Cristina Kirchner abrió un compás de espera con el llamado a Martín Guzmán

Política 16 de septiembre de 2021 Por Red Online
Una jugada de la ex presidenta sirvió para calmar un poco las aguas dentro del Frente de Todos y ganar aunque sea un poco de tiempo para resolver la crisis desatada sobre el camino a adoptar después de la derrota sufrida en las PASO.




193989-cristina-20guzm-c3-a1n-0

Cuando parecía que el choque en la coalición gobernante era inminente, el kirchnerismo dejó trascender una jugada que por lo menos abre un compás de espera. La novedad en cuestión es que Cristina Kirchner se comunicó telefónicamente con el ministro de Economía Martín Guzmán para decirle que ella no estaba pidiendo su salida del Gobierno. Hechas las aclaraciones, quedaron en reunirse a la brevedad.


Mientras tanto, seguía en la Casa Rosada la reunión del presidente Alberto Fernández con sus ministros más cercanos, empezando por Santiago Cafiero y el propio Guzmán. También participaban Gabriel Katopodis, Matías Kulfas, Juan Zabaleta y Felipe Solá.

A esa altura de la tarde, ya se habían retirado otros funcionarios más ligados al Presidente como la ministra de Salud Carla Vizzotti, la de Seguridad Sabina Frederic, la vicejefa de gabinete Cecilia Todesca, el ministro de Turismo Matías Lammens y la titular de la AFIP Mercedes Marcó del Pont.

La reacción desde La Rosada
Tras la llamada de la Vicepresidenta, en el círculo íntimo de Alberto Fernández se aquietaron un poco las aguas y comunicaron a sus allegados que no habrá ninguna decisión apresurada y que el Presidente se tomará su tiempo para resolver los pasos a seguir. No hubo ninguna precisión sobre el lapso que implicaba ese “tiempo”, en momento en que no parece abundar. En prinicipio, llegada la noche, Alberto dejó la Rosada rumbo a Olivos sin hacer ningún anuncio,

Cerca del Presidente, antes y después de la llamada, se encargaron de difundir los respaldos que fue cosechando de parte de gremialistas, gobernadores e intendentes. El propio Alberto Fernández se encargó de añadir su “like” personal a los mensaje difundidos a través de Twitter.

La CGT dio a conocer un comunicado en respaldo del Gobierno, el gremio de Camioneros fue muy específico en decir que apoya tanto a Alberto Fernández como a Cristina Kirchner de los ataques instrumentados en su contra y el Movimiento Evita, de mala relación con el núcleo duro del kirchnerismo convocó para el jueves a una movilización a Plaza de Mayo en apoyo a la figura de Alberto.

Señales desde la provincia de Buenos Aires
También desde La Plata trataron de bajar aunque sea un poco el tono del debate. Cerca de Teresa García, cuyas declaraciones fueron utilizadas por la mañana para difundir que había renunciado todo el gabinete de Axel Kicillof, se esforzaban por aclarar que en realidad ella había confirmado algo que todo el mundo sabía, que las renuncias de todos los ministros estaban siempre a disposición del Gobernador, y que no había habido en sus palabras ninguna intención de dar una señal para el gabinete nacional, como interpretaron la mayoría de los medios, sobre todo después de conocerse la renuncia de Wado de Pedro.

La iniciativa de De Pedro, sumó poco más tarde al ministro de Ciencia y Tecnología, Roberto Salvarezza; el de Justicia, Martín Soria; el de Desarrollo Territorial y Hábitat, Jorge Ferraresi; el de Cultura, Tristán Bauer; el de Medio Ambiente, Juan Cabandié; la directora del PAMI, Luana Volnovich; la directora Ejecutiva de ANSES, Fernanda Raverta; y la secretaria de Comercio Interior, Paula Español. 


Dos caminos para enfrentar la derrota
Apenas el oficialismo tomó dimensión de los resultados de las elecciones del domingo, todos coincidieron en que el esfuerzo para intentar una remontada de cara a las generales de noviembre debía concentrarse en la economía. Más precisamente, en acelerar la reactivación mejorando el ingreso y las posibilidades de consumo de los trabajadores formales e informales, los jubilados, los sectores golpeados de las clases medias y los beneficiarios de planes sociales.

Donde no hubo coincidencias es en la forma que debía escenificarse ese cambio. Desde el kirchnerismo estaba claro que para hacerlo creíble tenía que esta acompañado por una modificación en las principales figuras del equipo económico, o sea Guzmán, Kulfas y Moroni. Para el Presidente, convenía esperar a hacer los cambios para después del 14 de noviembre y se comportó desde el lunes en esa línea, realizando varias apariciones públicas en compañía de sus ministros.

Noticia en desarrollo-

Pagina12-

nacionales