Perú vota a su futuro presidente y la definición entre Keiko Fujimori y Pedro Castillo es la clave para el país

Internacionales 06 de junio de 2021 Por Redonline Medios
Entre un cambio radical hacia la izquierda o mantener el "modelo" neoliberal que rige en el país desde hace 30 años, los peruanos acuden este domingo a las urnas para elegir a su "presidente del bicentenario".




477497

Las elecciones presidenciales en Perú se definen entre Keiko Fujimori, candidata del partido derechista Fuerza Popular y el izquierdista Pedro Castillo, de Perú Libre. Las últimas encuestas dan a Castillo una ligera ventaja sobre la hija del ex dictador pero abren también un margen de incertidumbre sobre el resultado.

 

Ha sido una campaña que ha dividido al país entre el profesor y sindicalista de izquierda Pedro Castillo, la sorpresa de las elecciones, que ha sintonizado con buena parte de la población por su origen popular y su mensaje de cambio del modelo neoliberal, y la derechista Keiko Fujimori, la hija del encarcelado exdictador Alberto Fujimori, que defiende la continuidad de ese modelo neoliberal que su padre impuso hace treinta años. La izquierda en su conjunto se ha unido alrededor de Castillo, y del otro lado la derecha política, económica y mediática ha cerrado filas con el fujimorismo.

 

Entre un cambio radical hacia la izquierda o mantener el "modelo" neoliberal que rige en el país desde hace 30 años, los peruanos acuden este domingo a las urnas para elegir a su "presidente del bicentenario". Más de 25 millones de votantes han sido convocados para participar en la segunda vuelta de las elecciones, tras una campaña cargada de polémicas y ataques personales, así como de una lluvia de propuestas, muchas de ellas consideras populistas, para paliar la crisis económica, social y sanitaria que afronta el país.

Las primeras claves se hallan en el perfil de los candidatos que pasaron a la segunda vuelta. Castillo, un maestro rural que saltó a la palestra tras liderar una controvertida huelga magisterial en 2018, ha logrado capturar las preferencias de los peruanos marginados de los beneficios del modelo económico, el cual desnudó sus agudas falencias durante la pandemia, al ser incapaz de atender el rampante número de contagios. Castillo es visto por sus detractores como la punta de lanza del comunismo y un personaje sobre el cual –a decir de los presuntos vínculos de ciertos congresistas electos por su partido– acecha la sombra de la organización terrorista Sendero Luminoso, causante de las casi 60 mil víctimas que dejó el conflicto armado interno en los años ochenta.

 

Fujimori, lideresa del partido Fuerza Popular, intenta por tercera vez ascender al cargo luego de haber perdido por décimas la última elección. Keiko carga con ser la hija del ex presidente Alberto Fujimori (durante cuyo gobierno ella fue primera dama), personaje a quien sus adeptos reconocen haber pacificado el país y puesto los cimientos para su recuperación económica, pero que hoy se encuentra condenado a prisión por violaciones a los derechos humanos, peculado, compra de dirigentes políticos y medios de comunicación; delitos que colocaron su mandato en la cima del ranking de los más corruptos del mundo. En lugar de romper con el pasado durante la presente campaña, Fujimori ha puesto entre los primeros puntos de su agenda conceder un indulto a su padre, y a su vez mantener el rol subsidiario del Estado en la economía peruana. 

nacionales