, que comenzó con los trabajadores rurales, esta semana sumó a obreros de la construcción y seguirá con el sector gastronómico y de hotelería.

En el concepto general coinciden las organizaciones sociales, la CGT, grandes empresarios y pymes, pero no son pocos quienes advierten sobre los mitos y confusiones que existen alrededor del debate, y sus alcances reales frente a un panorama de indicadores sociales críticos.

El foco está puesto en el universo de beneficiarios del programa Potenciar Trabajo, que alcanza a 1.100.000 personas. La mayoría realiza tareas de contraprestación laboral o formativa en cooperativas textiles, de construcción, reciclado, tareas socio comunitarias -comedores, postas sanitarias, educación y cuidados personales-, y producción de alimentos o agricultura familiar. Esos trabajadores perciben del Estado la mitad del Salario Mínimo, Vital y Móvil, que en la actualidad representa apenas unos 14.500 pesos mensuales.

Hay más de 3 millones de personas inscriptas en el Registro Nacional de Trabajadores de la Economía Popular (Renatep) -en su mayoría mujeres y jóvenes que se anotaron en el registro oficial que depende del Ministerio de Desarrollo Social- aunque se calcula que existen por lo menos 6 millones en todo el país que se generan su propio trabajo, excluidas del mercado laboral formal.

“La idea de transformar planes sociales en trabajo parte de una premisa falsa, porque los compañeros trabajan, y trabajan muchas más horas de las cuatro estipuladas por convenio”, señaló un dirigente social

“Si esa es la salida de la pobreza estamos fritos. Tenés un millón de personas que cobran planes y 18 millones de pobres”, señala un dirigente social en diálogo con El Destape, de buena relación con el gobierno pero que advierte las limitaciones de la estrategia oficial.

“La idea de transformar planes sociales en trabajo parte de una premisa falsa, porque los compañeros trabajan, y trabajan muchas más horas de las cuatro estipuladas por convenio”, agrega el mismo dirigente.

Mientras tanto, hay un debate y un trabajo conjunto entre los ministerios de Economía, Desarrollo Social, Desarrollo Productivo, Trabajo y las organizaciones sociales sobre cómo implementar una política específica para las más de tres millones de personas que ya se inscribieron oficialmente en el Renatep. No sería una Renta Básica ni un Salario Básico Universal, como proponían algunos sectores del Frente de Todos, sino que iría en el camino del salario complementario para ese universo de trabajadores informales que se crearon sus propios ingresos.

Desde el Movimiento de Trabajadores Excluidos (MTE), que tiene entre sus referentes a Juan Grabois, consideran que “transformar los planes en trabajo genuino” es uno de los “mitos” que existen sobre la economía popular.

Señalan que “el empleo registrado con plenos derechos laborales hace décadas que está cayendo en todo el mundo”, y que aunque haya un crecimiento económico “el mercado no va a emplear a los que lo necesitan. Es una realidad que hay que asumir”.

"Recuperar el trabajo"
El presidente Alberto Fernández se presentó este martes en el cierre de la convención anual de la Cámara Argentina de la Construcción (Camarco). Entre varias definiciones, dijo que "lo que importa es recuperar el trabajo, no sostener el plan social. Eso no significa dejar el plan para los que lo necesitan. Pero se debe recuperar la cultura de trabajar".

Fue el sello final del lanzamiento, este lunes, del programa "Construir Trabajo e Igualdad", un convenio para capacitar a beneficiarios del Potenciar Trabajo en obra pública. Según la información oficial, se apuntará al desarrollo de “actividades formativas, de certificación de competencias laborales y de inserción laboral con el foco puesto especialmente en la inclusión de trabajadoras desocupadas”.

El acto de presentación se realizó en la sede de la Unión Obrera de la Construcción de la República Argentina (Uocra), con el sindicalista Gerardo Martínez como anfitrión, el jefe de Gabinete, Juan Manzur, y los ministros Guzmán, “Wado” de Pedro, Kulfas, Zabaleta y Moroni; junto al presidente de Camarco, Iván Szczech. También estuvo el secretario de Economía Social y referente del Movimiento Evita, Emilio Pérsico.

Aunque con características diferentes por las particularidades de cada sector, en agosto pasado el presidente presentó en Concordia, Entre Ríos, el plan para la promoción del trabajo registrado y la ampliación de la protección social para 250.000 trabajadores rurales que realizan actividades temporales y estacionales, para que no pierdan sus prestaciones sociales al momento de ser registrados en un empleo formal.

Reconvertir los planes sociales: próximos pasos
La orden de Alberto Fernández fue trabajar sector por sector, y el próximo paso sería el de Gastronomía. Se trata de uno de los más golpeados por la pandemia y que, a diferencia del trabajo rural y de construcción, tiene mayor cantidad de mujeres empleadas.

"Avanzamos primero con los trabajadores rurales, golondrina, que se necesitan para la cosecha. Seguimos con los de la construcción. Espero que sigamos mañana con los gastronómicos y trabajadores de hotelería", indicó el presidente este martes.

Inversión para el desarrollo productivo de esos sectores, créditos no bancarios y fortalecer las cadenas de comercialización son algunas de las herramientas que, desde hace tiempo, reclaman desde las organizaciones para la salida de la crisis. “Si invertís solamente en ingresos, es plata que obviamente sirve, pero no alimenta la rueda del trabajo y la producción para que eso pueda lograr una autonomía del Estado”, señala un dirigente social bonaerense a El Destape.

A pesar de que a menudo suelen confundirse en la discusión pública -por interés o desconocimiento-, no están incluidas en el debate sobre la “transformación” las asistencias sociales como la AUH, asignaciones por embarazo y familiares, y la Tarjeta Alimentar, entre otras.

El Destape-

nacionales