Elecciones 2021: las encuestas marcan buenas chances para el Frente de Todo

Política 23 de mayo de 2021 Por Red Online
s Mientras la oposición discute abiertamente sus candidaturas, en el Frente de Todos todavía es a puertas cerradas. Quiénes pueden ir en la provincia de Buenos Aires y en CABA. Según un sondeo, el oficialismo podría ganar siete diputados.




frentedetodos

Las complicada situación sanitaria y económica asociada a la pandemia no da tiempo al Gobierno para distracciones, pero lo cierto es que aún con el nuevo cronograma electoral quedan por delante escasos dos meses hasta la presentación de las listas para las PASO. Ya se hicieron algunas reuniones en las que se empezaron a barajar algunos nombres para los distritos clave, pero dependerá también de quién tenga la última palabra en las decisiones. De acuerdo a un sondeo de una encuestadora vinculada al peronismo recibido esta semana, si las candidaturas son las correctas, el Frente de Todos podría sumar siete diputados y quedaría muy cerca del quórum propio en la Cámara baja, lo que le permitiría gobernar con más comodidad los últimos dos años de gestión.

Funcionarios cercanos a Alberto Fernández sostienen que la elección legislativa será un plebiscito sobre su gestión, por lo que le corresponde al Presidente elegir quiénes serán los principales candidatos. Pero están quienes marcan que la vicepresidenta Cristina Kirchner y La Cámpora representan al sector mayoritario dentro del Frente de Todos, por lo deben asumir esa responsabilidad. Por otro lado, están los gobernadores, con el bonaerense Axel Kicillof al frente del distrito principal, que también quieren ser escuchados. "Se resolverá en una mesa entre Santiago Cafiero y Wado de Pedro", comentaba un dirigente que ya viene trabajando en estos asuntos. La visión era que así como se llegó a una amplia y consensuada representación para elegir la conducción del PJ Nacional y del PJ Bonaerense, sucedería lo mismo para el armado de listas. Habrá que esperar.

Buenos Aires
Como suele ocurrir, lo que pase en la provincia de Buenos Aires decidirá la elección. Las perspectivas son buenas: el Presidente mantiene una imagen positiva estable y, según el último sondeo recibido, el Frente de Todos alcanza el 39% de intención de voto frente al 23% de Juntos por el Cambio. En tanto, las opciones por afuera -la "tercera vía" de Roberto Lavagna y Florencio Randazzo y los libertarios de José Luis Espert- rondan el 5% cada una. Entre indecisos y voto en blanco todavía hay una cuarta parte del electorado, por lo que será importante dar con los candidatos adecuados que atraigan a esta franja.

Un referente del Frente de Todos bonaerense afirmaba que lo aconsejable era esperar que el macrismo resolviera primero su postulante para pensar en el propio. La idea es que si finalmente la ex gobernadora María Eugenia Vidal va por la revancha, la enfrente otra mujer. Ahí las opciones son la titular del PAMI, Luana Volnovich, o la de la Anses, Fernanda Raverta, ambas de La Cámpora. En el Gobierno ven con simpatía a la presidenta del Consejo de Coordinación de Políticas Sociales, Victoria Tolosa Paz, espadachina mediática del albertismo, quien si no encabeza irá seguro en algún lugar destacado de la lista. Algunos creen que Vidal mirará hasta último momento las encuestas y si los números no le cierran no se convertirá de nuevo en la cara de la derrota. Las opciones podrían cambiar.

En la hipótesis de la elección como plebiscito de la gestión nacional, hay dirigentes cercanos al Presidente que empujan la posibilidad de algún funcionario de primer nivel como cabeza de lista. Ahí surgen los nombres del jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, y el del ministro de Obras Públicas, Gabriel Katopodis, como alternativas. Son dos de los funcionarios más identificados con la administración y tienen ambos militancia en la Provincia. El tema es que ninguno de los dos desea dejar su puesto.

Otra alternativa que circuló en los últimos días es la del dos veces gobernador y actual embajador en Brasil, Daniel Scioli, quien sí está claro que tiene ganas de postularse. La semana pasada, el Presidente sorprendió con un elogio público cuando coincidieron en Misiones: "Es mi hermano, mi alter ego. Tiene la misma mirada que tengo yo", dijo. Quien también muestra intenciones es el secretario de Seguridad, Sergio Berni, pero en la Casa Rosada no lo quieren nada. 

