Contratos truchos: en el PRO no saben cómo defender a Petrovich. Esquivan las balas

Judiciales 02 de septiembre de 2021 Por Red Online
El escándalo por la contratación de una empleada doméstica con un contrato del Senado bonaerense caló hondo en el interior del bloque del PRO.




lorena-petrovichjpg (1)

El escándalo que desató un nuevo caso de contratos truchos por la denuncia sobre la senadora Lorena Petrovich, quien contrató a una empleada doméstica para su casa con un pago del Senado bonaerense, caló hondo en el interior del bloque del PRO, desde donde evitaron dar declaraciones oficiales al respecto.

Luego de la polémica desatada, en el programa Ya es hora que se emite por La Cielo, le preguntaron a una legisladora que comparte bloque y partido con Petrovich, Aldana Ahumada, pero evitó dar respuestas concretas.

“No conozco en detalle la denuncia, sé que es un tema de índole laboral y en esos casos hay que dejar que la Justicia haga la investigación pertinente, Lorena está a derecho y veremos cómo se resuelve”, marcó.
Luego, ante la repregunta acerca de la facilidad con la que las y los legisladores pueden ofrecer contratos de este tipo, la senadora de Merlo volvió a esquivar las balas y respondió con evasivas.

“No sé qué es lo que sucedió, uno contrata un equipo de trabajo con diferentes características y en base a eso vamos presentando proyectos y caminando el territorio, pero no tengo más información sobre este caso”, sostuvo.

La denuncia contra la senadora Petrovich
El escándalo se desató cuando una exempleada doméstica de Petrovich la acusó de haberle pagado a través de un contrato del Senado bonaerense cuando ella hacía tareas de limpieza y cuidado de personas en la casa de la legisladora.

"Nunca fui a la Cámara de Senadores y mi tarea comenzó cuidando a su hijo. Todo está documentado porque ella vive en un barrio cerrado, así que hay registros de mis entradas y salidas a diario", dijo la denunciante, Gisela Montini.

Según relató Montini, de 40 años, realizaba tareas de limpieza y cuidado de un niño y una persona mayor en la casa de Petrovich, relación laboral que duró hasta abril cuando la senadora la despidió justo meses después de que la mujer presentara un certificado médico debido a una hernia de disco por la que "no podía hacer esfuerzos".

"La dejó sin obra social y sin ART, porque la ART no le reconoce su trabajo en la casa, ya que supuestamente cumplía funciones en el Senado según el recibo de sueldo", marcó el abogado que representa a la trabajadora, Luciano Sivori.

Según lo expuesto en la carta documento enviada el 5 de mayo, la denunciante marcó que "para evitar el pago de mi remuneración en forma personal, optó por registrarme como dependiente del Senado de la provincia de Buenos Aires asignándome como única tarea la realización de limpieza de su hogar particular, el cuidado de su hijo y de su mamá, infringiendo sus deberes de funcionaria pública, en perjuicio del erario fiscal".

"La senadora está incumpliendo deberes de funcionaria pública y no corresponde, además maltrató a mi clienta con todo lo ocurrido”, sostuvo el letrado.

Infocielo-

nacionales