Mario Draghi, el líder que encontró Italia para estabilizar la economía y la política

Internacionales 13 de mayo de 2021 Por Redonline Medios
El expresidente del Banco Central Europeo, instaurado como primer ministro desde hace tres meses, aparece como una figura de estabilidad para establecer las líneas de recuperación de una economía que el año pasado cayó 8,8%.




609d111f6c1c9_1004x565

En un contexto en el que la República Italiana tuvo 66 Gobiernos en sus 75 años de vida, el actual premier, Mario Draghi, expresidente del Banco Central Europeo, que recibe hoy al presidente Alberto Fernández, aparece como una figura de estabilidad para establecer las líneas de recuperación de una economía que el año pasado cayó 8.8% por la pandemia y para la normalización de un contexto político marcado por la inestabilidad de los últimos presidentes del Consejo de Ministros.

Tras la abrupta caída del Gobierno de Giuseppe Conte, que intentó durante un año y medio encabezar una alianza de centroizquierda mientras Italia se convertía en noticia mundial por la fuerza con la que la afectó la pandemia, la elección de Draghi -de 73 años- hace tres meses fue un shock de confianza para el país y para las instituciones europeas que el año pasado aprobaron un desembolso de 209.000 millones de euros a Roma, la mitad "a fondo perdido", o sin necesidad de devolución.

Expresidente del Banco Central Europeo entre 2011 y 2019 tras más de 30 años de carrera en los principales organismos internacionales en la que cosechó elogios de todo el establishment europeo, Draghi inició a mitad de febrero la posibilidad de convertirse en el capitán de la reconstrucción que el país necesita de cara a la pospandemia.

Draghi obtuvo el aval del Parlamento el 18 de febrero pasado, en un país que arrastraba una caída económica de 8,8% en 2020 debido a la pandemia y con el desafío de lograr una estabilidad que garantice un Gobierno sólido hasta las próximas elecciones, previstas para marzo de 2023.

Los apoyos con los que partió, que se mantienen hasta hoy más allá de los cruces internos por temas puntuales, fueron un signo claro en esa dirección: desde la derechista Liga de Matteo Salvini, hasta los ex-euroescépticos del Movimiento Cinco Estrellas y la Fuerza Italia de Silvio Berlusconi, casi todo el arco político del país se unió tras el liderazgo de "Super Mario" para dar origen a un Gobierno de amplia coalición.

También desde la centroizquierda, los expremiers Enrico Letta y Matteo Renzi lo apoyan desde las fuerzas que encabeza, el Partido Democrático e Italia Viva.

nacionales