CABA
Cuna del macrismo, la ciudad de Buenos Aires siempre es un desafío para el peronismo. Si conviene elegir una opción que represente con fuerza al electorado propio para evitar fugas a otras opciones o, por el contrario, ir por una candidatura moderada que apunta más al indeciso de centro. De acuerdo a un trabajo de la consultora Proyección, Juntos por el Cambio consigue el 42,8% de intención de voto frente al 28,1% del Frente de Todos. A los desprendimientos del peronismo no suele irles bien en la Capital. En cambio, puede que los libertarios resten algo al macrismo. Si bien ambos sufrieron el desgaste por la pandemia, el jefe de gobierno, Horacio Rodríguez Larreta, es la figura con mejor imagen de la oposición, mientras que el Presidente es el mejor ponderado del oficialismo.

Se sabe de la intensa disputa que existe en Juntos por el Cambio por encabezar la lista en CABA, que incluso podría desembocar en una PASO. Con los actuales números, el Frente de Todos conseguiría cuatro diputados, sumando uno a los obtenidos en 2017. Candidato a jefe de gobierno en la elección pasada, Matías Lammens no pudo lucirse como ministro de Turismo y Deportes en el peor año de la historia para ambas actividades y preferiría dejar pasar esta elección. Se habla de una distribución de candidaturas similar a la que se dio en los cargos del PJ Capital, entre el kirchnerismo y dos dirigentes porteños allegados al Presidente como el asesor Juan Manuel Olmos y el sindicalista Víctor Santa María. Si así fuera, los candidatos podrían ser los actuales legisladores Leandro Santoro y María Muiños y la diputada Gisela Marziotta. 

El estudio de Proyección ubica, por muy lejos, a Santoro -otro espadachín mediático- como el principal dirigente opositor a Rodríguez Larreta. La confusión es tal que segundo aparece el senador oficialista Martín Lousteau. Si se confirmara a Santoro como cabeza de lista, se elegiría la opción de consolidar el voto propio por encima de la búsqueda de indecisos. Será una decisión a tomar con las encuestas en mano, midiendo también al adversario: diferente una opción ultra como Patricia Bullrich a una más moderada como Vidal o el ministro de Salud, Fernán Quirós. 

El interior
Hay una lógica que se vino dando en las últimas elecciones que no hay razones para que se modifique en las que se realizarán en noviembre, con un país repartido en el norte y el sur favorable al Frente de Todos y una región centro amarilla, dibujando un mapa tipo camiseta de Boca. La consultora que habitualmente trabaja para el peronismo acercó la semana que pasó números de algunas provincias. 

Jujuy: empate en 26,2% entre el oficialismo de Juntos por el Cambio y el Frente de Todos, con un número similar de indecisos. Pero la proyección realizada entre los indecisos dejó arriba al macrismo por casi ocho puntos.

Córdoba: otro bastión macrista, en el que Juntos por el Cambio apareció en primer lugar con el 28,2% contra el 19,9% del peronismo del gobernador Juan Schiaretti y el 17,8% del Frente de Todos. Si así fuera, el Frente de Todos podría quitarle un diputado al bloque de Schiaretti, quien suele votar contra las medidas del Gobierno.

La Pampa: llamativamente, el sondeo lo encabezaron los indecisos -31,1%- mientras que el Frente de Todos quedó con el 30,5%, superando cómodamente a Juntos por el Cambio con el 19,9%.

Santa Fe: una provincia disputada, con el Frente de Todos con el 29,2%, Juntos por el Cambio con 24,9% y el Frente Progresista con 7.9%. La cuestión es que se elige senador y esa candidatura seguramente polarizará el comicio, con un panorama que cambió luego del fallecimiento del ex gobernador socialista Miguel Lifschitz. Por el peronismo podría postularse la vicegobernadora Alejandra Rodenas o el ministro de Gobierno provincial, Roberto Sukerman. El ministro de Defensa, Agustín Rossi, ya adelantó que tampoco quiere dejar su lugar en el gabinete, pero podría estar en la mesa nacional que resolverá las candidaturas, dada su llegada al kirchnerismo y a los distintos sectores del Frente de Todos. 

Bancas

La ventaja del oficialismo es que renueva legisladores de una mala elección como la de 2017, que ganó el macrismo. Basado en proyecciones de los diferentes distritos, la encuestadora cercana al oficialismo calculó que el Frente de Todos ganará 7 diputados, de los cuales 4 los perderá Juntos por el Cambio y 3 las fuerzas provinciales. De esa manera, el oficialismo quedaría cerca de superar en Diputados el obstruccionismo sistemático de la oposición a todas sus iniciativas y legislar los últimos dos años de gestión con un poco más de margen. 

Para que eso suceda tendrá que acertar con la elección de los candidatos pero, además, evitar los errores no forzados. "Si el Frente de Todos se mantiene unido y si llegan las vacunas, no podemos perder", sintetizaba un funcionario. En los próximos días llegarán millones de vacunas, queda también cumplir lo otro. 

El Destape-

nacionales